jueves, 31 de mayo de 2012

¡BIENAVENTURADA ERES, MARÍA! ¡GUAPA!

¡BIENAVENTURADA ERES, MARÍA! ¡GUAPA!

¡Qué alegría he vuelto a sentir al cantarle a María! Al ver a las “marianas” de la Parroquia de Nuestra Señora de la Caridad reventándole cohetes a la Madre, al verles cantar con tanto afecto a la Virgen María, al ser testigo de tantos detalles de ternura para con la Madre del Cielo y Madre Nuestra. Hasta me parecía ver sonreír un poquito más a la preciosa imagen de la Virgen en el altar.

Y lo mismo vi el 23, en la víspera de María Auxiliadora en un parque cercano a mi casa, cuando una devota contrató a unos mariachis para cantarle en una de las capillitas cercanas a la Hacienda Orbea. Y en el templo a rebosar de María Auxiliadora al que fui peregrinando a las 6 de la mañana. O en el Rosario de la Aurora de la parroquia del Corazón Inmaculado de María en Arequipa.

O en la emisor de Radio María donde me tocó grabar para mi programa HISTORIAS SANTAS que se emite los domingos a la 1 p.m. y a las 9.30 p.m. Abundo en lo mismo, gracias a la visita con mis alumnos universitarios a la exposición “María, mater Dei”, bellísima muestra mariana albergada en el Museo del Palacio Arzobispal de Lima.

Y en las flores de cada día, en mi hogar, con los militantes. Hoy, fiesta de la Visitación, culmina el Mes de las Flores, el Mes de María, y siento en el alma el deber de gratitud, de compromiso. Y en la acción de gracias de la Santa Misa me vienen a la mente las súplicas finales del Mes de Mayo que tanto me gustan:

L.-En este mes de las flores, alas te pido, Madre.

T.-Alas para volar

L.-Alto, muy alto

T.-Sin descansar

L.-No me dejes plegar...

T.-Las alas que Tú me diste,

L.-Hasta que llegue a ésa Tú Luz...

T.-Donde las sombras terminan.

L.-Donde estás tú

T.-Alas te pido, Madre.

L.-Alas cargadas de almas...

T.-Que vuelen también a Ti.

L.-Almas, Madre, de mirada clara y profunda, que fija la vista en la altura puedan cantar con nosotros.

T.-No he nacido para el suelo, que es morada de dolor. Yo he nacido para el cielo, yo he nacido para Dios.

L.-Almas que serán perlas para engastar en tu corona de Madre, de Virgen, de Reina.

T.-De Madre, la más tierna; de Virgen, la más pura; de Reina, la más misericordiosa.

L.-Almas que unidas con nosotros en eternidad de eternidades, te contemplen para siempre a la mayor gloria de Dios.

T.-Amén.

Sí, María, todas las generaciones te llamarán bienaventurada, -en Sevilla te dirían “¡Guapa, guapa, guapa!”, porque eres la Inmaculada, porque eres la Madre de Jesús –Dios y Hombre verdadero-, porque eres la Madre de la Iglesia, la Mujer más joven que el pecado, siempre Virgen, siempre Joven, siempre Madre. ¡Gracias, Hágase, Estar!

Fotos:

. 1 y 2:Expo Palacio Arzobispal de Lima

. 3:Virgen del Hogar de Salamanca, España

. 4:Rosario de la Aurora en Arequipa, llegando a la parroquia Corazón de María.

Leer todo...

miércoles, 30 de mayo de 2012

Invitación al Atrio Paulino sobre LA SALVACIÓN EN EL VATICANO II. Viernes 1 de junio

VIERNES 1 DE JUNIO, 6 P.M. ATRIO PAULINO. LIBRERÍA LAS PAULINAS DE SAN ISIDRO, frente Iglesia del Pilar.
La salvación en el Vaticano II, P. Joaquín Díez, teólogo y periodista, participante en el Concilio
Entrada Libre

La Economía de la Revelación en la Lumen Gentium http://presbiteros.arautos.org/2010/03/23/la-economia-de-la-revelacion-en-la-lumen-gentium/

El objetivo pastoral fue, sin duda, la nota preeminente del Concilio Vaticano II. Tanto Juan XXIII (en el discurso en el que anunció el Concilio, el 25 de enero de 1959, pero sobre todo en el de apertura del Concilio, el 11 de octubre de 1966); como Pablo VI así lo declararon en diversas ocasiones. Su importancia se verá confirmada por las opciones concretas y por los hechos y actos que lo han marcado profundamente. En cierto sentido corresponde más que otros concilios a la estructura de la «historia de la salvación» (o de la revelación) por la cual incluso los «hechos y las palabras»  se llaman mutuamente.

Si bien que la Constitución Apostólica Gaudium et spes no trata directamente de la «economía de la salvación», si se refiere a la historia de la salvación, conceptos profundamente relacionados. La Gaudium et spes  se fija más en el momento presente, si bien recoge los momentos fundamentales de la historia de la salvación. En especial el momento de la creación en el que Dios manifestó – al tiempo que crea al hombre – su plan divino sobre la humanidad y su alianza con un pueblo[1].

1.1  Lumen Gentium

Según algunos teólogos, la Lumen Gentium es el «corazón del Concilio», si bien que la Dei Verbum es considerada, por alguna de estas corrientes como el documento más decisivo[2].

La Lumen Gentium está en el centro del Concilio y es una de las dos constituciones dogmáticas. Con la Dei Verbum toca el ápice de la autoridad magisterial.

Podemos dividir esta Constitución en cuatro grupos de capítulos. El primero sobre el misterio de la Iglesia, en su esencia y en el Pueblo de Dios. El segundo sobre la estructura la Iglesia: pastores y laicos. El tercero sobre el fin específico de la Iglesia: su misión, la santidad y la santificación del mundo así como los religiosos. El cuarto grupo, por fin,  sobre los santos y María; la fase final y eterna de la Iglesia[3].

1.1.1  Los Laicos

En dos momentos, utiliza esta constitución dogmática, le expresión que nos ocupa. Será en el capítulo cuatro, el específico de los laicos dentro de la Iglesia, en el apartado 36.

El Concilio considera la Iglesia más que bajo el aspecto jurídico u organizativo bajo el aspecto total de Pueblo de Dios dentro de la vocación universal a la santidad. Así, el Concilio profundizará más sobre la conciencia de ser Cuerpo Místico de Cristo, entrando en contacto con el mundo contemporáneo y con los diversos pueblos de la tierra, con una conciencia más orientada a la evangelización y a la salvación que Cristo le ha dado.

En este contexto, el Concilio muestra como los laicos son miembros del Pueblo de Dios y que tienen una presencia propia e insustituible, en la comunidad eclesial. La misión de la Iglesia se refleja y se expresa, también, en el estado laical. Teniendo la importancia que la constitución nos muestra, el laico está llamado a una colaboración de enorme alcance con la jerarquía, de la que no puede sustraerse. Sacramentalmente destinado, por el bautismo, a participar también él de los poderes de Cristo y de los carismas concedidos a toda la Iglesia, participa a su vez, por lo tanto, en la triple misión de Cristo, sacerdotal, profética y real.

El Concilio termina recordando que el seglar tiene la obligación de estar y de trabajar en el mundo, como el alma en el cuerpo. Siendo la Iglesia el Pueblo de Dios, escogido y llamado en medio del mundo por obra de Cristo, introduce en la realidad eclesial algo de dinámico. Este Pueblo tiene una vida en continua evolución. Es un camino fijado por Dios que va desarrollándose. Elegido y formado por Dios, por la revelación y los sacramentos, el Pueblo de Dios es, en medio del mundo, señal del Salvador; es como el sacramento de la salvación ofrecido a todos los hombres. Junto con el clero y los religiosos, los laicos entran a formar parte del Pueblo de Dios. Los laicos constituyen el Pueblo de Dios en aspectos y modalidades propias. Ellos se encajan dentro de la «economía de la salvación» de una manera clara y definida, inequívoca. Su misión como miembro del Pueblo de Dios, su colaboración en el plan salvífico de Cristo él las ejerce en la vida profana, en el siglo. Su eclesialidad el laico la vive en el mundo, no «ad extra» de la Iglesia, sino que ellos son la Iglesia en el mundo y actuando como tales[4].

Los derechos y deberes, como miembros de la Iglesia y como miembros de la sociedad humana, los seglares deben saberlos conjugar armónicamente, conscientes de los mismos y de su papel; pues en ningún momento de su vida en el siglo dejan de ser cristianos[5].

No podía dejar de tratar, el Concilio, sobre la relación del laico en la «economía de la salvación» dado el papel clave que en la Lumen Gentium se le otorga.

1.1.2  Oficio De La Santísima Virgen En La Economía
de La Salvación

En el capítulo VIII de la constitución, titulado La Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, en el Misterio de Cristo y de la Iglesia, en su apartado II, se nos habla, precisamente, de su papel en la «economía de la salvación».

Nos dice la constitución que para realizar la redención, el Hijo de Dios «se encarnó por obra del Espíritu Santo de María Virgen»: por lo cual los cristianos deben honrar a María, Madre de Dios[6]. El Concilio quiere, debido al vínculo estrecho e indisoluble que tiene María, como predilecta del Padre, templo del Espíritu Santo y verdaderamente Madre, mostrar la función de la Santísima Virgen en el misterio del Verbo Encarnado y del Cuerpo Místico de Cristo.

En el párrafo 55 de la constitución se nos dice claramente que el papel de María como Madre del Redentor aparece en lahistoria de la salvación siempre más clara. Ella no fue instrumento pasivo, en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación del hombre con fe y obediencia totalmente libres. A su vez, Ella acompaña la obra de la redención desde la concepción virginal, a lo largo de su infancia y de su vida oculta. Sigue a Cristo en su vida pública, en las bodas de Cana hasta la Pasión. Formando parte del designio de Dios, se asoció con ánimo materno al sacrifico de Jesús. Unida a los apóstoles, implora con sus oraciones el don del Espíritu Santo y, finalizado el curso de su vida terrena, fue asunta al Cielo y es exaltada como Reina del universo[7].

La misión medianera de María, por disposición divina, nace de los méritos sobreabundantes de Cristo y se fundamenta en la mediación de Él. Ella, por designio divino, es el alma Madre del Redentor. Y cooperó de modo especialísimo a la obra del Salvador y fue para nosotros Madre en el orden de la gracia[8]. En la economía de la gracia[9]. A su maternidad divina debemos sumar, por lo tanto, su maternidad en el orden de la gracia para todos los hombres.

1.1.3  En la profecía

Dios preparó la venida del Salvador. Esta venida, revelada en los Libros Sagrados del Antiguo y del Nuevo Testamento, es la realización del plano divino para la salvación del hombre. En la interpretación que el Magisterio de la Iglesia hace de las Sagradas Escrituras, nos es presentada la figura de María como imagen de realce y de fundamental colaboración con la Redención. Ya en la caída de nuestros primeros padres, se nos presenta como la Mujer, antagonista de Eva, que, con su Hijo, contribuirá a la victoria sobre Satanás, representado en la serpiente tentadora. Isaías predice el Mesías: «Dios con nosotros» – «Emmanuel —, nacerá de una Virgen».

Los Profetas, los Salmos, los Libros sapienciales configuran el tipo humano, el alma pobre y humilde; simple y dócil a Dios, que acogerán al Redentor. Esta actitud espiritual tendrá en María su expresión más genuina. Es la personificación más perfecta de aquellos que esperan al Señor, y que en la figura de la Mujer prometida a nuestros primeros padres e íntimamente unida al Salvador, adquiere una importancia creciente en el plano de salvación.

1.1.4  En la Encarnación

Llegada la plenitud de los tiempos, continúa la constitución, Dios quiso que la predestinada Madre de su Hijo fuera partícipe, de forma eficaz, a la encarnación, con su «fiat», en su perfecto abandono a la voluntad divina, a la voluntad salvífica, en el momento del anuncio de Arcángel y con su actitud de humildad, obediencia y total consagración a la Persona y a la obra del Hijo de Dios, que se hace también su Hijo. Dios quiso de ella no un instrumento pasivo, sino una cooperación activa para la salvación del hombre, con fe y obediencia. Es por ello que ya los primeros Padres de la Iglesia la consideraron la nueva Eva. Antítesis de ésta, que con su obediencia a Dios cooperó a dar la vida al mundo. Por ello ella es «verdadera Madre de los vivientes». «La muerte por medio de Eva; la vida, por medio de María»: tal es el plano divino de salvación.

1.1.5  En la vida privada de Jesús

La unión de la Madre con el Hijo continúa en la obra de la redención. María no solo vive junto a Él y por ello es testimonio de lo que hace, sino que participa de sus sentimientos y participa de la obra de redención. Ella tiene parte en la santificación del Precursor, presenta Jesús a los Magos, lo presenta en el Templo; y presenta a su Hijo según aquel rito lleno de significado mesiánico, con la profecía de Simeón. Ella oye a su Hijo de doce años, en Jerusalén, anunciando su misión salvífica. Y en Nazaret, en el silencio y en la meditación de las palabras que oye y de las cosas que ve, es una guardiana celosa y dócil de la divina Voluntad[10].

1.1.6  En la vida pública

Con su intercesión, María aparece con un realce lleno de significado en el primer milagro de Jesús, en la primera manifestación pública del Hijo de Dios. Sobre Ella dirá el Señor -ante la exclamación de aquella mujer «Beata tu madre…» – «Bienaventurados aquellos que escuchan la Palabra de Dios y la meten en práctica» (Lc. 11, 17), revelando su perfecta docilidad a Dios, que completa la grandeza moral de la Divina Maternidad.

Creciendo cada día en la fe y en la fidelidad a su Divino Hijo, llevará esa fidelidad al auge en la Pasión, asociándose con ánimo materno a los dolores de Él, consintiendo en la inmolación de la víctima que Ella había generado[11].

1.1.7  Después de la Resurrección

Su presencia en Pentecostés, como centro de la comunidad a la espera del cumplimiento de la promesa, «implora con su oración el don del Espíritu Santo», que completaría en la Iglesia lo que Ella había iniciado en la Anunciación.

Su vida terrena, iniciada con el privilegio de la Inmaculada, se concluye con su gloriosa Asunción al cielo, donde es «exaltada como Reina del universo». Es el fruto perfecto de la redención.

A lo largo de toda la vida de Jesús, María aparece vinculada indisolublemente a la obra de la redención de su Hijo, como confirma la Constitución conciliar sobre la Liturgia (art. 103)[12].

La obra salvífica de Jesús viene aplicada a la almas a lo largo de los siglos, por la Iglesia, realizando el designio divino de salvación. Así, María continua desarrollando, por voluntad divina, en la Iglesia la obra que realizó con Jesús.

1.1.8  Madre de la Iglesia

Las consideraciones formuladas por la Lumen Gentium sobre el papel de la Virgen María en la «economía de la salvación», fueron fundamento, entre otras razones, de la proclamación, al final del Concilio, por parte de Pablo VI, de María como Madre de la Iglesia. Efectivamente, el 21 de noviembre de 1964, el Papa Montini así se expresó:

La divina maternidad es el fundamento de su especial relación con Cristo y de su presencia en la economía de la salvación operada por Cristo, y también constituye el fundamento principal de las relaciones de María con la Iglesia, por ser Madre de Aquel que, desde el primer instante de la encarnación en su seno virginal, se constituyo en cabeza de su Cuerpo Místico, que es la Iglesia. María, pues, como madre de cristo, es también, madre de la iglesia.

¿Por qué, María, es la Madre Espiritual perfecta de la Iglesia? Sin duda que, al ser María la Madre de Jesús, es su más íntima y fiel colaboradora en la «economía de la salvación». Habiendo colaborado en la Redención, el propio Cristo la proclamó Madre de Juan, en el Calvario, y, por lo tanto, de todos los hombres. Como nos lo ha mostrado clara y detalladamente la Lumen Gentium, en su capítulo octavo, María ha sido la colaboradora más cercana del Redentor en la aplicación del plan divino de salvación.

Esta proclamación que Pablo VI hizo, al final del Concilio, y con motivo de la promulgación de la Constitución «Lumen Gentium», de María como «Mater Ecclesiae» es, en realidad, una evidente maduración y un desarrollo fuerte y claro del movimiento de alma de toda la Iglesia, que ha marcado el último siglo. Así lo sintieron los padres conciliares y así lo sintió el propio Papa[13].

No en vano, los estudios marianos en los últimos siglos han ido en aumento, congresos marianos y mariológicos incluidos, contribuyendo a un incremento de la teología mariana que corresponde, precisamente, al papel que el Concilio Vaticano II ha mostrado que Dios ha dado a Su Madre en la «economía de la salvación».

Le queda, a la teología, ahora, el profundizar como dicha cooperación mariana se realiza y las consecuencias que de ella se derivan.

El papel que la Lumen Gentium atribuye a María, de una intervención real, eficaz y universal en el plano salvífico de Dios, no debe ser solo objeto de veneración sino que representa una actividad, una fuerza bajo la cual vivimos. Una realidad sin la cual no se vive ni se actúa en el orden sobrenatural. No podemos prescindir de Ella, pues nos opondríamos al plano divino de salvación. Es una devoción, como nos subraya el Concilio, «eclesial», inserida en el misterio de la Iglesia, en calidad de miembros de la Iglesia y que nos mueve a una mayor comprensión y entrega a Cristo y a profundizar en su «economía de la salvación».

HERNÁNDEZ MEDINA, José Francisco. La «Economía de la Salvación» Universidad Gregoriana – Facultad De Teología: Departamento de Teología Fundamental. 2009. p. 79-85.


[1] Cf C. Aparicio Valls, «La plenitud del Ser Humano en Cristo», Gregorianum Roma (1996), 202-207.

[2] Cf. L. Sartori, La «Lumen Gentium», Padova, 1994, 7.

[3] Cf. L. Sartori, La…, 21-30.

[4] Cf T.Goffi, Lumen Gentium, guida alla lettura della costituzione, Roma 1966, 119-125.

[5] Cf Lumen Gentium 36.

[6] Cf Lumen Gentium 52.

[7] Cf Lumen Gentium 55-59.

[8] Cf F. Franzi, Lumen Gentium, guida alla lettura della costituzione, Roma 1966, 224-228.

[9] Cf Lumen Gentium 60-62.

[10] Cf F. Franzi, Lumen Gentium…, 228-231.

[11] Cf Lumen Gentium 58.

[12] Cf F. Franzi, Lumen Gentium…, 232.

[13] Cf F. Franzi, Lumen Gentium…, 240.

 

Leer todo...

¡PAZ PARA ESPINAR! Comunicado de la Conferencia Episcopal ante los últimos sucesos que ocurren en Espinar

Conferencia Episcopal Peruana

EL DIÁLOGO ES EL CAMINO PARA CONSTRUIR LA PAZ

“Felices los que trabajan por la paz, porque Dios los aceptará como sus hijos” (Mt. 5, 9).

Ante los últimos y lamentables acontecimientos que se han producido en Espinar - Cusco, con irreparables pérdidas de vidas humanas, numerosos heridos,  y cuantiosos daños materiales, nos dirigimos a todos, hombres y mujeres de buena voluntad, para invocarles a un diálogo transparente, como único camino para construir la paz en nuestro País:

 

1.      La violencia expresa el fracaso del diálogo, engendra el doloroso enfrentamiento y odio entre peruanos.  En consecuencia se frena el proceso de desarrollo humano integral, el crecimiento de los pueblos y las justas oportunidades para la inclusión de todos en la gran familia peruana.

 

2.      Urge construir una cultura de paz.  La paz presupone un diálogo constructivo, transparente, tolerante,  respetuoso por  la vida, el medio ambiente, la dignidad de la persona humana y el bien común.

 

3.      Toda vida debe ser protegida y respetada, tanto la de nuestros hermanos de las comunidades campesinas, como las que quienes, en cumplimiento de su deber constitucional, procuran el restablecimiento del orden.

 

4.      Invocamos se restablezca el diálogo entre los actores sociales para resolver pacífica y eficazmente los conflictos que se han suscitado.

 

5.      Convocamos a las autoridades, a las fuerzas del orden, a los dirigentes y las comunidades, a preservar el orden social, sin ceder a la grave tentación de la violencia.

 

  1. La Iglesia Católica siempre estará dispuesta a colaborar, desde su misión evangelizadora, para propiciar canales de diálogo y entendimiento, a fin de superar cualquier problema que afecte la paz y el bien común entre peruanos.

 

Invitamos a todos a pedirle a Dios, por medio de Jesucristo, que nos haga instrumentos de paz, constructores de  un Perú fraterno y solidario que crece en la justicia, se afianza en la inclusión social y se construye en la unidad y la verdad.

 

 

Lima, 30 de mayo de 2012

 

 

 

+ Mons. Salvador Piñeiro García-Calderón

Arzobispo Metropolitano de Ayacucho

Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

Leer todo...

martes, 29 de mayo de 2012

SANTIDAD EN LA LIMA VIRREINAL

Auténtica maravilla de exposición en el contenido (documentos originales, primeras biografías, de santos, beatos y siervos de Dios) como en la forma (muy didáctica). Estará hasta el 1 de agosto. De lunes a viernes de 9 a.m. a 8 p.m. y sábados de 9 a.m. a 13. En la foto, vitrina dedicada a las publicaciones y murales sobre Santo Toribio Mogrovejo.

Les comparto la nota del diario EXPRESO y algunas fotos que tomé.

http://www.expreso.com.pe/noticia/2012/05/18/santidad-en-la-lima-virreinal

Antiguamente el 10% de la población vestía el hábito religioso.
Con gran éxito se llevó a cabo en las instalaciones de la Biblioteca Nacional del Perú, sede San Borja, el Simposio Internacional “La santidad en la Lima virreinal”, que contó con la participación de ponentes internacionales quienes disertaron sobre la vida y milagros de santos peruanos como Martín de Porres, Pedro de Urraca Rosa de Lima.
Durante dos días el público asistente pudo conocer aspectos poco atendidos de la vida de estos santos, señalándose que a menos de cien años de su existencia, en 1630 la población de Lima tenía alrededor de 40,000 habitantes y a decir del franciscano criollo fray Buenaventura de Salinas y Córdova, la ciudad tenía “unas 40 iglesias y capillas” que anualmente “ofrecían al cielo 300,000” misas, y entre dominicos, franciscanos, agustinos, mercedarios, jesuitas, clérigos y monjas enclaustradas, más del 10% de la población vestía el hábito religioso.
Hacia 1683 el sevillano Antonio de Montalvo –biógrafo de santo Toribio de Mogrovejo–, aseguraba que la gran Ciudad de los Reyes –capital del virreinato más grande y opulento del Nuevo Mundo– era la viva imagen de la Jerusalén Celestial descrita en el Apocalipsis “y bien puede presumirse piadosamente que la diseñó Dios para que la fundasen los españoles por cabeza de las nuevas tierras, y nuevos cielos, que se descubrieron y conquistaron”.
Ya para estas fechas habían beatificado a Santa Rosa de Lima (1668), a San Francisco Solano (1675) y al propio Santo Toribio de Mogrovejo (1679) y en la Santa Congregación de los Ritos en Roma se ventilaban “tantas causas de siervos de Dios de Lima, y del Perú, que sólo de sus nombres se podía formar una letanía limana”.
Otras canonizaciones llegarían mucho después como la de San Juan Macías (1585-1645), beatificado en 1837 y canonizado en 1975, o la del célebre lego mulato fray Martín de Porres (1579-1639), beatificado en 1837 y canonizado hace tan solo cincuenta años, el 6 de mayo de 1962.

Relevancia de la ciudad capital
Para el director de la Biblioteca Nacional del Perú, organizador de este magno evento, doctor Ramón Mujica Pinilla, Lima no sólo tenía una importancia geográfica, por ser sede del virreinato, sino también espiritual. “No es accidental que haya sido Lima la ciudad donde convivieron cinco santos (San Toribio de Mogrovejo, San Francisco Solano, Santa Rosa de Lima, fray Martín de Porres, San Juan Masías), sin mencionar al pelotón de beatos y beatas, visionarios, místicos, etc.”, continúo Mujica.
En el virreinato podría considerarse que Lima era una ciudad monasterio, donde más del 10% de la población usaba hábito y la gente era muy creyente. “todo estaba orientado hacia el mundo sobrenatural”, refiere.

Santidad en nuestros tiempos
“Yo no sé si la santidad hoy en día sea un tema de preocupación, quizás los santos toman otras formas. En el virreinato, la sociedad era profundamente creyente y católica con una cosmología donde existía un cielo, un infierno, un purgatorio, donde actuar mal era pecado, yo no sé si hoy muchas cosas de estas están vigentes. Por ejemplo la propia Iglesia Católica ha relativizado muchos conceptos. El Vaticano ahora sostiene que ya no hay purgatorio porque era una cuestión ideológica del siglo XIII”, reflexionó Mujica.
Igualmente, el director de la Biblioteca Nacional invitó a que los estudiosos inicien investigaciones sobre los santos en Lima. “Se están empezando a trabajar muchas investigaciones, lamentablemente son pocos los que investigan sobre santidad, Aún queda mucho por investigar”, sentenció.

Leer todo...

EXPO SAN MARTIN 50 AÑOS. PROCESO DE CANONIZACIÓN

El Ministerio de Relaciones Exteriores con el Museo de la Catedral nos brindan esta original exposición recreando la vida de nuestro entrañable San Martín, en la perspectiva de los 50 años de su canonización. 20 gigantografías con numerosas fotos y variados textos sobre la vida de San Martín y el proceso de canonización, desde el Consulado del Perú en el Vaticano.

Está en la Casa de Ejercicios de Santa Rosa (Jirón Miró Quesada, al lado de la iglesia de San Pedro y de la Av. Abancay).

No se la pierdan que la clausuran el 31 de mayo. Ojalá que la pongan en internet o repongan en otros lugares.

Leer todo...

lunes, 28 de mayo de 2012

CRISTO BLANCO DE QUEQUEÑA

Es obra del genial Fredy Luque Sonco, quien nació en Arequipa el 11 de julio de 1971. Estudió en la Escuela Regional de Bellas Artes "Carlos Baca Flor" obteniendo el diploma al mérito otorgado por este centro de estudios.

Entre las esculturas mas sobresalientes que ha realizado tenemos: El conjunto monumental a San Juan Don Bosco, en Huancayo y Arequipa; Cristo Blanco en Arequipa; El Ekeko, Jose María Claret en Huancayo, Lima y Arequipa; Virgen Corazón de María en Lima; Conjunto de Esculturas en la Plaza de Cerro Colorado, Arequipa.

Obras en el extranjero tenemos: Escultura Monumental Nuestra Señora del Encuentro, en México, Chile, Colombias, New York y Alemania; Escultura retrato de Daniele Comboni en Alemania Italia y Chile; Escultura Monumental a Umbert Terenzi en Italila, Colombia y Perú.
Imponente Cristo Blanco de Quequeña en la cima del Cerro Sonccomarca, del cual se observa las anderias agrícolas, la campiña y una hermosa vista del Distrito de Quequeña.

Se encuentra a 25 km al sureste de la ciudad de Arequipa (40 minutos en auto). Esta zona ha sido habitada por lupacas, aymaras, quechuas, collaguas, puquinas y, a mediados del siglo XV, por los incas. El nombre de este pueblo provendría de la voz puquina "quequeña", que significa "lugar rocoso y sólido".

Los principales sitios de interés son la Alameda de los Sauces, la Alameda de los Muertos y la Quebrada de Guanaqueros; cuenta además con una iglesia recién restaurada.

Históricamente tiene un valor significativo pues cuenta con los petroglifos de Gayalop y Curlaca con más de 15 mil años de antigüedad, a los cuales se puede acceder caminando desde la plaza de Quequeña. Aquí también se encuentra la Casa de los Mártires, museo donde se recuerda a los valerosos soldados que fueron ejecutados por los chilenos durante la guerra.
También sobresale su iglesia colonial de una torre, ubicada en plena plaza distrital; y el mirador Sonccomarca. Por otro lado, su paisaje se caracteriza por presentar andenes de influencia Aymara e Inca. Estos actualmente sirven a la agricultura local, siendo la principal actividad económica de la zona.
Leer todo...

MARÍA CORAZÓN DE AMÉRICA: http://www.zenit.org/article-42296?l=spanish

http://www.zenit.org/article-42296?l=spanish

María corazón de América

Una presencia viva en todo el continente

Por José Antonio Benito*

LIMA, Domingo 27 mayo 2012 (ZENIT.org).- Con ironía y agudeza a un tiempo, el literato mexicano Octavio Paz, escribía: «El pueblo mexicano, después de dos siglos de experiencias y fracasos, no tiene más fe que en la Virgen de Guadalupe y en la Lotería Nacional». Quedémonos con lo primero. Hoy no tenemos otro factor más importante para buscar la identidad mexicana que la Morenita. Ella ha sido el corazón maternal que ha acogido a todos sin excepción, desde el humilde indiecito Juan Diego hasta Emiliano Zapata.

Lo sucedido en esta nación ha tenido lugar en la veintena de naciones engendradas a la fe por España y Portugal. Con razón pudo decir Juan Pablo II en Zaragoza el 10 de mayo de 1984: «Decir España es decir María... Y decir Iberoamericana, es decir también María, gracias a los misioneros españoles y portugueses”.

Una de las naves de Cristóbal Colón será la de Santa María. Su bandera de raso grana llevaba en una y otra cara, bordados en oro, las imágenes de Cristo y María. El 3 de agosto de 1492 salían del convento de Nuestra Señora de la Rábida; fijando sus ojos en la torre todos los marineros, pidieron de rodillas a Nuestra Señora la última bendición. Veamos cómo nos cuenta el mismo Colón en su "Diario" el momento del Descubrimiento, durante el canto de la Salve:

"Esta tierra vida primero un marino que se decía Rodrigo de Triana... Por lo cual, cuando dijeron la Salve, que la acostumbra¬ban decir e cantar a su manera los marineros, y se hallan todos... A las dos horas después de media noche pareció la tierra."

Dos siglos después del Descubrimiento, la genial poetisa Juana Inés de la Cruz, cumbre del barroco mexicano, dirá por toda Hispanoamérica «¡que no sé que se tiene el que en tratando de María Santísima se enciende el corazón más helado!”.

La Conferencia de Puebla se ratificó en este sentir: «María tiene que ser cada vez. Más la pedagoga del Evangelio en América Latina» Bastaría para comprobarlo el recorrer la «geografía mariana» o el mapa americano, compuesto a base de advocaciones y santuarios que como hitos de luz alumbran su tierra. La capital argentina, Buenos Aires, debe su nombre a su descubridor Pedro de Mendoza el día de la Purificación de María (2-11-1535) imponiéndole el de Santa María de los Buenos Aires en recuerdo de Nuestra Señora de Buenos Aires, cofradía de navegantes en Triana (Sevilla); Zacatecas, fue en un primer momento Nuestra Señora de Zacatecas; Valparaíso en Chile fue Nuestra Señora de Puerto Claro; la capital de Bolivia fue Nuestra Señora de la Paz por fundarla Alonso de Mendoza en 1543 tras la pacificación del Perú por La Gasca. Si ojeamos un mapa de Sudamérica nos encontraremos con nombres tan familiares como Rosario (Argentina), Santa María de la Antigua en Guatemala, Asunción (capital de Paraguay).

La toponimia es sólo una firme expresión del sentir mariano del continente en el que arraigan costumbres tan populares como la generalización del saludo «Ave María Purísima», la celebración del mes de mayo, la devoción del Rosario de la Aurora que llegó a contar con 15 Rosarios salidos de sus respectivas iglesias en la Lima de 1692. Florecen las cofradías y con-gregaciones de Nuestra Señora, los romeros y danzantes de la Virgen. Los serenos cantaban también a María al dar la hora en las calladas noches; fachadas adornadas con el anagrama de María o con los versos en zaguanes o esquinas con imágenes de María:

«Nadie traspase este umbral
que no diga por su vida
que es María concebida
sin pecado original».

El templo del Pilar, en Zaragoza (España), antesala de Hispanoamérica, recoge 19 banderas de las repúblicas americanas engendradas por España y que fueron bendecidas por el Papa San Pío X en 1908. Todas ellas tienen un santuario célebre o un patronazgo mariano: México, Guadalupe; Argentina, Uruguay y Paraguay, Nuestra Señora de Luján; Cuba, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre; Venezuela, Nuestra Señora de Coromoto; Colombia, Nuestra Señora de Chiquinquirá; Santo Domingo, Nuestra Señora de Altagracia; Ecuador, Nuestra Senora del Quinche; Bolivia, Nuestra Señora de Copacabana; Brasil, Nuestra Señora de la Aparecida; Chile, Nuestra Señora de Andacollo y Nuestra Señora del Carmen; Perú, Nuestra Señora de las Mercedes y Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora del Viejo; Honduras, Nuestra Señora de Suyapa: El Salvador, Nuestra Señora de la Paz; Guatemala, Nuestra Señora del Socorro; Costa Rica, Nuestra Señora de los Ángeles.

Juan Pablo 11 en su mensaje a los Congresos Internacionales Mariológico y Mariano celebrados en Zaragoza en 1979 afirmó que "esta distinguida piedad mariana y el fervor por cuanto significa el honor para la Madre de Dios, tienen pulsación propia desde época inmemorial, a ritmo con su historia y su creciente patrimonio espiritual".

Uno de los máximos especialistas en mariología, padre Enrique Llamas, concluirá en su estudio La Virgen En España y América:

Este patrimonio de fe y devoción mariana, hecho uno con la vida del pueblo y presente en las grandes gestas de carácter socio-religioso, España lo trasvasó a América, integro y enriquecido con el descubrimiento y la consiguiente evangelización, que le dieron origen histórico... Es éste un hecho básico y fundamental que constituye la clave para interpretar y entender, no sólo la historia de América Latina, sino su misma historia y el significado de su ser, de su realidad concreta.

Leer todo...

jueves, 24 de mayo de 2012

ADIÓS A LA MADRE FRANCISCA PEÑA, SALMANTINA SIERVA DE SAN JOSÉ, EN SU PARTIDA PARA EL CIELO, A LOS 94 AÑOS DE EDAD, 70 DE VIDA RELIGIOSA, 58 EN PERÚ

El martes 22 de mayo, en el Colegio Patrocinio de San José, de Breña (Lima), tuve el gozo de participar en la Eucaristía de acción de gracias por la vida de Francisca Peña –“Madre Peñita”, ssj, quien había descansado en el Señor para siempre a la 1 de la mañana del 21 de mayo. Dos días antes, tuve la suerte también de venerar las reliquias de la santa fundadora de la congregación de las Siervas de San José, Santa Bonifacia Rodríguez. Presidió la celebración el P. Juan Cuquerella SJ, Director Nacional de Fe y Alegría del Perú, acompañado de otros jesuitas como el P. A. Castañeda. Se hicieron presentes, además de sus hermanas Siervas de San José, un buen número de congregaciones religiosas, los profesores, alumnos y exalumnos, así como padres de familia del colegio. Madre Lucrecia, SSJ, fue coordinando los numerosos testimonios programados como el de Mary Carmen, provincial, Ida Lingán, directora del Colegio, Carmen Ormaechea (religiosa de la Bienaventurada Virgen María), Rosario Gutiérrez, ssj de Salamanca, y otros espontáneos de religiosas y exalumnas. La proclamación de una de las lecturas la hizo Madre Elvira Peña, religiosa de las Hermanas de los Ancianos Desamparados. El denominador común de los testimonios fue el resaltar la donación sencilla y gozosa, con todos, de Madre Peñita, como se registra en el recuerdo entregado y que les comparto.

Leer todo...

miércoles, 23 de mayo de 2012

¡Manolo, amigo sencillo, cruzado fiel, intercede por nosotros!

Amigos: Les comparto el texto de la entrañable homilía del P. Santiago Manso en la Misa funeral por Manuel Tomás Amorós, primer cruzado de Santa María laico en llegar a la eternidad. .Se adjuntan fotos relacionadas con Manolo: en el cementerio en Carabanchel (momento en que se depositó la urna con las cenizas en la tumba del Instituto, donde fue enterrado el P. Eduardo Laforet, quien ofreció su vida por el Papa Juan Pablo II) y la celebración de la Misa funeral, en la tarde del miércoles 16 de mayo.

Homilía en el funeral de Manolo. P. Santiago Manso

Gabriel Marcel decía:

o “El verdadero problema no es mi muerte.., sino la de los seres queridos…”

· Y añade Martín Descalzo en una de sus obras (Razones para vivir):

o “Es cierto: morir sólo es morirse..;

o ver morir a los que amas..,

o es una mutilación para la que la naturaleza humana, no parece estar nunca preparada…”

· ¿Quién de nosotros puede decir que esto no es verdad?

· ¿Quién de nosotros no lo ha sufrido…?

· ¿Quien de nosotros, por muy corta o larga que ya sea su vida no lo ha experimentado…?

· Por eso, no querría decir una palabra absurda, como la de aquella niña a la que un día le preguntaron:

o “¿Y tú qué harías para consolar a una persona triste?

o A lo que la chavalita respondió, después de quedarse un rato pensativa: “Pues yo, le haría cosquillas…”

· Querido Manolo, haznos cosquillas en el alma en esta tarde, por ver si se ahuyenta de nosotros la tristeza.., y nos consuelas un poco…, un poco Manolo…

· Yo me consolaba en estos días haciendo memoria histórica.., buscando unas líneas suyas.., un recuerdo…, una foto en los archivos…

o ¡Como nos aferramos a lo que nos queda.., cuando alguien parte.., se marcha.., y nos deja…!

o Y es que los que todavía estamos en el tiempo, y peregrinando por la existencia.., no podemos dejar de ser tributarios de vivencias pasadas.., de impresiones vividas.., de un deseo de continuidad…

o ¿Por qué no guardaremos más.., mientras podemos…?

o ¿Por qué somos tan superficiales en el trato.., en la convivencia.., en la relación.., mientras tenemos a ese junto a nosotros; que es el hermano.., que es el amigo.., que es ese otro yo…!

o ¿Por qué somos así..? ¿Por qué somos tan pobres…?

· El 15 de Octubre de 1989, Jesús Amado, aquí presente.., el P. José Ángel Madrid, aquí presente.., y Manuel Tomás Amorós, partían hacia Perú para la fundación de la Cruzada de S. María en Arequipa… Antes de partir les formularon cuatro preguntas históricas, a las que Manolo respondió y que yo quiera en esta tarde recordar…

· 1ª Pregunta: Manolo ¿Qué supone ir a Arequipa dejando familia.., amigos.., profesión.., patria..? El respondió:

“En realidad no dejo nada.

Mi partida va a servir para que todos nos enriquezcamos…

· 2ª Pregunta: ¿A qué te refieres?

La relación con las personas más queridas se hace a veces rutinaria, pero cuando surgen circunstancias extraordinarias como ésta, es cuando se siente toda la fuerza del amor hacia ellas; padres, hermanos en vocación…

· 3ª Pregunta: ¿Qué va a suponer para tu vocación, Manolo?

Afianzarme en la realidad de que la vida es todo un don de Dios.

Mi vida es un obsequio de Dios, solo a Él pertenece y sólo a El deseo entregarla libremente. Entiendo que la máxima manifestación de la libertad es el compromiso, es decir, la canalización de las fuerzas espirituales que poseo hacia Jesucristo.

· 4ª Pregunta: ¿Qué ha supuesto la noticia en tu familia?

Al principio desconcierto, después muchas preguntas y finalmente aceptación… Desde ahora todos los viernes del año, al anochecer, en sus visitas habituales a Jesús de Medinaceli, mis padres tendrán un recuerdo especialísimo para este hijo suyo, que a tantos kilómetros de distancia bendice el día en que le dieron la vida… (Revista Estar. Diciembre de 1989, pgs. 29 y 30).

· Hasta aquí las preguntas y las respuestas…

· ¿Pero os habéis dado cuenta, mis queridos hermanos, que sus respuestas de 1989 nos sirven hoy.., aquí.., y ahora en esta tarde…, si las ponemos dichas por él en clave del lunes 7 de Mayo, Lima, año 2012, momento de su partida para el Cielo..?

· Os las subrayo.., para que nos demos cuenta.., y experimentéis ahora.., lo que yo experimenté cuando lo descubrí… Son como su testamento espiritual para nosotros:

o Mi partida va a servir para que todos nos enriquezcamos…

o Cuando surgen circunstancias extraordinarias como ésta.., es cuando se siente toda la fuerza del amor hacia las personas.., padres, hermanos en vocación…

o La vida es todo un don de Dios. Mi vida es un obsequio de Dios.., solo a Él pertenece.., y sólo a El deseo entregarla libremente…

o Al principio la noticia produce desconcierto.., después muchas preguntas.., y finalmente aceptación…

o ¡Magnífico Manolo…! ¡No lo olvidaremos jamás…!

· No me resisto a terminar esta homilía sin hacer referencia a la Santísima Virgen en su vida… La cita que os leo, la entresaco de sus impresiones personales de sus primeros Ejercicios Espirituales (Revista Estar, Diciembre 1990, pg. 20). Nos dice:

o Los Ejercicios Espirituales fue recibir la luz sobrenatural por medio de María…

o El director nos hablaba mucho de la Virgen…

o Ello me trajo a la memoria mis años escolares con los Salesianos de Atocha, donde junto con el alimento intelectual, se nos inculcaba una tierna devoción a María Auxiliadora.

o Yo me sentía incapaz de cambiar a mi edad juvenil, y le pedí a la Virgen que me hiciese sencillo como el niño que había sido.

o Han pasado 20 años y aquel botones de banca, no ha variado un ápice sus deseos de vivir los Ejercicios Espirituales…

o Además se me ha concedido la gracia de saltar a Misiones, para que a mi vez ofrezca a otros lo que gratis se medio.”

· Y os vuelvo a subrayar…

o Fue recibir la luz sobrenatural por medio de María.

o Le pedí a Ella que me hiciese sencillo.., como el niño que había sido…

o ¡Sencillo! ¡Una palabra que resume toda su vida…!

o ¡Sencillo..! Ese modelo de santidad que nuestro Padre Tomás Morales llevaba en el alma, y nos transmitió en sus escritos:

§ “Hacen falta más que nunca santos sencillos.., ocultos.., humildes.., a lo Nazaret…”

o ¡Y la Virgen se lo concedió hasta el último día de su vida…, y nosotros somos testigos…!

o ¡Manolo.., amigo sencillo.., cruzado fiel.., intercede por nosotros…

Leer todo...

lunes, 14 de mayo de 2012

PASCUA DEL ENFERMO EN EL HOSPITAL DE SALAMANCA

Amigos: Les comparto la celebración eucarística del día de ayer, Virgen de Fátima, pascua del enfermo en España, desde el hospital clínico de Salamanca, donde aparece mi padre recibiendo la unción de enfermos. Gracias a Dios, se va recuperando. Saludos cordiales. Regreso el 20 de mayo a Lima
José Antonio

 EL DOMINGO 13 DE MAYO SE CELEBRÓ LA PASCUA DEL ENFERMO EN EL HOSPITAL CLÍNICO DE SALAMANCA

Con la presencia de don Florentino Gutiérrez, vicario general de la diócesis, que presidió la celebración eucarística, se celebró la pascua del enfermo en el Hospital Clínico de Salamanca el pasado domingo 13 de mayo. Fue acompañado en la celebración por don Santos González, capellán del hospital. Participaron del acto los pacientes, familiares, personal sanitario y los responsables de la pastoral de la salud, con la Hermana Elisa Manzano, Hija de la Caridad, a la cabeza.

La concurrida y solemne liturgia se vio realzada con el estupendo coro "San Agustín" dirigido por el P. Pedro Blanco.

Hay que realzar que la celebración ha sido un acontecimiento gozoso y festivo que venía a clausurar toda la Campaña del Enfermo iniciada el día del enfermo, festividad de la Virgen de Lourdes. En la misma se ha intentado crear en la comunidad del hospital una mayor sensibilidad hacia los miembros enfermos y un compromiso por la promoción de la salud.

El presidente celebrante, don Florentino, glosó en su homilía el mensaje de los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral "El poder curativo de la fe" y lo sintetizó en cuatro puntos: 1) Una realidad: La salud humana es vulnerable. 2)  Una pregunta: ¿Qué sentido tiene el dolor? 3) Una prueba: Nuestra fe. 4) Una respuesta: "Cuando la fe se vive de verdad, sana, cura, salva y se convierte en fuente de salud". Todo, en verdad, se reduce a amar, en gratuidad, sin esperar nada a cambio. "Cuando un enfermo se siente querido, amado, se abre a la esperanza, se salva".

Uno de los momentos más emotivos fue cuando se administró el sacramento de la Unción de Enfermos a ocho pacientes que, acompañados de sus familiares, participaron en la celebración.

La verdad es que se palpó en todo momento un ambiente entrañable y familiar en el que los enfermos fueron los protagonistas, gozosamente acompañados por sus familiares y el personal sanitario y los animadores de la pastoral sanitaria. Como escribieron los obispos en su mensaje: "la  Pascua del Enfermo en este año de la fe" ha ayudado a "quienes sufren, a cuantos viven en situación de duelo, y a todas las personas que les atienden, a descubrir que la fe en el Señor Jesús, buen Samaritano, es la mejor aliada de nuestra vida". Por feliz coincidencia con la fiesta de la Virgen de Fátima, experimentamos el último deseo del mensaje: "María, la mujer creyente y solidaria, que por la vía de la adhesión inquebrantable a Dios, caminó hacia una privilegiada plenitud, nos acompaña en el camino de la fe". 

Leer todo...

miércoles, 9 de mayo de 2012

¡ADIÓS MANOLO, HASTA EL CIELO!

Amigos:

Hoy hemos vivido un encuentro entrañable para despedir a nuestro querido Manolo, cruzado de Santa María, 23 años en Perú, profesor del colegio agustiniano “San Martín” en Pueblo Libre.

1. La primera foto nos la ha enviado el P. José Ángel y nos recuerda su gran afición montañera en los primeros años como militante de Santa María, cuando era “botones” de banco.

2. Su última foto, al lado del colegio, momentos antes de salir para la procesión de los 50 años de la canonización de San Martín. Ganó el jubileo, hizo un formidable reportaje de la procesión del santo, y ya está con él en el Cielo

3. Cantando “Flores a María” en la sala del velorio. Casi todas las promociones colegiales le regalaron coronas florales; varios de los alumnos escribieron textos preciosos como: “Profesor Manuel , posiblemente fuiste el mejor profesor, el más divertido y cariñoso; no olvides que seguiré repasando lo que nos enseñaste; desde aquí te envío un abrazo y espero la estés pasando bien allá arriba por volveremos a ver cuando me toque a mí”. Un alumno presentó un sentido video en el que sale Manolo dando clase y cantando.

4. Formidable altar barroco de la iglesia parroquial de La Magdalena, regentada por los PP. Agustinos Recoletos. Presidió el P. Ricardo, ORA, provincial y concelebraron el P. Héctor Casas y el P. Ramón Castejón. Destacó en su homilía la bondad de Manolo, su paz, su alegría, el saber unir ciencia y didáctica, su amor a la Virgen, su discreción, el saber hacer familia… Al final, José Antonio Benito, en representación de los cruzados, dio las gracias a los padres celebrantes, a los PP. Agustinos, la comunidad educativa, la presencia de los militantes, las cruzadas, miembros de la FENIS (Federación de Institutos Seculares), los vecinos y todos en general. Destacó su ser contemplativo (oración, canción, disponible, sencillo, alegre) que lo llevaba a todos; y la providencial peregrinación para honrar a San Martín, con todos los profesores, alumnos, miembros seculares consagrados. Resaltó que su final es el símbolo del laico consagrado que siempre está en camino, alegre, cantando, hacia el trabajo…y da su vida en plena calle, convirtiendo el suelo en Cielo.

5. Imágenes de la despedida en el colegio. Habló el Director y varios profesores, elogiando su laboriosidad, generosidad, su alegría. Aquí se fueron despidiendo todos, mientras que se iban desgranando avemarías y cantando canciones. Realmente hemos vivido como si fuese un Retiro Espiritual, llenos de paz, de comunión, de alegría.

6. Por decisión de la familia se han cremado sus restos y las cenizas reposan en la capilla de los Cruzados de Santa María en espera de ser portadas a Madrid para ser depositadas en la tumba del Instituto que inaugurase el P. Eduardo Laforet, sacerdote cruzado que ofrendó su vida por el Papa.

(En la foto, la cajita de la derecha del cirio pascual).

Querido Manolo:

Te nos has adelantado con tan sólo 62 años, en la madurez plena cuando nos estabas dando tanto. Se ve que el Papa Bueno, Juan XXIII, y San Martín de Porres, de la Caridad, te han querido llevar para que goces ya en el Cielo lo que nos has compartido aquí en la tierra. Gracias por tu entrega a los jóvenes, por disfrutar de la vida saboreando siempre la comida y los momentos de convivencia, por tus canciones, tus chistes, tus charlas y meditaciones.

Buen alumno salesiano, llevabas el rosario de María Auxiliadora en tu bolsillo. Pendiente de tus queridos jóvenes multiplicabas tus “razones” para creer, para esperar, para amar.

Tu cariño por Abelardo no tenía medida; él te “sacó “ a la vida nueva desde sus clases de botones. Y del Padre Morales, cómo recuerdo su sonrisa al verte hacer de Juan Pablo II, porque ¡vaya que te parecías!

Le cantantes a tu ángel de la guarda, de nombre “Sencillo”, y te has convertido para nosotros en otro ángel. Cuídanos, querido Manolo, ante Jesús, ante la Madre, ante los santos. Y vete haciendo un rinconcito, que también queremos llegar. Como diría tu admirado don Bosco: “Jóvenes, les quiero con toda mi alma y a todos los espero en el Cielo”.

No te entretengo más. Sólo un aviso. Recuerda que te pedí una nueva canción para Abelardo. Me dijiste que necesitabas paz, sosiego. Ahora ya lo tienes. Descansa en paz, querido Manolo, te queremos de verdad, ¡esperános, que allá vamos contigo, no hemos nacido para el suelo que es morada de dolor, hemos nacido para el cielo, hemos nacido para Dios!

Un abrazo fuerte

José Antonio

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal