viernes, 23 de diciembre de 2016

VAMOS A BELÉN

En estos días de Navidad me encanta ver Belenes y METERME en ellos. 

Muy original es el "filosófico" de la UNAV

A contemplar a ritmo de este precioso villancico de Takillakta

JAB


Y VAMOS A BELÉN a adorar al Niño Dios

a llevarle unos regalos yo le doy mi corazón (2).

. A ver al Niño Jesús he venido de Ayacucho, cuatro quesos le he traído porque yo lo quiero mucho

.Y yo desde Cusco vengo para ver a mi Niñito, con amor le he traído un ponchito y un chuyito.

Vamos a Belén...

. De los pies del Misti vengo a adorar al Rey Eterno le he traído unos buñuelos también rocotos rellenos.

Caminando muy de prisa desde Chincha he venido

a Jesús le he traído tejas, uvas y un buen vino. Vamos a Belén...

. Desde Lima he traído mazamorra para el Niño

p´a María y p´a José el turrón y el camotillo

. Los chalacos tempranillo salimos en bote al mar

pesca y pesca con la red p´a ofrecerle al Emmanuel. Vamos a Belén...

Leer todo...

Izara Batres Cueva - Ganadora del XXXVI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística

 

Resultaron finalistas poetas de Argentina, El Salvador, España y Polonia


La española Izara Batres gana en Roma el Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística


Con el poemario Tríptico, la joven poeta española Izara Batres (Madrid, 1982) se ha hecho con el XXXVI Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, celebrado el 14 de diciembre en la Embajada de España ante la Santa Sede. La dotación es de 7.000 €, la edición de la obra y una medalla conmemorativa. Doctora en Literatura por la Universidad Complutense, la ganadora cuenta ya con varios premios literarios, cinco libros publicados y antologías poéticas que la incluyen. Su obra inédita Tríptico se ha impuesto a las otras nueve finalistas, entre los que estaban poetas de reconocida trayectoria e incluso una académica de la Lengua, que presentaron poemarios de alta calidad técnica e intensidad de vivencia.


Según el Jurado del certamen, "esta obra transfigura, mediante un lenguaje poético acerado, libre de hojarasca, desnudo y transparente, la experiencia del dolor, para convertirla en cauce de encuentro con un Dios al que la poetisa se aferra febrilmente: "Ha sido necesario morir en el amor / y en el dolor / para verte, para verme, / para saber quién era". La voz lírica mantiene un tono firme, contundente, sincero, pero sin caer en el lamento desarraigado ni en la desesperanza, porque la maceración del dolor la transforma en suplicante y confiada expresión de amor: "Siento tu mano azul y dulce sobre mi herida". Al final, la ternura del amor se impone al dolor, a la purificación en puro éxtasis de claridades: "busco el cielo de tu virtud en la ternura deslumbrante / de la primavera / que nace en tus manos". Nos hace partícipes asimismo de la inspiración en la íntima experiencia de la gracia: "Yo sé que Dios está dictando mis versos, / sé que estás / y más allá de este cuerpo y este pulso, el enlace impone su sentido, / te siento en el alma".


Los otros finalistas fueron los españoles Alfonso Crespo Hidalgo (Córdoba), Antonio Díaz Tortajada (Valencia), Francisco Jiménez Carretero (Albacete), Elena Martín Otín (Madrid) y Virginia Sánchez Nuño (Ciudad Real); las salvadoreñas Carmen González Huguet (Cuscatlán) y Claudia Lorena Parada Turcios (San Salvador), la argentina Cledia Teresa Báez (Bahía Blanca) y la polaca Elzbieta Buczkowska (Zabrze).

 

El Jurado estuvo presidido por el crítico literario José Mª. López Sevillano (España), secretario permanente del Premio; Rafael Fernández Hernández (España), profesor de Literatura de la Universidad de La Laguna; Arnaldo Colasanti (Italia), poeta y crítico literario; David G. Murray (EEUU), crítico literario y experto en filología inglesa, y Alberto Giralda Cid (España), crítico literario.


En el acto de premiación, tras el saludo del Embajador de España ante la Santa Sede, Excmo. Sr. D. Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga, intervino el Presidente del Comité de Honor, el Emmo. Sr. Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos. El Cardenal destacó que el premio es un mensaje de esperanza al hombre actual, dividido entre tantos lenguajes discordantes e incapaz de oír el grito de su corazón sediento de Dios, y que la poesía mística promueve la Verdad, Bondad y Belleza, realizada de modo absoluto en Dios, pero presente en cada persona, más allá de límites geográficos, étnicos y religiosos.

 

Por su parte, el Presidente de la Fundación Fernando Rielo, P. Jesús Fernández Hernández, en su mensaje recordó las palabras de Fernando Rielo, fundador de la fundación y premio homónimos: "Hoy más que nunca nuestra sociedad tiene necesidad del poeta místico: ese alguien que sabe elevar su experiencia de Dios a arte. No debe pasar desapercibido este hecho a aquel que se sabe cristiano, o judío, o musulmán, o budista, o, simplemente, religioso de cualquier religión." También recordó las palabras del teólogo católico, Karl Rahner, al vaticinar que el cristiano del futuro o será un 'místico' o no podrá ser cristiano, porque la espiritualidad del futuro no se apoyará en convicciones o en ambientes religiosos generalizados, sino en la experiencia de Dios y en la decisión personal.

 

El acto contó con un concierto del dúo de violines Marco Fiorini e Biancamaria Rapaccini, miembros del Quartetto di Roma, con un repertorio de Jean Marie Leclair, Henryk Wieniawski y Louis Spohr.


El premio, para obras inéditas tanto en español como en inglés, ha sido fallado en foros como la ONU; la UNESCO; el Senado francés y el Campidoglio romano. Cada año cuenta con el apoyo de un amplio Comité de Honor compuesto por académicos de la Lengua, de la Historia y de las Ciencias Morales y Políticas, así como por escritores, poetas, hispanistas y rectores universitarios.


El carácter ecuménico del premio ha hecho que lo hayan obtenido poetas de distintas confesiones cristianas, en realidad la mayoría, pero también no cristianas, demostrando la capacidad de la poesía mística para unir a las culturas y a las religiones.

 

Datos biográficos de Izara Batres (Madrid, 1982)

 

Izara Batres es Doctora en Estudios Literarios, por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis doctoral que mereció el sobresaliente "Cum Laude".
En 2004 recibió el premio de la Editorial Siruela por su ensayo sobre "El mundo de Sofía". En 2007 recibió el primer Premio del periódico El País, como ganadora del concurso de relatos de EP3 "Talentos", con el relato "El Paciente".


Es autora de cinco libros publicados: los poemarios Avenidas del tiempo (Vitruvio, 2009) y El fuego hacia la luz (Sial, 2011), el libro de relatos Confesiones al psicoanalista (Xorki, 2012), la novela ENC o El sueño del pez luciérnaga (Xorki, 2014) y su tesis doctoral en forma de libro de ensayo: Cortázar y París: Último round (Xorki, 2014).


Es profesora de Escritura Creativa, y también de Lengua y Literatura en la Universidad. Colabora con diversas publicaciones culturales y con una editorial madrileña.


Ha sido entrevistada sobre su poesía en medios de comunicación como Cadena SER (donde recitó sus poemas en Hoy por hoy Madrid), en La Cope (en el programa El laboratorio), en Radio Nacional de España (en los programas Continuum y Viaje al centro de la noche), en RVK (en los programas La autopista y Poetas en el aire). Sus poemas se han incluido en antologías como Poesía Hispanoamericana actual, Los poetas de la senda o Poetas siglo XXI.

 

Fragmento del poemario Tríptico

 

Madre, me dañaron en ti,
la luz se rompió contra el fondo del silencio,
y tu creación de ternura
se hizo vidrio roto y araña.
Jirones de tela azul
volaron hacia la nada del dolor
prendido en las letras.
Madre, dañaron la firmeza del abrazo,
la quietud del cielo,
y una lágrima de brisa dulce en la voz
se quebró sin ruido;
la mirada sublime ahogó su impacto,
y la oscuridad rasgó
las últimas bóvedas dulces de la tierra.
Quise romper el filo pensando en ti, Madre,
llorando por ti y en ti,
viviendo en tu amor para sanar la herida,
y en silencio, muy despacio,
recordando cómo era la luz
cuando yo sabía quién era,
te llamé, una vez más.

 

Ayer me pregunté cómo había llegado aquí.
He venido a soñar travesías.
Pero ¿no lo había hecho ya?
¿No me hechizaron estas mismas calles
que se alargan hasta el infinito?
¿No sentí piedad por este asfalto dulce
que quiere elevarse por encima de la nada?
Muchos vuelos quedaron a medias.
Las sombras nadan sobre el recuerdo de un sol
que murió en invierno,
Nos agarró este agujero en medio de la luz,
que no es,
pero no ha podido dejar de ser,
pero constantemente duele, y desgarra y grita,
Creo que me perdí aquí…
entre las calles que se hunden en la esclavitud de las aguas
y ese río que quiso ser algo más que alberca.
Dime, Padre, ¿podré llegar a ti?
La primavera canta en las avenidas,
y aún no puedo volar.


Leer todo...

Fernando Rielo: Fundador de los Misioneros y Misioneras Identes por Isabel Orellana

Fernando Rielo: Fundador de los Misioneros y Misioneras Identes 

Me la he leído casi de un tirón. Causa estupor la desbordante vida del protagonista -tan humana y divina a un tiempo como la de Santa Teresa-, tan bien captada, explicada y compartida por una de sus hijas espirituales, maestra en el arte de la biografía. 

Esta biografía muestra la intensa espiritualidad de Fernando Rielo, Fundador de los Misioneros Identes. Promotor de distintas fundaciones culturales y humanitarias, buscó todas las vías posibles para llevar el Evangelio a todas las gentes. Fue pensador y poeta. Tuvo tres grandes pasiones: el Padre Celestial, la Iglesia y sus hijos identes. Los distintos capítulos de esta biografía, primera que se ofrece al público, muestran los destellos de una existencia larga, de gran intensidad y riqueza, marcada por el dolor. Muchos aspectos simplemente han quedado esbozados. Otros, la mayor parte, han debido permanecer todavía inéditos. Nada de ello empaña el relato de la sucinta trayectoria vital expuesta aquí. Los rasgos del hombre que ama, que sufre, que piensa y escribe, que alienta a toda criatura que encuentra a su paso a seguir a Cristo, revelan que estamos ante en una de las vidas más apasionantes y fecundas de nuestro tiempo.¡Cuán grave es el deber que tenemos de testificar nuestra conversión al mundo! ¡Cuán grave es este deber! Esto es lo que quiere decir Jesucristo con aquello de que la luz no se puede ocultar debajo de un celemín. Esta confesión no distingue materia pequeña ni grande. Todavía más. El que no es fiel en testificar su conversión en cosas pequeñas ¿lo será, acaso, con las grandes? Estos sentimientos expuestos por Fernando Rielo al Papa Pablo VI, en una de sus numerosas cartas, rubrican su sentir y vivir. En el eje vertebral de su larga e intensa vida, dedicada a la Santísima Trinidad, a la Iglesia y a sus hijos identes, estuvo presente en todo momento la urgencia evangélica. Encarnó en sí mismo el lema del Instituto religioso fundado por él, Cree y Espera, en una fecunda existencia marcada por el anhelo de hacer todo el bien posible a cualquier ser humano, fiel al precepto de la caridad otorgado por Cristo. 
Leer todo...

jueves, 22 de diciembre de 2016

Fwd: EL ENCANTO DE DONAR

EL ENCANTO DE DONAR


Pues sí, seguro que estoy libre de la enfermedad parasitaria tropical de Chagas y que han pasado seis meses desde mi regreso al Perú, he vuelto a experimentar el gozo de donar con medio litro de mi sangre A +. Esto supone poder (salud, tiempo) y querer ganas. Tres cosas que en la vida estimulan para dar gracias a Dios, a la Asociación de Donantes de Sangre de Navarra que lo promueve y facilita http://www.adona.es/; y, por supuesto, al personal del Hospital de Navarra, que con su profesionalidad  te hace sentir como en tu propia casa y lo ejecuta a las mil maravillas.

Servidor, que acaba de participar en el congreso cervantino de la UNAV se sintió como el admirado Caballero de la Mancha y pensaba: "Nunca fuera caballero de damas tan bien servido como fuera Don Quijote cuando de su aldea vino; doncellas curaban del; princesas, de su rocino". Y agradezco: "Nunca fuera caballero de damas tan bien atendido como lo fuera este Don Ante cuando del Perú a Pamplona vino; enfermeras (Manuela, María) curaban ´del`, ADONA de su "cuerpino" (¡gracias, Mary Ángeles, por el bocata y cafetito!).

Desde mi primera donación por Salamanca en 1975, luego en Valladolid y el Perú, debo andar por las 100. Hoy 22 de diciembre, después de donar, me siento como el premiado por el gordo de la lotería.

Animo a todo el que pueda no se prive de tal oportunidad. Santa y feliz Navidad

José Antonio Benito


Leer todo...

martes, 20 de diciembre de 2016

“JOSÉ, HIJO DE DAVID, NO TEMAS TOMAR CONTIGO A MARÍA TU MUJER “

"JOSÉ, HIJO DE DAVID, NO TEMAS TOMAR CONTIGO A MARÍA TU MUJER "

Con la deliciosa imagen del capitel del Monasterio de San Juan de la Peña sobre el SUEÑO DE JOSÉ les comparto el sugestivo comentario Adviento III (Año A) Parroquia Santa Beatriz (18.12.2016) P. Ciro Quispe que ha titulado LA LEY O EL AMOR (Mt 1,18-24). Magnífica meditación para prepararnos para Navidad

 

18 El origen de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. 19 Su marido José, que era justo, pero no quería infamarla, resolvió repudiarla en privado. 20 Así lo tenía planeado, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. 21 Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». 22 Todo esto sucedió para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta: 23 Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros». 24 Despertado José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.

 

Son tres los personajes principales que nos impulsan, en este tiempo litúrgico, a mirar el horizonte, el porvenir, el ad-ventus; para ser exactos, son cuatro las figuras humanas del adviento: Isaías el profeta, Juan el Bautista, José el carpintero y María la jovencita virgen y prometida de José. Para ninguno de ellos fue sencillo entender los misterios de Dios, igual que para el resto de los cristianos. Muchos decaen en el intento, algunos logran dar sólo los primeros pasos y pocos son los que persisten tratando de entender el misterio divino y humano, sujetados a las pocas señales que deja el Señor en el tiempo y en la historia. Isaías anunció tiempos difíciles que él mismo no comprendía en su totalidad. El Bautista preguntaba, « ¿eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?». José ante lo insospechado – lo acabamos de leer – pensaba repudiar a su prometida embarazada en privado; pensaba separarse o abandonarla en secreto (19b); y María, la jovencita frágil pero con una fe invulnerable, después de oír las palabras del ángel Gabriel, preguntó sorprendida « ¿cómo será esto, pues no conozco varón?» (Lc 1,34).

Así es, los misterios de Dios sobrepasan nuestros pensamientos. Y la misericordia de Dios no se halla entre parámetros preestablecidos, parámetros que curiosamente nos gusta fijarlos minuciosamente, al ser humano, para sentirnos seguros. Por eso, desde hace dos mil años, pensar como Dios y razonar según la lógica divina se ha convertido en el reto neotestamentario. Y benditos aquellos que lo logran. Es posible. No es utó-pico. Pregunta a los santos. Sino pregunta a estos cuatro personajes, tan humanos como nosotros, que aprendieron poco a poco a caminar en los misterios de Dios, a entender los proyectos divinos y a pensar según la lógica misericordiosa de Dios. Este es el verdadero desafío para cualquier cristiano. La lógica humana, en cambio, no conlleva esta provocación. Escucha a los filósofos y entenderás el por qué. Pon un poco de atención a los científicos y los comprenderás. Oye a los políticos, sobre todo estos días, enredados con sus lúcidos razonamientos malévolos, y observarás hacia dónde va la lógica humana. En cambio, ¡Qué distinta es la lógica divina! ¡Qué misterioso es su raciocinio¡ ¡Qué maravillosas son sus sendas! Al inicio se asimila con dificultad, después se convierte en deleite para el espíritu. Es verdad. Sino pregúntale a José, el joven carpintero. Él tiene una historia que contarte. También él dudó, igual que tú; también él fue escéptico, igual que tú; también él desconfió de tanta intromisión divina, igual que tú; también él quiso escapar de los proyectos del Señor, igual que tú. José es la figura para este último domingo de adviento.

José, el novio y futuro esposo de María. Ella era su prometida. La hermosa jovencita de Nazaret que, aquel día inolvidable, cuando el ángel la saludo, le confió su secreto íntimo: «no conozco varón» (Lc 1,34).

Sí, así fue. Jamás estuvo con un hombre. Jamás tuvo relaciones a pesar de estar comprometida. Jamás, pues aún no había completado la ceremonia nupcial. Un pequeño paréntesis. La praxis matrimonial hebrea, en la época intertestamentaria, a diferencia de otros pueblos, constaba de dos momentos. El primer matrimonio se realizaba en la casa de la mujer (Qiddushin), dónde todos asistían juntamente con el sacerdote. Desde aquel momento, no sólo eran oficialmente novios sino eran ya considerados marido y mujer, tanto así que en caso de infidelidad, a la mujer se le acusaba de adúltera, y en caso de muerte del varón, ésta se convertía en viuda. Por eso, Mateo usa un lenguaje marital al referirse a ellos: «desposada», «repudiar», «María, tu mujer», «tomó a su mujer» (18.19.20). Y el segundo matrimonio se realizaba, en cambio, en la casa del varón (Nissuin), por lo general, después de un año y con una ceremonia similar. Solo a partir de ese momento con-vivían juntos bajo un mismo lecho. Otro paréntesis dentro del paréntesis. Jesús es el novio y esposo de la Iglesia. Así le presentó el Bautista (Mt 3,11) y así se presentó él mismo (Mc 2,19). La primera boda del cordero, según Marcos, se realizó durante la pasión (14,3-5,), mientras que la segunda boda, que será la definitiva y la consumación plena, se realizará en la parusía, cuando descenderá «la ciudad santa, la nueva Jerusalén, engalanada como una novia ataviada para su esposo» (Ap 21,2). Misterium salutis. Cerremos los paréntesis y volvamos a José… No solo fue un golpe duró para el joven carpintero (menos mal que fue disminuyendo la tradición popular que representaba a José como un hermoso anciano con aspecto casto y paternal), el día que se enteró que su prometida esposa esperaba un hijo. Cesó, de un momento al otro, el gozo y la felicidad, y llegaron las tinieblas para él. Aunque Mateo no lo cuenta, no dudo que fue María misma quien contó toda la historia a José. Pero éste no se tragó aquella historia inmediatamente, como es lógico. Se sentía inquieto, sorprendido y traicionado. «¡Antes de vivir juntos, María ya espera un hijo! ¿De quién? ¡No puede ser! Imposible. Inaudito. Ilógico. – razonaba humanamente el carpintero – ¿Me divorcio? ¿La acuso? O ¿La denuncio, por el bien de mi consciencia, ante las inflexibles autoridades religiosas? O ¿La abandono en secreto y voy a llorar mi pena por el resto de los días? O ¿mejor me escapó?».

La ley o el amor

Poco se subraya, pero el joven carpintero vivió la angustia del dilema. Por un lado, el cumplimiento de la justicia como manda la ley y, por otro lado, el cumplimiento del amor como manda el corazón. Blas Pascal, diferenciando la ley de la razón y la ley del corazón, decía: «el corazón tiene sus razones que la razón desconoce». ¡Atento a la balanza y a tus decisiones! ¡Observa como actuó José! Él que era «justo», lo calificó Mateo, «no quería infamarla», o sea, «no quería denunciarla públicamente a María que ya estaba encinta», a pesar que la ley lo exigía y a pesar de que él se sintió traicionado. En el mundo judío, justo es el que cumple la ley, sin embargo, José había decidido «repudiarla en secreto» (19b), que ya es un gesto de amor; es decir, había decidido soslayar el mandato de la ley por un gesto de amor. ¡Inaudito! Y dónde se abre una fisura de amor entra el Espíritu del Señor, afirma Papa Francisco en su libro El nombre de Dios es misericordia. Así es. Y así lo decidió José, que ya «lo tenía planeado» (20a). A pesar de que no podía entender humanamente tanta vejación, era su mejor decisión. Peor en Nazaret, pueblo chico, donde el chisme se propaga como pólvora y fuego. Era mejor repudiarla en secreto, abandonarla a escondidas, y así evitar su casi merecida muerte…

 

Este es el dilema. El creyente justo batallando con la misma ley de Dios para defender el amor. ¿Qué elegir, el cumplimiento estricto de la ley o aceptar la ley del amor? ¿Cómo actuar, según las normas de la conciencia o según el dictamen del corazón? ¿Cómo vivir, salvando mi propio pellejo y la tranquilidad de mi consciencia o buscar, por encima de todo, el bien del prójimo? ¿Qué hacer, quitar una vida o salvar una vida? ¿A quién obedecer, a la ley o al amor? Dilema existencial y cotidiano que vive cualquier pío cristiano. Y lo bueno de todo es que este dilema ya tiene una solución para las próximas generaciones. Lo enseñó, curiosamente, el hijo del carpintero de Nazaret… ¿Cuántas veces, frente a situaciones análogas, tu conciencia se halló frente a este dilema? ¿Cuántas veces delatar al hermano o a la hermana, al prójimo, ha sido la decisión correcta según dizque tu correcta conciencia? ¿Cuántas veces has preferido la tranquilidad de tu conciencia, en lugar de la salvar la vida del otro que ha cometido errores que tú mismo ignoras el por qué? ¿Cuántas veces en lugar de salvar una vida has dejado e incluso promovido para que la gente lapide al otro con sus comentarios? ¿Cuántas veces tu observancia escrupulosa de ley ha matado el amor? ¿Cuántas veces has servido a la ley en lugar de buscar una solución impulsada por una verdadera caridad? Mira a José. También él estuvo un día en tu lugar. Observa por qué se le llama «el justo» y por qué el Señor lo ha elegido para que proteja a su hijo y a la madre de su hijo. José, ayúdanos a prepáranos para vivir el tiempo nuevo, la nueva era, que lo inauguró, misterio de los misterios, tu propio hijo, llamado Jesús, el salvador.

 

Leer todo...

domingo, 18 de diciembre de 2016

El lunes 19 comienza en Pamplona «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)»,http://www.unav.edu/congreso/cervantes-2016/

La Universidad de Navarra (España) acoge la próxima semana el Congreso Internacional «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)»

 

Organizado por el GRISO, contará con la presencia de más de 80 investigadores de 16 países

 

Carlos Mata

Los próximos días 19-21 de diciembre de 2016 va a celebrarse en la universidad de Navarra el Congreso Internacional «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)», organizado por el Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra en colaboración con el Instituto de Estudios Auriseculares (IDEA) y el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua. El congreso está respaldado por un amplio Comité de Honor, formado por prestigiosos especialistas en Cervantes y el Siglo de Oro, y como entidades colaboradoras figuran la Asociación de Cervantistas (AC), la Fundación Álvarez Viña, el Grupo de Investigación Calderón (GIC) de la Universidade de Santiago de Compostela y el Centre d'Études de Littératures Étrangères et Comparées (CELEC) de la Université Jean Monnet de Saint-Étienne.

El programa del congreso incluye un total de 46 ponencias correspondientes a investigadores procedentes de Alemania, Argentina, Brasil, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, India, Irak, Marruecos, Polonia, Portugal y Rusia; dos sesiones de presentaciones de publicaciones y proyectos de investigación; y cuatro conferencias plenarias, que serán impartidas por: Jean Canavaggio (Université de Paris X-Nanterre, Francia); Luis Iglesias Feijoo (Universidad de Santiago de Compostela, España); Francisco Rico (Universidad Autónoma de Barcelona / Real Academia Española, España) y Christoph Strosetzki (Universität Münster, Alemania).

Además, el congreso cervantino acoge este año las sesiones del VI Congreso Internacional «Jóvenes Investigadores Siglo de Oro» (JISO 2016), en cuyo programa se añaden otras 31 ponencias de jóvenes investigadores procedentes de Argentina, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, India, Marruecos, México y Reino Unido.

Este Congreso Internacional «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)» sirve para cerrar el amplio programa que GRISO-Universidad de Navarra ha venido desarrollando a lo largo de este año 2016, en el marco de las celebraciones del IV Centenario de la muerte de Cervantes, el cual ha incluido diversas publicaciones, eventos académicos y otras actividades de extensión cultural.

http://www.unav.edu/congreso/cervantes-2016/inscripcion

 

Participaré con la ponencia LA ESPIRITUALIDAD EN ESPAÑA E HISPANOAMÉRICA EN TIEMPOS DEL QUIJOTE en la sesión 14 del 20 de diciembre. Les adelanto mis apuntes:  

http://jabenito.blogspot.com.es/2015/11/el-quijote-y-la-espiritualidad-de-su.html 

Leer todo...

viernes, 16 de diciembre de 2016

ANTE EL GIGANTESCO BELÉN DE VITORIA

ANTE EL GIGANTESCO BELÉN DE VITORIA

Todo el parque de La Florida se ha convertido en un bello y entrañable Belén. Lo he contemplado disfrutando de su encantadora belleza y gozosa paz, animados siempre con la presencia de numerosos visitantes, especialmente familias.

Pude hacerlo de modo personal y también de Monseñor Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria, a quien agradezco su gentileza, al igual que a la acogedora ciudad.

Les animo a visitarlo guiados de las palabras de su simpático y profundo pregón. De igual modo, considerando la gran apuesta de Vitoria por el cuidado ecológico y patrimonial, les selecciono tres textos de la profética encíclica del Papa Francisco Laudato si donde se resalta la sensibilidad para captar la belleza, la custodia de nuestro patrimonio natural y cultural y el ejemplo de María y José.

¡Santa y feliz Navidad para toda la Ciudad!

José Antonio Benito

Pregón de Navidad: ¿Con qué figura te identificas? https://www.diocesisvitoria.org/blog/2016/12/03/pregon-de-navidad-con-que-figura-te-identificas/

A las siete de la tarde ha comenzado en la iglesia abarrotada de San Francisco de Asís en el barrio vitoriano de Zaramaga, el XXIX pregón de Navidad organizado por la Fundación Francisco de Asís y la Asociación Belenista de Alava.

Pregón de Navidad - GeneralEl presentador del acto, Josu Sánchez, ha agradecido la presencia a todos los asistentes y ha dado paso al pregonero de este año, D. Juan Carlos Elizalde, que en pocas semanas vivirá su primera Navidad como Obispo de Vitoria. Tras su intervención, los asistentes han disfrutado del concierto del coro "Crescendo", compuesto por más de 50 voces infantiles, dirigidas por Inma Arroyo.

Monseñor Elizalde ha comenzado su intervención explicando que el Belén nos habla de que en un momento concreto de la historia, Dios se hizo hombre.

Esto tiene dos consecuencias:

La primera: ¡Qué importantes somos nosotros! Ortega y Gasset decía: si Dios se ha hecho hombre, ser hombre o mujer es lo más importante que se puede ser. Dios se hizo hombre, para hacer al hombre Dios. Cuando estamos en la naturaleza, solemos decir que sentimos a Dios cerca. Mucho más cerca está cuando estamos con las personas.

La segunda consecuencia: ¡Cuánto nos quiere Dios! Dios se ha hecho hombre para asumir nuestra condición y rescatarnos desde dentro. Para eso entregó a su hijo. Dios se vacía en este Niño. La ternura de Dios se nos da en este Niño.

Ante el Belén, que ocupa la parte central de la iglesia de San Francisco, el Obispo de Vitoria ha lanzado un reto a los presentes: "Os propongo encontrar vuestro personaje… ¿Con qué figura te identificas por tus circunstancias vitales?" A partir de este momento ha ido desentrañando, personaje por personaje, cuáles son las características, la misión y el envío de cada uno de ellos.

Los Ángeles anunciaron en primer lugar a la Virgen. Y, ya en Belén, a los pastores. El anuncio es la vocación de ayudar y despertar esperanza. "Si te das cuenta de que a tu alrededor no hay mucha alegría ya tienes esa vocación", ha afirmado el Obispo para a continuación preguntar: "¿Y a quiénes anuncia el ángel…? A los pastores, que eran los últimos de esa sociedad. Sólo en la medida que tengamos algo de pastores, tendremos Salvador. Y sólo en la medida en que tengamos las manos vacías de otras cosas, podremos recibir al Niño".

Después ha llegado el turno de los Reyes Magos, quienes salieron de oriente "de su comodidad, de su zona de confort" para buscar al Niño. Lo hicieron siguiendo la estrella, y también la perdieron. "Tener una vocación es en ocasiones tener una estrella, perderla y recuperarla siguiendo otro camino" ha proseguido Elizalde.

La figura de José también nos habla de una misión y un envío. "En los momentos difíciles, el ángel se dirigía a él en sus sueños. Los sueños son aquellos momentos de nuestra vida que no podemos controlar, que no podemos decidir. Es ahí donde nos habla y actúa Dios".

Y qué decir de la figura del Niño Jesús. "Dios se ha hecho hombre en ese Niño. Amigo y compañero para toda la vida. Ya nadie sufrirá solo. Nos acompaña desde dentro".

De este análisis no se han librado siquiera las figuras de la mula y el buey. Estos animales son el signo de la humanidad inconsciente, que estando junto al misterio del Belén, no se entera de nada. "Os digo que aunque esta Navidad de 2016 nos encuentre como a la mula y el buey; con tal de que estemos donde tenemos que estar, celebrando con quienes tenemos que celebrar, acompañando a quienes tengamos que acompañar, seremos Bendición del Señor", ha concluido el señor Obispo.

LAUDATO SI, Papa Francisco

97. El Señor podía invitar a otros a estar atentos a la belleza que hay en el mundo porque él mismo estaba en contacto permanente con la naturaleza y le prestaba una atención llena de cariño y asombro.

143. Junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado. Es parte de la identidad común de un lugar y una base para construir una ciudad habitable. No se trata de destruir y de crear nuevas ciudades supuestamente más ecológicas, donde no siempre se vuelve deseable vivir. Hace falta incorporar la historia, la cultura y la arquitectura de un lugar, manteniendo su identidad original. Por eso, la ecología también supone el cuidado de las riquezas culturales de la humanidad en su sentido más amplio. De manera más directa, reclama prestar atención a las culturas locales a la hora de analizar cuestiones relacionadas con el medio ambiente, poniendo en diálogo el lenguaje científico-técnico con el lenguaje popular. Es la cultura no sólo en el sentido de los monumentos del pasado, sino especialmente en su sentido vivo, dinámico y participativo, que no puede excluirse a la hora de repensar la relación del ser humano con el ambiente.

241. María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Así como lloró con el corazón traspasado la muerte de Jesús, ahora se compadece del sufrimiento de los pobres crucificados y de las criaturas de este mundo arrasadas por el poder humano. Ella vive con Jesús completamente transfigurada, y todas las criaturas cantan su belleza. Es la Mujer « vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza » (Ap 12,1). Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura. Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente (cf Lc2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios.

242. Junto con ella, en la familia santa de Nazaret, se destaca la figura de san José. Él cuidó y defendió a María y a Jesús con su trabajo y su presencia generosa, y los liberó de la violencia de los injustos llevándolos a Egipto. En el Evangelio aparece como un hombre justo, trabajador, fuerte. Pero de su figura emerge también una gran ternura, que no es propia de los débiles sino de los verdaderamente fuertes, atentos a la realidad para amar y servir humildemente. Por eso fue declarado custodio de la Iglesia universal. Él también puede enseñarnos a cuidar, puede motivarnos a trabajar con generosidad y ternura para proteger este mundo que Dios nos ha confiado.

Leer todo...

jueves, 8 de diciembre de 2016

MASIVA ASISTENCIA DE FIELES EN LA VIGILIA DE LA INMACULADA de PAMPLONA

Breve crónica: MASIVA ASISTENCIA DE FIELES EN LA VIGILIA DE LA INMACULADA en Pamplona

 Con el lema "Con María acogemos la alegría del amor en la familia", el Movimiento de Santa María convocó a la sociedad de Pamplona y celebró el día 7 de diciembre a partir de las 10 de la noche, en la parroquia de San Miguel de Pamplona, la Vigilia de la Inmaculada, repleta de fieles, muchos de ellos frecuentando el sacramento de la confesión con los 8 sacerdotes al efecto. 


Comenzó con el rezo del Santo Rosario  que fue comentado en sus cinco misterios por jóvenes y familias, quienes ofrecieron su testimonio de vida cristiana.

 

De la habitual alocución laical se hizo cargo José Antonio Benito, quien destacó la gran riqueza del catolicismo navarro y animó a renovar la vida espiritual mirando el pasado con gratitud, el presente con pasión y el futuro con confianza. El formidable retablo de la parroquia de San Miguel le dio a pie a proponer cuatro actitudes para la nueva evangelización: exigencia, audacia, reflexión, constancia.

 

La Santa Misa fue presidida por el Sr. Arzobispo quien manifestó de modo vivencial la presencia continua de María en su vida, su vocación, su misión, animando a los fieles a hacer de sus vidas un Magníficat como María.  


VIGILIA de la INMACULADA en PAMPLONA 2016

 

Querido Monseñor D. Francisco, nuestro arzobispo; queridos amigos:

 

La Vigilia de la Inmaculada va caldeando nuestros corazones con el rezo del Rosario, las canciones, los entrañables testimonios, las oraciones en honor a Nuestra Madre, la ¡llena de gracia! Como figura en el cartel del altar mayor; ella es la Estrella de la noche, pero no la invitada sino la que invita. No sentimos acompañados de las oraciones de tantos monasterios contemplativos, de tantos enfermos, de tantas personas que –aunque físicamente no pueden estar aquí- sintonizan espiritualmente con nosotros. Y como puente entre la paraliturgia mariana y la Santa Misa figura la alocución de un laico que en esta ocasión me toca a mí. Muchas gracias a todos por la invitación y por vuestra concurrencia. El pionero de estas vigilias, Siervo de Dios P. Tomás Morales, y el gran animador Abelardo de Armas, querían que estas palabras sirviesen como un estímulo a convertirnos en evangelizadores, misioneros, en nuestro ámbito de trabajo, en nuestro ambiente familiar, social. Pero nadie da lo que no tiene y por eso me gustaría invitaros a llenaros de paz, de gozo, mirando a María, la Inmaculada, la llena de gracia. Y que Ella nos ponga con Jesús. Sí, os invito al Cielo, al igual que lo hizo el Papa Francisco al inaugurar el Jubileo de la Misericordia precisamente el 8 de diciembre del año pasado. En la bula de convocatoria del jubileo fundamentó su elección de esta forma:

 

Esta fiesta litúrgica indica el modo de obrar de Dios desde los albores de nuestra historia. Después del pecado de Adán y Eva, Dios no quiso dejar la humanidad en soledad y a merced del mal. Por esto pensó y quiso a María santa e inmaculada en el amor (cfr Ef 1,4), para que fuese la Madre del Redentor del hombre. Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona. ¡Dios pensó a María santa e inmaculada en su plan de redención para responder a nuestro pecado con su Misericordia! Por eso Ella es ─y así la invocamos─ Reina y Madre de Misericordia.

 

Sí, nuestro Cielo. He pasado una semana en Leyre y allí se cuenta una simpática leyenda sobre el Cielo; resulta que su abad San Virila, que vivió por el siglo X, estaba muy preocupado por el eterno aburrimiento que pasaría en el Cielo. Y caminando caminando, cansado, llegó a una fuente donde, cautivado por el canto de un ruiseñor,  se quedó dormido. Cuando despertó y reaccionó ya era tarde, así que se fue corriendo para el monasterio. Cuando llegó a la puerta, el monje portero le impidió el paso puesto que no conocía al que debía ser su abad. Virila tampoco reconoció al monje. Tanto insistió que le dejaron pasar y se fue integrando en la vida monástica sin entender cómo era posible que todos los monjes de Leyre le fueran desconocidos. A los pocos días, curioseando en los antiguos libros de historia de la congregación descubrió que hacía más de 300 años había existido un abad llamado Virila que se perdió en el bosque. Hecha la revelación cuando todos estaban reunidos en la sala capitular, se abrió la bóveda de la misma y una voz se dirigió a Virila diciéndole: «si tan pronto te pasaron los trescientos años escuchando el canto de un ruiseñor, imagina cómo pasará el tiempo en compañía del Altísimo».

 

¿No os ha pasado que cuando estás en una fiesta familiar, con amigos, en lo más emocionante hay que despedirse? Pues eso no sucederá con el Cielo; allí seremos felices como dice San Agustín: POR FIN, SIN FIN. Pues bien, todo eso lo vivió, lo vive y lo vivirá la Virgen, Nuestra Madre, la Inmaculada. Ella siempre ha estado en el Paraíso, sí porque Dios la preservó del pecado y por eso fue siempre pura, santa, la nueva Eva. Mirad al centro del Retablo, ahí está Asunta y Coronada en el Cielo, ¿por qué? Porque la que no conoció el pecado, el contrapunto de Eva, sólo podía vivir llena de gracia y siempre en la gloria.

 

Así lo expresa Navarra en la villa de Cintruénigo, pionera en el mundo en devoción por la Inmaculada; donde se le canta a la célebre Purísima 

Con gozo y con alegría
Cantamos, Virgen sagrada,
Que siempre fue inmaculada
Vuestra concepción María

Postrados con reverencia
Por Patrona os veneramos
Y como a Madre os rogamos
Nos asistáis con clemencia
A la divina presencia;
Llevadnos con fiel guía
A ver como gloriosa ciencia
Vuestra Concepción María


Cerca, en Fitero, nació el reciente beatificado Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659) Su escrito más autobiográfico, comienza con una encendida dedicatoria

A la Reina de los Ángeles, María, Señora nuestra. A ti, concebida no solamente en gracia, sino (iba a decir) en gloria; pues ¿qué gloria, Virgen Santa, como ser concebida tan Inmaculada y santa, y llena de tanta gracia, que merece inmensa gloria? Muéstrate abogada con tu Hijo; muéstrese propicio con los ruegos de tal Madre y Abogada; recíbalos por tu mano; viva yo con esperanza en la intercesión de tal Madre a tal y tan piadoso Hijo".

 

Y ya, en compañía, de la Inmaculada, sin dejarla de mirar, me gustaría hablar de tres asuntos, los mismos que nos propuso San Juan Pablo II al final del Jubileo del Bimilenario del 2000, cuando nos invitó a contemplar el pasado con gratitud, fijarse en el presente con pasión y el futuro con confianza. Y esto de modo personal, familiar, como comunidad cristiana católica de la diócesis de Pamplona.

 

 

  1. Gratitud personal y por la riqueza espiritual de Navarra.

 

Personalmente, mi testimonio es de gratitud, por nacer en una familia católica; por encontrarme con un catolicismo vivo en unos Ejercicios Espirituales donde recibí la gracia de darme cuenta de mi pecado de omisión y la llamada a seguirle en mi ambiente estudiantil, deportivo, familiar. Han pasado más de 40 años y quiero dar gracias por la perseverancia, porque de mis ocho hermanos cinco nos hemos consagrado a Dios, por recibir una vocación misionera por los jóvenes, desde mi profesión de historiador, ahora en varias universidades de Lima.

 Llevo más de 20 años en el Perú y me encuentro este año estudiando en Pamplona.  Por deformación profesional me apasiona la historia y estoy realmente sorprendido por la grandeza humana y cristiana de Navarra. Pocas diócesis cuentan con un misal romano propio como Pamplona-Tudela, con santos de la era martirial de los primeros cristianos como Fermín y Saturnino, o de la época de la Reconquista a manos del Islam como san León, primer obispo de Bayona y las jóvenes Nunilo y Alodia, o grandes monjes de los que forjaron Europa como Virila en Leyre o Veremundo de Irache o Raymundo de Fitero. Ya en la Edad Moderna, contamos con los beatos jesuitas Esteban de Zudaire, Juan de Mayorga y compañeros mártires en aguas del Atlántico a manos de piratas calvinistas cuando iban como misioneros al Brasil; san Martín de la Ascensión y compañeros franciscanos mártires en el Japón; gigantes como el patrono de las misiones Javier y el recientemente beatificado Juan de Palafox; durante la Revolución francesa, el beato Francisco Dardan; para llegar a nuestro tiempo con Santa Vicente María López Vicuña –fundadora de las Religiosas del Servicio Doméstico o la Madre Ascensión Goñi, fundadora en el Perú de las Dominicas del Rosario. Y, ahora, nuestros recientes mártires beatos pasionistas Zacarías Fernández y compañeros, Braulio María Cores y hermanos Hospitalarios, Felipe de Jesús Munárriz y compañeros claretianos.

En el valioso libro "Testigos de Cristo de la Iglesia en Navarra" se da cuenta de todos ellos. Causa estupor constatar los misioneros y en la actualidad. Conozco a varios en el Perú y realmente es para estar orgullosos de pertenecer a esta iglesia de santos y misioneros.

Sin ocultar que al igual que toda la sociedad está sufriendo los avances del laicismo, secularismo…ahí siguen los monasterios, las congregaciones religiosas, los santuarios, las parroquias, los movimientos, las instituciones educativas, sociales, benéficas, alentadas por la Iglesia.

De modo particular hay que resaltar la entrañable devoción mariana de Navarra, actualizada, avivada si sabe con motivo de la clausura del Año de la Misericordia. Me impactó de modo sobresaliente el "desfile" procesional de las 12 vírgenes navarras, a cual más bella y querida, con motivo de la clausura del Año de la Misericordia en la Catedral de Pamplona. El propio pastor de Navarra-Tudela Don Francisco nos lo confesó en su preciosa carta semanal. De igual modo lo ha manifestado el coordinador y animador Don Javier Leoz:"María es música de Dios. Ella nos entona con el diapasón de Dios. Ella llevo a la MISERICORDIA que se hacía carne, nueve meses en su seno…Con Ella aspiramos a lo más alto. Aquí la esencia de Navarra. Que la DOLOROSA nos ayude a vivir en un permanente jubileo, júbilo y entrega. ¡VIVA NAVARRA! ¡VIVA EL PAPA!"

Es innegable esta riqueza espiritual católica de la Iglesia de Pamplona. Para agradecer con gozo, pero sobre todo para comprometernos más.

 

 

  1. ¿Y ahora qué? Pasión en el compromiso con el presente.

 

No es el momento de hacer un retrato, un diagnóstico de nuestro mundo. Ni tengo tiempo ni preparación. Cada uno de vosotros sabe cómo anda el planeta, la nación, la ciudad, el barrio, la familia, cada persona, los jóvenes, los excluidos…Y para los católicos comprometidos, el PLAN PASTORAL DIOCESANO. Os invito a reflexionar sobre algo muy sencillo: ¿Cómo estamos viviendo las obras de misericordia?  Ahora que los jóvenes están en época de exámenes, no olvidemos que al final de la vida –como decía San Juan de la Cruz- seremos examinados en el amor, o sea, en las obras de misericordia. Me impresionó leer en la revista semanal diocesana LA VERDAD la muerte de una joven por como etílica; don Francisco en la Catedral recordó que cada cinco minutos muere un cristiano en tierras de misión… Recordemos…Aquí, en Pamplona, cayó herido Ignacio…él siempre se preguntaba ¿qué hecho, que hago, qué voy a hacer?

 

3. Nuestra respuesta confiada y gozosa para el futuro

 

Se dice en montaña que cuando parece que lo has dado todo, entonces puedes dar un paso más. Después de un año dedicado a contemplar a vivir la misericordia, el Papa Francisco sigue en sus catequesis hablándonos del distintivo del cristiano, la misericordia, y nos invita a "hacer lío", duc in altum, plus ultra… de modo personal, social y –considerando el lema de nuestra vigilia- familiar: "Con María, acogemos la alegría del amor en la familia". Retomo las palabras iniciales sobre María, pero ahora, en familia, y en la familia de familias que son nuestras parroquias, nuestros movimientos:

 

Os invito a mirar a este gigante power point que es nuestro retablo.

 

Aquí, en esta Parroquia de San Miguel, se dio el caso de hacer "una Iglesia para un Retablo", pues se contaba con lo segundo –el de la Catedral- sin tener lo primero. Cuenta la web de la parroquia que el día de San Pedro, 29 de Junio de 1950, se bendijo y colocó la primera piedra por el Sr. Obispo, D. Enrique Delgado Gómez, en presencia de las autoridades Provinciales y Locales.  Contemplemos el retablo, el centro en el que figura nuestra Madre, y encontremos las claves de nuestra respuesta. Fijémonos en la calle central, de arriba La iconografía se ordena, como es usual, jerárquicamente potenciándose la calle central con la imagen del Padre Eterno Misericordioso, Calvario, San Miguel venciendo al demonio, la Asunción, el Sagrario. Encuentro cinco claves para nuestra vida cristiana:

 

1. La imagen del Padre Eterno nos habla de la Misericordia. Recordemos el jubileo del año de la misericordia y guiados por la preciosa carta del Papa Misericordia et misera reconozcamos que:

 

 "Hemos celebrado un Año intenso, en el que la gracia de la misericordia se nos ha dado en abundancia. Como un viento impetuoso y saludable, la bondad y la misericordia se han esparcido por el mundo entero. Y delante de esta mirada amorosa de Dios, que de manera tan prolongada se ha posado sobre cada uno de nosotros, no podemos permanecer indiferentes, porque ella cambia la vida...Ahora, concluido este Jubileo, es tiempo de mirar hacia adelante y de comprender cómo seguir viviendo con fidelidad, alegría y entusiasmo, la riqueza de la misericordia divina.. Nuestras comunidades continuarán con vitalidad y dinamismo la obra de la nueva evangelización en la medida en que la «conversión pastoral», que estamos llamados a vivir, se plasme cada día, gracias a la fuerza renovadora de la misericordia… (3-4) No guardemos sólo para nosotros cuanto hemos recibido; sepamos compartirlo con los hermanos que sufren, para que sean sostenidos por la fuerza de la misericordia del Padre. Que nuestras comunidades se abran hasta llegar a todos los que viven en su territorio, para que llegue a todos, a través del testimonio de los creyentes, la caricia de Dios…(22) Que los ojos misericordiosos de la Santa Madre de Dios estén siempre vueltos hacia nosotros.. Ella es la primera en abrir camino y nos acompaña cuando damos testimonio del amor. La Madre de Misericordia acoge a todos bajo la protección de su manto, tal y como el arte la ha representado a menudo. Confiemos en su ayuda materna y sigamos su constante indicación de volver los ojos a Jesús, rostro radiante de la misericordia de Dios.

 

Las cuatro imágenes siguientes son el rostro de cuatro puntos cardinales en toda persona, en todo cristiano, en todo apóstol y que el P. Tomás Morales propuso en su libro FORJA DE HOMBRES:

 

2 El Calvario me habla de exigencia. Ejemplos de nuestros santos y modelos: Fr. Miguel de Pamplona, obispo de Arequipa,

 

3.      El arcángel Miguel de lucha, de audacia, de espíritu combativo. Cuántos cristianos perseguidos…NO digas imposible, di no lo hecho todavía. Le escuché a don José Javier Anaut la anécdota de un sacerdote de Siria: Los seminaristas se quedan aquí porque en Occidente estarían más a gusto pero quizá perdiendo la fe…Más y más.

 

4.      La Asunción nos abre a la oración, a la reflexión, la unión a Cristo. Ejercicios, Retiros, Oración…

 

5.      El sagrario, es el pan de cada día, la constancia, el no cansarse nunca de estar empezando siempre…aunque el mundo se hunda siempre p´adelante

 

San Juan Pablo II lo dijo de modo más sencillo: Completamente tuyo.

Y un joven, en Pamplona, Eduardo Laforet, al saber que habían herido al Papa Juan Pablo II en 1981, ofreció su vida por él y el Señor se la aceptó pues contrajo cáncer en la sangre; era un 13 de mayo, fiesta de la Virgen de Fátima –estamos celebrando el centenario de las Apariciones- y como los pastorcitos se ofreció por los pecados del mundo para implorar la salvación; Eduardo obtuvo el permiso del Santo Padre para ser ordenado sacerdote antes de culminar sus estudios y falleció en olor de santidad; está a punto de abrirse el proceso de beatificación.

Nuestro tiempo no es ni mejor ni peor que los pasados; es el que nos ha dado el Señor. El Papa Francisco nos lanza a hacer lío, a ir a las periferias, a evangelizar con gozo. Nuestro arzobispo nos estimula a vivir el atractivo Plan pastoral. El lema de la Vigilia nos marca un compromiso muy especial "acoger la alegría del amor en la familia". A Dios rogando; como reza la octavilla que hemos repartido: "Santa Familia de Nazaret, haz tomar conciencia a todos del carácter sagrado de la familia, de su belleza en el proyecto de Dios". Y con el mazo dando. Os propongo un detalle bien concreto: difundir el espléndido librito "Cien preguntas para el matrimonio" que muestra precisamente el magisterio de la Iglesia acerca del Evangelio de la familia.

Miremos a la Inmaculada y como Eduardo, como San Juan Pablo, digámosles: TOTUS TUUS, María.

Que así sea. Miremos a María como lo haría San Francisco Javier y digamos con él:

 

Si la Señora quisiera...

Yo no sé si acertaría.

¡yo sólo sé que lo haría

lo mejor que yo pudiera!

 

 

 

Testimonio de José Antonio Benito


Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal