martes, 29 de marzo de 2016

El desarrollo de las cofradías, especialmente de Semana Santa, desde el siglo XII a nuestros días: José Sánchez Herrero

El desarrollo de las cofradías, especialmente de Semana Santa, desde el siglo XII a nuestros días

1) La plenitud medieval, siglos XII y XIII.

Fueron unos siglos eminentemente cofradieros con la fundación y desarrollo de las cofradías de santos, las cofradías de María bajo múltiples advocaciones tanto en relación con sus misterios, sus gracias y favores, como en relación con los lugares donde estaba la imagen y, muy pocas, por no decir ninguna, cofradías bajo la advocación de Cristo.

Dos tipos podríamos destacar: Las cofradías de devoción a los santos protectores, patronos, abogados, defensores, y los hubo de todo y para todo; y las cofradías que reunían a las gentes de un mismo oficio o profesión bajo la advocación del santo protector del oficio: zapateros, médicos, cirujanos, correeros, peliteros (o pellejeros), mercaderes, sastres, laneros (es la opinión más común que en el seno de estas cofradías se originaron lo que después se denominarían gremios). Alguna de estas cofradías tuvo como abogada y patrona a María en sus diferentes advocaciones. Ambos tipos de cofradías, en muchos casos, poseyeron un hospital, es decir, son los siglos de las cofradías hospitalarias que más que un hospital no poseían sino los que hemos llamado hospitalitos que servía, a la vez, de hospital, asilo y refugio de pobres, peregrinos y transeúntes

Durante estos siglos se desarrollaron, también, las cofradías que agrupaban las gentes del mismo estamento social: caballeros, hidalgos, escuderos, pecheros, gentes de la misma región.

A caballo entre profesión y estamento social el orden de los clérigos, la aparición y desarrollo de las cofradías de clérigos, de canónigos, de beneficiados, de racioneros y otras denominaciones, por ejemplo, de los ciento, en este caso por razón del número.

2) La Baja Edad Media, los siglos XIV y XV. El cambio del sentimiento religioso. Jesucristo en el horizonte devocional.

Perdurando los tipos y modos de cofradías anteriores se produce una gran novedad: Jesucristo, su vida de Belén al Calvario, su Pasión y Muerte, llena la vida devocional. Durante estos dos siglos creemos aún no se funda cofradía alguna de las que hemos denominado como cofradías de Semana Santa, pero son los siglos durante los cuales, como ya hemos explicado, se gesta esta nueva devoción. Sí se fundan, y en este caso por expreso deseo de la Jerarquía Eclesiástica, después de la celebración del Concilio de Vienne, 1311-1317 (XV Concilio Ecuménico), las cofradías del Corpus Christi, del Cuerpo de Cristo o del Cuerpo de Dios, van unidas a la celebración de la misma fiesta que obtiene su difusión pública en la Iglesia en el citado concilio.

Otras cofradías del siglo XV serán las que se fundaron para el entierro de los difuntos: cofradías de Santa María en algunas parroquias, cofradías de la Caridad o Santa Caridad para el entierro de los muertos y cadáveres abandonados. También aparecen las cofradías de la Misericordia para ayudar a los diferentes necesitados y a los enfermos.

3) El siglo XVI como el siglo de la aparición y expansión de las cofradías de Semana Santa o de Pasión.

Son fruto de todo el movimiento pasionista de los siglos XIII, XIV y XV ya expuesto. Son el resultado del movimiento reformista que busca un cristianismo más auténtico desde comienzos del siglo XVI y que llega a diferentes partes de España, también a Andalucía. Más en concreto son fruto de la presencia del mensaje erasmíano (Erasmo de Rotterdan, 1467-1536) que según J.L. Abellán: "se resume en un predominio de las virtudes de sencillez, intimidad, humildad, caridad y amor, y, en definitiva, vuelta al espíritu evangélico, rechazando todo lo que se le opone", 12. Son el efecto de las predicaciones de los grandes predicadores que recorren España y Andalucía durante aquella centuria: San Juan de Ávila o el maestro Ávila, Fernando de Contreras, Agustín de Esbarroya O.P., Domingo de Valtanás O.P. y de tantos otros que siguieron predicando en la segunda mitad del siglo XVI. Son la consecuencia de la carta del Dr. Ortiz que contenía el vivac vocis oraculo del Papa Paulo III a la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Toledo en 1536. Son fruto, finalmente, del final del Concilio de Trento (1545-1564). No es extraño que el siglo XVI se convirtiera en el del gran movimiento de fundación y auge de las cofradías de Crucificado.

Numerosos grupos de laicos devotos se reúnen y fundan una cofradía o hermandad en honor a una imagen del Crucificado en el deseo sencillo, austero, íntimo, de imitar a Jesús e imitarle en su Pasión y Muerte.

Nunca más como en el siglo XVI se volverán a fundar cofradías en torno al Crucificado, su Sangre, los Misterios de su Pasión y Muerte. El siglo XVI es el siglo de la fundación de las cofradías en torno a la Pasión y Muerte de Cristo, de manera que los siglos siguientes vivirán para mantener aquella gran explosión de cofradías cristíferas, cuya vida se prolongará por la influencia de diferentes motivos intrínsecos y extrínsecos a la misma religiosidad cristiana.13

Sólo el actual siglo XX, después de la Guerra Civil de 1936 a 1939, cobra un ímpetu fundador o refundador de cofradías de Sernana Santa o de Pasión, explicable por otras razones que ya no las del siglo XVI.

Durante el siglo XVI, además de estas cofradías cristíferas de Semana Santa, se mantuvieron los tipos anteriormente expuestos, especialmente las de Santa Caridad y Misericordia y se fundaron otras nuevas. Hemos de destacar de manera especial la aparición de las cofradías del Santísimo Sacramento (ya habían existido las del Cuerpo de Cristo) que tuvieron como gran inspiradora a Teresa Enríquez (+1529), 14. También surgen las cofradías del Rosario, pero el gran movimiento rosariano será de los siglos XVII y XVIII. 15

4) El siglo XVII. El cambio producido por la llegada de la época barroca. El siglo del Nazareno.

Durante el siglo XVII varios hechos nos llaman la atención de manera especial. En primer lugar y más importante, se detiene el ímpetu fundador de cofradías cristíferas, quizás habían llegado a ser excesivas. En Sevilla el sínodo del cardenal don Fernando Niño de Guevara de 1604 trató de poner un poco de orden. Intentó reducirlas, cosa que no consiguió, pero la obligación de que todas hicieran estación en la catedral contribuyó mucho a regular sus desfiles. De todos modos, comienza una época de fusiones y reorganizaciones de cofradías que hace a veces difícil seguirles la pista. En segundo lugar, mientras que la fundación de cofradías en torno al Crucificado decae, la fundación de cofradías en torno al Nazareno, que había sido ya relativamente alta durante el siglo XVI, se mantiene o cobra un cierto auge, de tal manera que llamaríamos al siglo XVII el siglo del Nazareno. Todo lo que hemos dicho al hablar de este tipo de cofradías se desarrolla durante los siglos XVII y XVIII.

Pero un hecho dañino invade la religiosidad en general y, también, la religiosidad de las cofradías de Semana Santa o de Pasión, es lo que llamamos el barroco y el barroquismo. Es el triunfo de un modo de vivir brillante y ostentoso, es el triunfo de la forma, de lo externo, es un modo de vivir resultante y en consecuencia con el poder de los grandes monarcas, con la fluyente riqueza de los Estados, con la próspera situación del Cristianismo que obtiene una vida pujante a partir del triunfo de Trento y la Contrarreforma. Es un modo de vivir que se manifiesta en todos los aspectos de la vida, que lo apreciamos claramente en el arte, pero que influye en la religiosidad y, por ello, también, en las cofradías. En general, pensamos, que la cofradía barroca es la misma cofradía penitencial, de disciplina o de sangre del siglo XVI, que pierde austeridad, que avanza por el camino del boato y de la esplendidez y deriva hacia situaciones festivas, no muy en consonancia con la contemplación e imitación de la Pasión de Cristo.

Otras devociones, populares y elitistas, pudieron llenar los huecos religiosos del pueblo al que comenzaban a no satisfacer las cofradías en torno a la Pasión y Muerte de Cristo. A nivel popular durante el siglo XVII se configuró de modo definitivo la vertiente mariana de la piedad hispana. Primero, en la primera mitad del siglo, con la explosión concepcionista; más tarde, con el auge de los rosarios públicos. Todo ello dejó, también, su impronta en las cofradías de Semana Santa que acentuaron su devoción mariana y la presencia de las imágenes de María en ellas. A nivel elitista, la introducción de la Escuela de Cristo, congregación de sacerdotes y seglares con rasgos muy típicos de la piedad barroca.

Un último hecho hemos de recordar para esta décima séptima centuria. La crisis general de la España de la segunda mitad del siglo XVII pudo influir en las cofradías de Semana Santa que entraron en una cierta crisis material.

5) Una continuación de lo anterior con una cierta recuperación, al menos, formal, exterior y material de las cofradías de Semana Santa durante los primeros 75 años del siglo XVIII.

La piedad, en general, sigue siendo barroca y sentimental y dentro de estos cauces se propaga con fuerza irresistible, precisamente cuando los estudios serios de Teología acusaban una progresiva decadencia.

Las cofradías de Semana Santa tienen una vida irregular dependiendo de su situación material que pudo durante estos años mejorar. En general, prosigue la tendencia anotada para el siglo XVII, con un auge en las cofradías de Jesús Nazareno. Ahora las devociones pasionales se tendrán que enfrentar con nuevas devociones. En 1703 predica el capuchino fray Isidoro de Sevilla la devoción a la Divina Pastora. Acogida al principio con sorpresa y algunas protestas, alcanzó luego bastante popularidad, aunque no la universalidad de las marianas del siglo XVII. Pero surgieron otras nuevas o se renovaron en toda España en la misma línea barroca y sentimental: la devoción a las Ánimas del Purgatorio, al Corazón de Jesús, a San José, a San Antonio de Padua.

6) El siglo de las crisis en las cofradías de Semana Santa, 1768-1874.

Desde la llegada del reinado de Carlos III (1759-1783) hasta la restauración borbónica de Alfonso XII en 1874, vivieron las cofradías en general y, especialmente, las de Semana Santa una serie de crisis, que aunque no fueron permanentes, de manera que podemos observar diferentes dientes de sierra en la evolución de las cofradías, sí que fueron repetidas y algunas muy duras.

La primera fue la que hemos llamado crisis institucional, 16. En Sevilla comenzó con la llegada del asistente Pablo de Olavide (1767-1775), quien en 1768 determinó que las cofradías sevillanas no volvieran de noche, por lo que algunas de las que pensaban hacer su estación de penitencia no la realizaron.

Claro es que al obrar así seguía los criterios y órdenes del Gobierno que pidió una relación de las hermandades y cofradías y demás congregaciones y gremios. Por ella sabemos, por poner un ejemplo que nos es conocido, que en el Reino de Sevilla había 426 hermandades, 374 cofradías, 50 congregaciones y 21 órdenes terceras.

El asistente Olavide se asustó y, no saliendo de su asombro, propuso severas medidas para suprimir unas y reducir otras a la Jurisdicción civil, intentando hacer revertir los bienes de las cofradías y hermandades suprimidas en una obra más útil: la creación de un hospicio para recoger a los pobres enfermos de la ciudad. Ni los intentos de supresión de cofradías y hermandades, ni los proyectos de creación del hospicio se hicieron realidad.

Pero las disposiciones del Gobierno tuvieron sus efectos. Se suprimieron muchos excesos y todas las cofradías, si querían que continuase su existencia, se vieron en la obligación de renovar sus reglas y presentarlas a la aprobación del Consejo Supremo de Castilla. La política de Carlos III se continuaría durante el reinado de Carlos IV (1788-1808) bajo cuyo gobierno comenzaría una política desamortizadora.

La segunda crisis coincide con la presencia francesa y la guerra de la independencia (1808-1814). Una sola palabra define estos años: los saqueos efectuados por los franceses.

La tercera crisis se alarga durante los reinados de Fernando VII (1814-1833) e Isabel II (1833-1874) con momentos de auge y de crisis intensa, según que el país fuera gobernado por los liberales o los conservadores. De 1814 a 1820, período de restauración absolutista radical, las hermandades y cofradías comenzaron a recuperarse. De 1820 a 1823 se extiende el Trienio Liberal y Constitucional, las autoridades locales prohibieron la salida procesional de las cofradías durante seis años, de 1820 a 1825. La década de 1823 a 1833 fue moderada, los desfiles procesionales de las cofradías de Semana Santa aumentan considerablemente con excepción de un año, 1831.

Cuando Isabel II llegó al trono en 1833 era una niña de tres años. Comienza, pues, su reinado con un período de regencia que duró diez años (hasta 1843) en los que volvió la revolución liberal-burguesa. Se disuelven las órdenes Religiosas y se las despoja de sus bienes, en 1835, con lo que se cierran muchas iglesias. Se avanza en el proceso desamortizador hispano. Fueron años duros para las cofradías. En mayo de 1844, con Narváez en el poder, comenzaba la gran época moderada, 17, período de veinticinco años muy favorable para la vida de las cofradías.

De 1868 a 1874, el Sexenio Revolucionario, la Historia de España se vive de prisa en un torbellino de acontecimientos: expatriación de Isabel II, Amadeo I rey de España, la primera república, hasta que el 29 de diciembre de 1874 era proclamado rey Alfonso XII. Para el mundo cofradiero fueron aquéllos unos años difíciles con momentos muy duros y otros pintorescos. Por primera vez en su historia, las cofradías de Semana Santa de la ciudad de Sevilla fueron subvencionadas por orden del Gobierno de la Nación, que no quería que Sevilla se quedara sin sus desfiles cofradieros. La política comenzaba a preocuparse por las cofradías, desde el punto de vista de la religión y del cristianismo todo un mal síntoma. Las cofradías dejaban de ser la manifestación de la religiosidad de un pueblo para comenzar a ser una de las o la manifestación cultural de ese mismo pueblo.

7) El desarrollo creciente de las cofradías románticas, 1875-1930. 18.

Para un observador superficial o que no le dé importancia al elemento primordial de las cofradías y de las cofradías de Semana Santa que es o debe ser su religiosidad cristiana, la contemplación e imitación de la Pasión y Muerte de Jesús, este período que hemos acotado fue, ciertamente, un período brillante para la vida de las cofradías.

Las cofradías se identifican con el pueblo, con el barrio de la ciudad y comienzan a sentirse más expresión cultural de ese pueblo de gusto refinado, amante de lo estéticamente bello, que manifestación religiosa de un pueblo que contempla e imita y, de este modo, celebra la Pasión y Muerte de Jesús, el Hijo de Dios. Son los años en que se desatan la música, las flores, el palio, los bordados. Son las cofradías de Sevilla que describiera Eugenio Noel, periodista madrileño, en marzo de 1916. No compartimos las tesis de Noel, pero sí hemos de decir algo: Si Noel es sincero y cuenta lo que eran las cofradías, sus estaciones de penitencia y el modo como las gentes presenciaban su paso, aquello tenía muy poco, por no decir "nada" de cristiano. 19

Si a esto le añadimos la situación político-social, se nos aclararan muchas preguntas sobre lo que pasó pocos años después. En la España de aquellos años el caciquismo era muy grande, el republicanismo carecía de fuerza, el socialismo no conseguiría sacar candidatos hasta 1919, pero la inmensa mayoría de los jornaleros profesaban el credo anarquista y no participaban en el juego electoral. En general, el régimen político de la Restauración benefició a las clases dirigentes.

Por último nos preguntamos: ¿Qué repercusión tuvo la encíclica Rerum Novarum de León XIII de 1891 ? En general, en España ninguno, hubo clérigos que rezaron por la conversión del Papa. ¿Qué repercusión tuvieron los Círculos Católicos de Obreros que fray Ceferino González, obispo de Córdoba de 1875 a 1883, y arzobispo de Sevilla de 1883 a 1885 y de 1886 a 1889, había fundado abundantemente en Córdoba? Nos atrevemos a contestar que en Sevilla ninguna, ni el mismo fray Ceferino González, que tanto se había movido como obispo de Córdoba, realizó algo, en el mismo sentido, en Sevilla.

La etapa romántica con toda su exultante restauración cofradiera no fue sino la puerta mejor abierta para la catástrofe que llegó inmediatamente después.

8) La catástrofe cofradiera de los años treinta.

Los sucesos en los que se vio envuelta la Iglesia Hispana en general y, en concreto, sus hermandades y cofradías, durante los años de la Segunda República y la Guerra Civil de 1936 a 1939, no se nos ocurre denominarlos de otro modo que de verdadera catástrofe religiosa y eclesiástica.

Conocemos los hechos, que unos autores amplían y que otros reducen o reinterpretan desde su mentalidad y desde su punto de vista. Se necesitaría un estudio más profundo y objetivo de ellos y, sobre todo, de sus causas, de las que hemos intentado atisbar en el apartado anterior. ¿Cómo en España, en Andalucía, en la patria de las cofradías y hermandades exultantes, se pudo llegar a cometer los actos que aquí se cometieron?.

Los sucesos de la ciudad de Sevilla (hemos de referirnos a un hecho concreto) de los años 1932 y julio de 1936 nos son bien conocidos, 20. Para los pueblos citamos exclusivamente el nombre de aquéllos donde, a través de las obras por nosotros dirigidas, 21, o se quemaron las imágenes, o se quemó la iglesia con todas sus pertenencias, o se salvaron las imágenes a pesar de ser quemada la iglesia o la ermita porque se ocultaron, o se intentó quemar la iglesia y las imágenes pero fueron defendidas por algún valiente mosquetón en mano, el menor de los casos. Estos pueblos fueron: Aguadulce, Alanís, Alcalá de Guadaira, Alcolea del Río, Algámitas, Arahal, Aznalcázar, Aznalcóllar, Brenes, Casariche, Castilblanco de los Arroyos, Cazalla de la Sierra, Constantina, Coria del Río, Los Corrales, Dos Hermanas, Guadalcanal, Herrera, Lora de Estepa, Lora del Río, Mairena del Alcor, Marinaleda, Marchena, Morón, Paradas, Pruna, La Puebla de Cazalla, El Rubio, El Suacejo, Tocina, El Viso del Alcor. Treinta y un pueblo de los 86 donde hemos hallado cofradías de Semana Santa (36%).

9) La reacción de la post-guerra, 1940-1970.

En la diócesis de Sevilla (otra vez hemos de referirnos al caso que mejor conocemos) de 1937 a 1968 (32 años) se fundaron 35 cofradías (58,33 ó 54,68%) Fue una verdadera reacción a los sucesos de los años treinta, pero diremos que una reacción manejada. No todo fue una justa reacción religiosa, la política o el gobierno entonces en el poder supo meter su mano y hacerse muy presente en este resurgir cofradiero. Podemos afirmar que con el impulso gubernamental -populista y el auténticamente cristiano todas las cofradías y hermandades y, especialmente, las de Semana Santa, lograron un auge de fundaciones como no lo habían tenido desde el siglo XVI.

10) El parón conciliar, 1970-1980.

Es bien sabido que las líneas orientativas del Concilio Vaticano II, 1962-1965, ni nacieron del pensamiento teológico o pastoralista hispano (que no lo había), ni fueron en la dirección del cristianismo que se practicaba en España y mucho menos en Andalucía.

El Concilio Vaticano II o las interpretaciones que de él se hicieron, supuso la implantación de una religiosidad intelectual, esencial, pura, despojada de elementos accesorios, preocupada por la construcción del mundo, más que por el culto público a la divinidad (un cristianismo arreligioso). Una liturgia y sus manifestaciones en el mismo sentido, con unos textos de la Sagrada Escritura y de la liturgia, traducidos a la lengua vulgar para que se entiendan y lograr, así, que desaparezca el aspecto mágico. Una Liturgia centrada en los elementos esenciales litúrgicos: Los sacramentos, la Eucaristía, despreciando los elementos o manifestaciones menos o nada litúrgicos: procesiones, romerías, cofradías. Una religiosidad y liturgia centroeuropea frente a una religiosidad y liturgia, al menos en lo popular, hispana.

Nos atrevemos a opinar que la Jerarquía Eclesiástica Hispana o buena parte de ella pensó y deseó que desaparecieran las hermandades y cofradías, también las de Semana Santa. Más aún, algunos obispos en algunas diócesis creemos que lo consiguieron. No ocurrió en Sevilla ni en aquellos lugares donde la Semana Santa y sus cofradías estaban ya incrustadas en el pueblo. A pesar de la apatía, mala cara y, en ciertos casos, oposición clara de la Jerarquía Eclesiástica o del clero, las hermandades y cofradías de Semana Santa pervivieron porque lo quiso el pueblo (suponemos que) cristiano.

En 1973 se celebró en Sevilla un Sínodo Diocesano que intentó traer a la problemática especial hispalense las doctrinas del Concilio Vaticano II. El tema de las Asociaciones de laicos se concretó en un conjunto de criterios de renovación y compromisos para procurar una mayor formación religiosa, un dinamismo evangelizador y catequético, un testimonio apostólico claro y una depuración de elementos y manifestaciones externas, como lujos y joyas, estrenos innecesarios, nombramientos honoríficos, conservando las expresiones de la religiosidad popular que no estuviesen vinculadas a errores definidos por la competente autoridad.

11) La religiosidad popular, 1980 en adelante.

Un nuevo hecho tiene lugar en la España de los años 80, al margen de las reformas conciliares y sinodales y, en gran medida, fruto de la política del momento, un hecho inquietante, en cierta medida, que denominamos el despertar y aprovechamiento de la religiosidad popular. Ya el mismo Concilio Vaticano II en su Constitución sobre la Sagrada Liturgia, números 30 al 47, admite la incorporación de los elementos populares e indígenas a la liturgia. Estos elementos van a ser defendidos desde otras instancias, desde la política izquierdista hispana, que se apoyan en el pensamiento del italiano Antonio Gramsci (1891-1937).

Gramsci realizó un análisis del catolicismo, el más crítico, agudo y penetrante de todos cuantos se han hecho desde la perspectiva del ateísmo político y filosófico. Se preocupa en sus obras de los elementos populares e indígenas, sean o no religiosos, pero como integrantes de una cultura político-filosófico-religiosa, en una unidad dialéctica y en orden a edificar "una civilización total'. Esta defensa de los elementos populares y folklóricos gusta al pueblo. El pensamiento de Gramsci ha sido adoptado en España por una nueva élite de izquierdas, progresista, atea o agnóstica.

En 1982 el PSOE ganaba las elecciones generales y comenzaba a gobernar España. Sus dirigentes comprendieron que el cristianismo estaba tan arraigado entre los españoles, que no podían enfrentarse de nuevo con él, cara a cara, pues volveríamos a la situación de 1931. Era necesario, pues, dar un rodeo, minar, manipular la religión cristiana y sus instituciones, llevarla, reconducirla a sus intereses y, así, sería todo más fácil.

Con el triunfo del PSOE coincide la vuelta en España hacia la religiosidad popular. El PSOE se ha convertido en su gran defensor, no en cuanto religiosidad, sino en cuanto popular, convirtiendo la religión o la religiosidad en una cultura popular, propia del pueblo, no de la Iglesia, y menos de la Jerarquía Eclesiástica. Con ello pretende obtener puntos de ventaja sobre la misma Iglesia, o al menos sobre la Jerarquía Eclesiástica ante el pueblo amante de lo suyo y de sus tradiciones, pues la Iglesia postconciliar luchó contra las manifestaciones populares mientras que el PSOE las defiende.

A remolque del pueblo y de los defensores de lo popular y de lo religioso-popular, la Jerarquía Eclesiástica, al darse cuenta de que esa religiosidad popular se les escapa y podía ser utilizada contra la Iglesia Católica, comenzó a girar hacia ella lentamente.

En Andalucía están muy claros los pasos de vuelta de la Jerarquía Eclesiástica hacia la religión popular, lo que va a quedar manifiesto en tres documentos que marcan otros tantos momentos en este acercamiento:

  • Documento sobre "El Catolicismo popular en el Sur de España", de la Navidad de 1975. Está claro que el tema ha llegado a la preocupación de los obispos, pero no les asusta. Todo se resolverá promoviendo el estudio acerca de la naturaleza y elementos de la religiosidad popular, proponiendo algunas observaciones que puedan ayudar a formar un concepto aproximado de su significación (línea intelectual), y aportando, en lo posible, algunas líneas prácticas pastorales para su renovación y desarrollo evangélico, que vendrán, también, en la línea de lo intelectual, esencial: catequesis, catecumenado, catequesis popular de la Eucaristía, formación para la oración, suspicacia ante ciertas devociones, compromiso social, etc.

  • "Carta pastoral de los obispos de las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla, del 20 de febrero de 1985, El Catolicismo popular. Nuevas consideraciones pastorales". Los obispos comienzan a coger miedo y a preocuparse más del tema. Se dan cuenta del auge de la religiosidad popular, de su fomento por parte de las autoridades civiles (no olvidemos que el PSOE gobierna desde 1982), del interés científico por la religiosidad popular y reaccionan. Es una respuesta más positiva que la de 1975. Los obispos se interesan positivamente por la religiosidad popular, tratan de desvelar las posibles desviaciones: la posible ideologización y las manipulaciones del catolicismo popular, las interpretaciones culturales y su peligro reduccionista, y, aceptando ya la religiosidad popular tal cual, dan un elenco de orientaciones e iniciativas prácticas de tipo pastoral.

  • Finalmente, en noviembre de 1988 fue promulgada la carta Pastoral de los Obispos del Sur de España "Las Hermandades y Cofradías", en la que los obispos claramente se manifiestan a favor de las hermandades y cofradías, piden su renovación, aclaran su dimensión cultural y, curiosamente, piden al clero que atienda mejor a las cofradías.

12) Un porvenir cristiano.

El 29 de marzo de 1991 publicamos en ABC un artículo titulado: "Reflexión de presente. Temor de futuro". En él escribíamos: "El temor es doble. Por una parte al Gobierno Socialista puede que deje de interesarle la religiosidad popular, con la que no han obtenido los frutos esperados y puede que adopte, en adelante, una actitud beligerante con la Iglesia en general. Pero grave para nosotros sería que cambiase la postura eclesial actual, que se terminara con aquel esfuerzo por profundizar las hermandades y cofradías en su vida cristiana, en los aspectos lítúrgicos, culturales, benéficos y sociales, para entregarse de nuevo y solamente al culto externo de bombo y platillo".

Nuestros temores han desaparecido por completo. El PSOE nunca volvió a posturas beligerantes. La Jerarquía Eclesiástica ha continuando trabajando por la renovación espiritual, benéfico-asistencial y cultural de las cofradías y hermandades y éstas mismas, sus dirigentes y sus hermanos y cofrades han comprendido y han entrado por los caminos señalados.

No hay una cofradía sin una preocupación social o benéfico-asistencial muy seria. No hay una hermandad o cofradía sin una bolsa de caridad, sin una obra asistencial de gran calado que se está llevado cada día adelante, sin una atención diaria a las necesidades de sus hermanos y cofrades y de todas las gentes que vienen a pedirles una ayuda.

Las hermandades y cofradías han entrado en un camino de búsqueda de una auténtica espiritualidad, la suya propia, pero proyectada a las necesidades de este siglo que agoniza y de un nuevo milenio que comienza. Y como mejor ejemplo el I Congreso Internacional de Hermandades y Religiosidad Popular.

Una última preocupación ha prendido en las hermandades y cofradías, la cultural. Las hermandades y cofradías han comenzado a preocuparse por sus papeles, por su archivo, que hay que defenderlo igual que se defienden los objetos artísticos. Celebran conferencias sobre su historia y sobre su espiritualidad, organizan semanas sobre "fe y cultura", mesas redondas, reuniones periódicas, etc. etc.

Las hermandades y cofradías se han vuelto serias, puntuales, religiosas, todas, en su procesión o estación de penitencia, sin abandonar el gusto por lo bello, por lo estéticamente bello, que constituye parte de la entraña de este pueblo hispano.

¡Que sigan así y mejor durante muchos años!

D. José Sánchez Herrero
Catedrático de Historia Medieval. Universidad de Sevilla
Licenciado en Filosofía, Universidad Pontificia de Salamanca
Licenciado en Teología, Universidad Gregoriana de Roma
Licenciado en Filosofía y Letras, Universidad Complutense de Madrid
Doctor en Filosofía y Letras (Sección de Historia) Universidad de La Laguna (Tenerife)
Presidente del Grupo de Investigación C.E.I.R.A. (Centro de Estudios e Investigación de la Religiosidad Andaluza)

Leer todo...

lunes, 28 de marzo de 2016

Javier del Hoyo "Eponimón: El sorprendente origen de las palabras con nombre propio"

Javier del Hoyo Eponimón: El sorprendente origen de las palabras con nombre propio (Ariel, Madrid, 2016, 300 pp)


Javier del Hoyo es doctor en Filología Clásica por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor Titular de Filología Latina en la Universidad Autónoma de Madrid, donde imparte, desde 1984, lecciones de Latín medieval, Mitología clásica y Epigrafía latina fundamentalmente. Es redactor habitual de la revista Adiós, donde dirige dos secciones: La muerte en la Antigüedad clásica y Diccionario funerario. En cada una de ellas tiene ya más de cuarenta contribuciones. Colabora también habitualmente en la revista Stilus, con una sección sobre etimologías. http://www.academia.edu/21870365/EPONIM%C3%93N._EL_SORPRENDENTE_ORIGEN_DE_LAS_PALABRAS_CON_NOMBRE_PROPIO
Después del Etimologicón, http://jabenito.blogspot.pe/2013/02/el-etimologicon-espanol-de-javier-del.html, obra en la que nos guió magistralmente –con erudición, hondura, humor- por los vericuetos de miles de palabras y su origen etimológico, recibimos este nuevo tesoro acerca de la "etimología" de los nombres propios. Me lo he leído de un tirón, lo he disfrutado y me deja con las ganas de volverlo a leer y tenerlo a mano como guía de bolsillo que te ilustra y te convida a enriquecerlo con tus propias investigaciones.
Como se nos indica en la introducción, el procedimiento de adoptar un nombre propio para un objeto o situación ha existido siempre, y no parece que vaya a agotarse. Así, cada día usamos palabras que desconocemos que proceden de un apellido, de un nombre de persona o de una ciudad. Éstas se conocen como «epónimos» y, dentro del léxico de una lengua, son quizás las palabras mejor documentadas, con certificado de nacimiento, de día, mes y año, porque son personas concretas quienes las han bautizado, o en cuyo recuerdo se han puesto esos nombres (y no siempre como homenaje: se dice que la familia del impulsor de la guillotina tuvo que cambiarse de apellido cuando el uso de este epónimo se extendió como la pólvora…)
Después de una jugosa introducción en la que el autor nos cuenta cómo se le ocurrió la idea del libro y su pretensión, la obra se articulado en 17 capítulos temáticos: El griego, el latín, "recuerdos de mi vida estudiantil", los perros, deportes, cocina, música, entretenimientos, transportes, el dinero o la violencia, la vestimenta, las flores, la ciencia, el arte, el hogar, la religión (Desde Adán y Eva. Leyendo la Biblia entre líneas), los días de la semana. Al final se ofrece un detallado índice con su ubicación y paginación precisa.
Cada una de las casi 2.000 palabras nos brinda una historia sorprendente, nacida para responder a una necesidad lingüística, con "denominación de origen" (fecha, lugar, uso), sin "alma gemela" o sinonimia que lo hace tan singular, en ocasiones sometidas a las mismas normas de morfología de una palabra patrimonial, sin membresía de diccionarios habituales…
El autor prescinde de los términos técnicos y de los gentilicios y como el abuelo o amigo ilustrado nos convida a una fantástica tertulia sobre los términos cercanos a nosotros por su uso y de los que no adivinamos su nombre a la primera. Veamos uno de ellos: Comerse un "sándwich" o bocadillo (pp.109-110) tiene su origen en John Montagu, cuarto conde de Sandwich (1718-1792), primer almirante de la Marina Real inglesa de 1749 a 1782, quien cooperó en las expediciones y viajes de James Cook que al descubrir un archipiélago de fértiles islas en el océano Pacífico lo nominó como "islas Sandwich", hoy de Hawai; en su vida privada era un empedernido jugador de cartas, a tal extremo que se olvidaba de comer; para no perder tiempo, se alimentaba de panecillos abiertos por la mitad, untados con manteca, con huevo y espárrago; la primera referencia al vocablo como alimento frío data de 1762 con el historiador Edward Gibbon, quien narra su asombro al verlo hacer a acaudalados nobles mientras que departían en una entretenida tertulia. Como escribe el autor "existen hoy electrodomésticos para prepararlos calientes, las sandwicheras, o podemos tomarlos en las sandwicherías" (p.110). En el Perú han adoptado el simpático nombre de "sanguchería" y más de una tienda luce el título de "El sanguchazo", ¡provecho!
Y ya que del Perú hablamos, les ofrezco un epónimo muy usado para hablar de un dulce o queque, el pionono, "bizcocho humedecido en jarabe, con crema y una coronilla tostada que pretende representar la silueta de la cabeza cilíndrica del papa Pío Nono o Noveno, que estuvo al frente de la Iglesia entre 1846 y 1878" (p.106).
Agradezco muy cordialmente al autor su generoso gesto de enviarme su obra dedicada "para JAB amigo en la distancia porque explorar el idioma puede ser divertido". ¡Y vaya si lo es! Además, le felicito porque ha logrado una obra fascinante aunando erudición y diversión para enseñarnos algo tan cercano y propio como es nuestro propio lenguaje del que hemos adoptado como nombre común lo que antes era sólo nombre propio. 
Ojalá esta obra anime a algún filólogo del Perú a hacer lo propio con tantos vocablos nuestros. Como yapa tengo que comentar que la presentación se hace muy atractiva por el uso del color rojo para los nombres y el azul para las descripciones, así como las simpáticas ilustraciones de J. Mauricio Restrepo.

P.D. Las fotos de su visita a Lima, juio 2009, son una invitación para que vuelva y nos presente sus recientes obras.

Les comparto una enjundiosa reseña de Alberto Díaz Rueda
http://www.serretllibres.com/autorsebrencs/articles/eponimon "Anímense, que por una cantidad irrisoria de euros (el precio de un menú en un restaurante de medio pelo) podrán degustar varias jornadas de apasionante lectura sobre nuestra lengua que, al fin y al cabo, es la esencia de nuestra cultura
 En éste, que hoy les recomiendo, con un tono divertido, irónico e irreverente Javier hace un repaso a los más populares epónimos (el nombre de un personaje histórico o mitológico o literario, sirve para denominar un hecho determinado, una época o un lugar o un estilo).
Así una situación "kafkiana", un personaje "isabelino", .hasta casi dos mil palabras cuyo origen sorprenderá incluso a los que suelen emplearlas en el habla coloquial sin imaginar la historia que se esconde tras ellas. Como desvela en la introducción de su travieso libro, "no se trata de un diccionario de epónimos ni una obra técnica de filología ni un frio listado de palabras...es un libro sobre etimología de palabras muy concretas... palabras con cierta carga histórica...un libro que nos cuenta curiosidades, momentos de gloria para algunos términos y con connotaciones negativas para otros" (pág. 15).
Javier divide sus jugosas aportaciones etimológicas al terreno de la enseñanza ("recuerdos de mi vida estudiantil", deportes, cocina, música y entretenimientos, transportes, el dinero o la violencia, las flores, la ciencia, el arte, la religión o las palabras con relación directa con los clásicos de la lengua. La mayoría de tales epónimos tienen un historial donde consta el momento en que nacieron, las circunstancias, las personas concretas que las han hecho nacer o en cuyo honor han nacido. Y así nos enteramos de que la palabra taxi no sólo es un truncamiento de "taxímetro" sino que procede del siglo XV de Fran von Taxis, célebre familia que abrió la primera línea de coches de posta en 1490 o la denominación "guiri" para referirse peyorativamente a los extranjeros viene de que así es como llamaban los carlistas a los partidarios de Isabel II durante la regencia de su madre, la reina María Cristina. Guiri viene del vascuence "guiristino", "cristino"». Del Hoyo, profesor de Filología latina de la Universidad Autónoma de Madrid, nos va asombrando y divirtiendo a partes iguales a lo largo y ancho de las 300 páginas de su libro. Y así, cuando alguien «hace un Hannover», desdeñando una ceremonia a la que ha sido invitado para buscar directamente la barra de comida o bebida, es una expresión que proviene de un acto semejante realizado por el príncipe Ernesto de Hannover durante la boda de Don Felipe y Doña Letizia en 2004. El verdadero origen de la palabra que designa los premios "Óscar" o el llamar a la prenda de baño de dos piezas "biquini", o los 150 epónimos que se encuentran en la Biblia como origen (así las palabras adiós, ser un herodes o un judas. Y más chocante, por ejemplo, la génesis de la palabra bigote, derivación de "bei God" (nacida de la expresión "por Dios" de los flamencos que acompañaban al emperador Carlos I en España y que se admiraban de algo y la decían atusándose el mostacho) y los castellanos del siglo XVI convirtieron en "bigote") o la de "estraperlo" en el año 1933 con Lerroux mediante o la palabra "boicot". Como asegura el filólogo, «En España se está dando mucha importancia a conocer otros idiomas, y está perfecto, sin embargo no conocemos bien el nuestro». Con este libro nos solazaremos conociendo la génesis de expresiones como "armar la marimorena", "esto es Jauja", "complejo de Diógenes", "llorar como una magdalena", o de palabras como mermelada, guillotina, bechamel, mahonesa, moscosos, daiquiri, saxofón, zar o káiser o "hacer una chilena". Vamos, anímense, que por una cantidad irrisoria de euros (el precio de un menú en un restaurante de medio pelo) podrán degustar varias jornadas de apasionante lectura sobre nuestra lengua que, al fin y al cabo, es la esencia de nuestra cultura.
Leer todo...

Diálogo con la masonería. Diálogo intercultural. Cardenal Ravasi en Vida Nueva

Diálogo con la masonería


Gianfranco Ravasi, cardenal presidente del Pontificio Consejo de la Cultura
 GIANFRANCO RAVASI | Cardenal pre2016sidente del Pontificio Consejo de la Cultura

Leí hace tiempo en una revista americana que la bibliografía internacional sobre la masonería supera los 100.000 títulos. A este interés contribuye ciertamente el aura de secreto y misterio que, con mayor o menor razón, envuelve en una especie de nebulosa las diversas "obediencias" y "ritos" masones. No queremos obviamente adentrarnos en el archipiélago de "logias", "orientes", "artes", "afiliaciones" y denominaciones, cuya historia se entrecruza –para bien o para mal–con la política de muchas naciones. Tampoco es posible trazar una línea de demarcación entre la auténtica, la falsa, la degenerada o la paramasonería y los diversos círculos esotéricos o teosóficos.

Tomás de Zárate (VN 2981)Nos contentamos aquí con señalar la relación entre la masonería y la Iglesia católica, sin realizar por supuesto un análisis histórico ni hablar apenas de las eventuales contaminaciones entre ambas realidades. Es evidente, en cualquier caso, que la masonería ha adoptado modelos cristianos. No debe olvidarse, por ejemplo, que en el siglo XVII muchas logias inglesas reclutaban a sus miembros y maestros entre el clero anglicano. De hecho, una de las primeras y fundamentales "constituciones" masónicas fue redactada por el pastor presbiteriano James Anderson, fallecido en 1739. En ella se afirmaba que un adepto "no será nunca un ateo estúpido ni un libertino irreligioso".

La oscilación de contactos entre la Iglesia católica y la masonería ha tenido momentos muy diversos, alcanzando incluso la hostilidad abierta, marcada por el anticlericalismo por una parte y la excomunión por la otra. El 28 de abril de 1738 el papa Clemente XII promulgó el primer documento explícito sobre la masonería, la carta apostólica In eminenti apostolatus specula, en la que declara que deben "condenarse y prohibirse" estas sociedades. La condena fue reiterada por sucesivos Pontífices, desde Benedicto XIV hasta Pío IX y León XIII, quien subrayó la incompatibilidad entre la pertenencia a la Iglesia católica y la obediencia masónica.

El texto eclesial más articulado sobre lo inconciliable que resulta la pertenencia a la Iglesia católica y a la masonería es la Declaratio de associationibus massonicis, realizada por la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe el 26 de noviembre de 1983 y firmada por el entonces prefecto, el cardenal Joseph Ratzinger. Ese texto precisaba el valor del canon 1.374 del nuevo Código de Derecho Canónico (del que había desaparecido la referencia explícita a la masonería), reafirmando que no había cambiado "el juicio de la Iglesia respecto a las asociaciones masónicas".

Hay un documento de la Conferencia Episcopal Alemana (1980) y otro de la Conferencia Episcopal Filipina (2003) que afrontan las razones teóricas y prácticas sobre por qué resultan inconciliables la masonería y el catolicismo partiendo de los conceptos de verdad, religión, Dios, hombre y el mundo, espiritualidad, ética, tolerancia…

Todas estas declaraciones no impiden en cualquier caso el diálogo, como se afirma explícitamente en el documento de los obispos alemanes, que incluso presenta ámbitos específicos de confrontación como la dimensión comunitaria, la beneficencia, la lucha al materialismo, la dignidad humana y el conocimiento recíproco. Se debe, además, superar la actitud de ciertos ambientes integristas católicos que, para golpear a algunos exponentes molestos de la jerarquía eclesiástica, recurren al arma de la acusación apodíctica de pertenencia a la masonería.

En conclusión y como escribían ya los obispos de Alemania, hay que ir más allá de "la hostilidad, los ultrajes y los prejuicios" recíprocos, porque "respecto a los siglos pasados ha mejorado y cambiado el tono, el nivel y el modo de manifestar las diferencias", aunque estas sigan existiendo de un modo claro.


http://www.vidanueva.es/2009/03/13/gianfranco-ravasi-%E2%80%9Cel-dialogo-intercultural-no-es-una-opcion-es-una-realidad%E2%80%9D-2/
Leer todo...

Melecio Tineo publica y presenta "Catalogo de la serie de curatos del archivo del obispado de Huacho 1600 a 1979" (Lima, 2016, 640 pp)

Melecio Tineo  Catalogo de la serie de curatos del archivo del obispado de Huacho 1600 a 1979  (Lima, 2016, 640 pp)

Saludar una nueva obra de nuestro amigo Melecio es celebrar el nacimiento de un nuevo hijo en la familia. Y Melecio es padre de familia numerosa. Después de las habidas en su primer amor, Archivo Arzobispal de Lima, ésta representa la tercera obra sobre el Archivo de Huacho, tras la Serie Documental de Causas de Visitas Pastorales del Archivo del Obispado de Huacho (1613-2003) y de la Serie Documental de Cofradías del Archivo del Obispado de Huacho (1609-1937), publicados en los años 2009 y 2011, respectivamente.

La obra es sabiamente prologada por el P. Dr. F. Javier Campos y Fernández de Sevilla, Director del Instituto Escurialense de Investigaciones Históricas y Artísticas ,San Lorenzo del Escorial (Madrid - España), asiduo investigador de los archivos peruanos y flamante doctor honorario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

 

Cuenta también con la autorizada firma de Monseñor Antonio Santarsiero Rosa, OSJ Obispo de Huacho, quien muestra tanta gratitud y confianza en quien es el director del Archivo diocesano.

Pertenece a la serie de causas de Curatos del Archivo del Obispado de Huacho que pertenece a la Sección Curia Eclesiástica y abarca los años 1600-1979 y se describen 1827 documentos articulados en 27 legajos.

El Catálogo sigue la lograda estructura de la catalogación del Archivo Arzobispal de Lima: descripción completa del documento —fecha, contenido, extensión y estado—, con una signatura sencilla, tanto para ubicar el documento en el archivo como para la cita en los trabajos de investigación.

 

El catálogo se cierra con unos prácticos y completos índices onomástico y toponímico realizados por Erik Gabriel Bustamante Tupayachi, Director de la revista Historia y Región, y Director del G.E.I. Regionalicemos la Historia.

 

Debe recordarse que la digitalización documental de esta Serie se ha hecho gracias al proyecto EAP 333 financiado por la Biblioteca Británica, titulado "Recopilación y preservación de un archivo parroquial en una Diócesis Andina", iniciado en julio de 2010 y finalizado en julio de 2012.

 

La sección de Curatos comprende un amplísimo abanico de aspectos, convirtiéndola en el sector más importante del pasado de la diócesis, tanto por la variedad de temas en ella recogidos, como por la índole de los mismos. Veamos algunos:  Las doctrinas y los anexos pertenecientes a ellas; el limosnas y mandas testamentarias de fieles; capillas y capellanías; administración de sacramentos; sacristanes de las respectivas iglesias; el cumplimiento o no de las prescripciones de los sínodos; las comunidades de indios y sus derechos; la recolección de ofrendas y tributos; el paso de los visitadores generales por las respetivas parroquias y los aspectos que más revisaban; algunos asuntos de cofradías y roces entre el clero y los miembros de las juntas respectivas; la obligación de la residencia de los clérigos en los territorios del beneficio del curato de almas; el mal ejemplo de algunos sacerdotes a los que rechaza el pueblo y sobre el ejemplar testimonio de otros que piden al obispo los deje en la parroquia donde están, o la defensa que grupos de fieles hacen de algún eclesiástico que ha sido calumniado injustamente, e incluso la autodefensa del propio afectado ante falsas acusaciones; las dificultades para redactar el inventario de alguna parroquia; la pérdida de libros sacramentales y que estén en manos particulares o en otros pueblos y no en el archivo de los templos, etcétera.  También se conserva información relacionada con aspectos civiles que llegó a las parroquias, como oficios de las autoridades municipales —unas veces dentro del ámbito local y otras veces como transmisores de órdenes de ámbito superior—, por ejemplo, las comunicaciones del gobierno para que entreguen joyas para ayuda del sostenimiento de la guerra (1882), o sensibilizar a los fieles para que contribuyan a las necesidades del Papa (1882); circulares en que las nuevas autoridades de un pueblo o ciudad se presentan a los respectivos párrocos; invitaciones de las autoridades civiles a las celebraciones de las fiestas patrias… Se puede encontrar documentos sobre actos de buenas normas de educación como felicitaciones por nombramientos, oficios y cartas de pésame; sobre cesión y trueque de bienes territoriales; información sobre designaciones, ceses, traslados y renuncias de sacerdotes, así como del movimiento y situación de los curas interinos; sobre circunscripciones y límites de parroquias; el estado de conservación de templos y de los caminos que comunican a los diferentes núcleos de las parroquias; solicitudes de licencias canónicas de varios tipos; sobre aspectos económicos relacionados con las rentas, los beneficios y la dotación económica; sobre intromisiones del poder civil en asuntos religiosos o de jurisdicción eclesiástica…

 

Como indica el P. Javier Campos en su prólogo, el presente Catálogo se puede presentar como modelo de actividad técnica especializada al servicio de la cultura realizado desde un Centro eclesiástico, tema en el que la Iglesia de otras diócesis de Perú y otros países tienen serias lagunas de información que sufrimos los investigadores; a eso se une el buen servicio de atención directa y por vía electrónica a los estudiosos que acuden o demandan información.

 

            Les presento el índice

Legajo 1. Años 1600-1644................................................................................19

Legajo 2. Años 1649-1712................................................................................25

Legajo 3. Años 1725-1799................................................................................33

Legajo 4. Años 1800-1880................................................................................39

Legajo 5. Años 1881-1898................................................................................47

Legajo 6. Años 1898-1900................................................................................59

Legajo 7. Años 1900-1901................................................................................73

Legajo 8. Años 1902-1904................................................................................81

Legajo 9. Años 1905-1907................................................................................97

Legajo 10. Años 1907-1909............................................................................113

Legajo 11. Años 1910-1915............................................................................131

Legajo 12. Años 1916-1919............................................................................159

Legajo 13. Años 1919-1923............................................................................181

Legajo 14. Años 1923-1926............................................................................201

Legajo 15. Años 1926-1928............................................................................219

Legajo 16. Años 1929-1932............................................................................243

Legajo 17. Años 1932-1934............................................................................275

Legajo 18. Años 1934-1936............................................................................299

Legajo 19. Años 1937-1938............................................................................321

Legajo 20. Años 1939-1940............................................................................351

Legajo 21. Años 1941-1943............................................................................379

Legajo 22. Años 1944-1948............................................................................411

Legajo 23. Años 1949-1953............................................................................441

Legajo 24. Años 1953-1956............................................................................465

Legajo 25. Años 1957-1959............................................................................489

Legajo 26. Años 1960-1968............................................................................507

Legajo 27. Años 1968-1979............................................................................515

Índice Onomástico..........................................................................................525

Índice Toponímico..........................................................................................607

A título de ejemplo busco en el índice onomástico el vocablo "Arróniz" por el Siervo de Dios y aporta estos interesantes datos:

1945. Huacho. Solicitud hecha por el padre Sebastián Pujol, provincial de los misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, manifestando la señor arzobispo Pedro Pascual Farfán, que habiendo sido elegido el padre Eusebio Arróniz, superior de la casa de Huacho, por traslación del padre Luciano Codina, suplico a su ilustrísima se digne extender el nombramiento del párroco a favor de dicho padre Arróniz, de cuya virtud, ciencia, celo y experiencia puede dar cumplido testimonio. Jerónimo Carranza, vicario general. 3 folios.

1948. Lima. Solicitud hecha por el vice-provincial de los misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, Sebastián Pujol, pidiéndole al señor cardenal Juan Gualberto Guevara, la gracia de que se digne nombrar vicarios operadores de la parroquia de San Bartolomé de Huacho, a los padres Eusebio Arróniz y Gabino Recalde, de nuestra congregación claretiana, vista la presentación que antecede del vice-provincial nombramos vicarios operadores de la parroquia de Huacho a los padres mencionados con las facultades que les acuerdan derecho. Regístrese y comuníquese. Ignacio Arbulú Pineda. 1 folio.

De LISSÓN CHÁVEZ, Emilio; arzobispo de Lima: 12.30, 12.87, 12.94, 13.6, 13.24, 13.49, 13.55, 13.58, 13.60, 13.106, 14.14, 14.68, 15.5, 15.13, 15.17, 15.37, 15.38, 15.40, 15.42, 15.53, 15.55, 15.58, 15.61, 16.9, 16.11, 161.4, 16.18, 16.24, 16.26, 16.28, 16.36, 16.41, 16.117, 17.25, 17.55, 18.30, 19.14, monseñor: 15.59, 16.31, 16.32, 16.33, 16.40, 16.72, 16.96, 17.11, 17.12, 17.18, 17.33, 17.34.

LISSÓN, Emilio; 17.84, 20.98, arzobispo: 24.35, monseñor: 21.48, 21.57, 23.69, 25.17.

Busco "Quives" y miren qué interesante dato nos aporta sobre la ermita de Santa Rosa:

17.23. 1933. Arahuay. Petición hecha por el párroco Ricardo Orduña Zevallos, manifestándole al ilustrísimo administrador apostólico que encontrándose la ermita de Santa Rosa de Quives en la jurisdicción de mi parroquia, restaurada no hace muchos años y siendo esta ermita uno de los grandes monumentos de la fe y del arte religioso, cuyos moradores no saben custodiarle y antes de que el abandono pueda llevar a la destrucción, he optado reorganizar un comité compuesto de personas residentes en los alrededores del caserío de Quives, estas personas tienen la mejor voluntad de contribuir eficazmente al cuidado del aseo y mejoramiento de la ermita y hacer propaganda para que los moradores construyan sus viviendas con la condición de que cada año contribuyan a solemnizar la fiesta de Santa Rosa, y se devoten algunos a ser mayordomos, solicito a su ilustrísima aprobar la nómina del personal y el estatuto o reglamento que sirva de guía para el mejor ejercicio de sus cargos; estos son presidente honorario el párroco presidente activo. Ernesto Bueno; vice-presidente; Santiago Marcelo, tesorero; señorita Rosa Cosio, tesorera; auxiliar señora Rosa Poma de Bueno; secretario Ananías Vadillo; vocales Leónidas Cosio, Florencio Torres, Arnaldo Vadillo y Mercedes Mayor; vista la solicitud el obispo aprueba la nómina del personal el que funcionará con dependencia del comité que se formará en esta capital. Vitaliano Berroa, secretario canciller. 3 folios.

Gracias, amigo Melecio Tineo, celebro la publicación, celebro la presentación a la que no pude estar y bien que lo sentí. Los historiadores y todos en general te agradecemos por tan gran servicio a nuestro Perú. 

Leer todo...

Novela de José Miguel Ripa Martínez "¡Madre! Quiero ser Navarrica como tú"

José Miguel Ripa Martínez ¡Madre! Quiero ser Navarrica como tú, Letras de autor, Pamplona, 2015, 1261 pp

Excelente novela para profundizar en el complejo, real, dramático asunto de la vida y del aborto, ubicada en un ambiente bien concreto como es el de la sociedad navarra, tan religiosa, tan transparente pero con los mismos desafíos que nuestro mundo global.

Narrada por Marisol "el soplo divino de vida que, por un corto espacio de tiempo, había habitado entre vosotros, terrícolas, pero que la fatalidad del destino acabó separándome de mi madre irremediablemente".

Se describen con "realismo mágico" situaciones complicadas como el síndrome postaborto que lleva a un suicidio en un caso –el de Celia, amiga de la protagonista- y a una depresión y complejo de culpabilidad en Edurne, la personaje central de la novela. Ella es una joven hermosa, valiente (llega a denunciar a un profesor abusador), estudiosa (médica), alegre, religiosa y querida por su familia (padres Iker y Begoña, hermano Josu; y especialmente por su abuelo Julen–su educador y confidente). Sufre un gran revés al morir Mikel, su  primer novio, pero una vez casada con el apuesto, rico, trabajador pero religiosamente indiferente Xavier, se enfrenta a la situación cumbre de su vida –malformación congénita de su futura hija y el peligro de perder a su esposo a quien tanto ama, se ve constreñida al aborto; todo ello acarrea una depresión creciente que en un momento de alucinación en que cree ver a su adorado abuelo muerto y a su navarrica Marisol.

La novela se abre a la esperanza y es la bebé abortada quien "salva" a la madre y la recibe en ese abrazo eterno, el cielo:  "Dame un beso, mamá" le dije. "Ya estamos juntas. Nadie, jamás, nos podrá separar". Nos habíamos unido en cuerpo y alma para aparecer, risueñas y abrazadas, sobre la superficie del agua, en forma e dos resplandecientes lucecitas. Comenzamos a subir y subir … hasta sentir de nuevo el calor del regazo divino y volver a formar parte de nuestro imperio en "El Corredor de la Esperanza" (p.361). Todo, en medio de un "realismo" crudo y desgarrador en que muere su mamá Begoña de una lipotimia y el esposo viudo Xavier grita al otro lado del pantano por "¡Edurne!" encontrando por eco "un silencio sepulcral" (p.360).

El autor deja claro que quiere "emplazarte a pensar, a meditar y a extraer tus propias conclusiones" (p.361). Sí, a mí me habría gustado que no hubiese habido incomunicación matrimonial, abusos de profesores, convivencia antes del matrimonio, formación religiosa poco humana, abortos, suicidios, … pero se nos pinta como la vida misma, tan real como para no ignorar y tener en cuenta todos los factores que conducen a una vida plena, tan bella como para valorar raíces tan valiosas como las de la sociedad navarra, tan coherente, entrañable, familiar, trascendental. Tanto que el angelito que vivió por minutos entre los terrícolas –Marisol- llegó a formular lo que da título a la obra: "¡Madre, quiero ser navarrica como tú."

 

Autor: José Miguel Ripa Martínez nace en Sangüesa, provincia de Navarra. Posee el título de Magisterio y una primera Licenciatura en Humanidades. Sus primeros años en la Enseñanza se desarrollan en colegios de Primaria y Secundaria de titularidad privada. Su especialización en el ámbito de la docencia se deriva de su segunda Licenciatura en Filología Germánica-Lengua y Literatura Inglesa; docencia que lleva a cabo en Institutos de titularidad estatal. Obras publicadas: Generación en el Punto de Mira, octubre 2012. 2ª edición en octubre 2014. Suspiros del Alma. Latidos del Corazón, marzo 2013. Canción Triste de Herminia en Si Bemol, enero 2014 Y su última publicación: ¡Madre! Quiero ser Navarrica como tú, octubre 2015

RESUMEN DEL EBOOK

Estimado lector. Soy el narrador de esta historia. Soy ese soplo divino de vida que, por un corto espacio de tiempo, había habitado entre vosotros, terrícolas, pero que la fatalidad del destino acabó separándome de mi madre irremediablemente. Esto aconteció cual relámpago que cruza el horizonte de norte a sur en un abrir y cerrar de ojos. Pero permíteme que me reserve el privilegio de llamarme Marisol; ese bonito nombre que mis padres me impusieron antes de que yo naciera. Y ahora que mi querida madre, Edurne, se encuentra bajo una profunda depresión después de haber pasado por ese ignominioso proceso durante el cual mi tierno cuerpecito fue arrancado de su vientre, no puedo menos sino convertirme en el bálsamo que suavice sus sufrimientos. Ella me añora y me quiere; yo sigo siendo su pequeña Marisol. Un día, tras un incontrolable arrebato de pasión maternal, se internó en las aguas de un pantano donde, obsesionada, creía verme de la mano de su abuelo Julen. Intenté apartarla del peligro pero fue un esfuerzo baldío; ella seguía y seguía a la suya… Sabía lo que quería… Sabía lo que le esperaba… Y a partir de aquí, querido lector, como narrador de esta historia que acabo de relatarle, ya sólo me queda la prerrogativa de emplazarte a pensar, a meditar y a extraer tus propias conclusiones.

 

 

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal