miércoles, 30 de diciembre de 2009

AÑO NUEVO, LA PÁGINA MÁS BELLA

Te comparto algunas ideas que he preparado para los militantes de Santa María. ¡Feliz Año!

 

1.   Año nuevo, vida nueva. Ahora comienzo. Borrón y cuenta nueva. Es uno de los días del año que parece que la oración sale sola. Mirar al Niño Dios de Belén y a nuestra Madre, Santa María, contemplar, y se van acumulando proyectos y buenos deseos. Hacer la oración como si fuese de estreno, la mejor de tu vida. A mí me gusta este texto de R. Tagore que te comparto:

Has escrito muchas páginas en tu libro,

Unas son tristes, otras alegres;

Unas son limpias y claras,

Otras son borrosas y oscuras.

Pero aún queda una página en blanco,

la que has de escribir en este día.

Te falta llenar la página de hoy.

Piensa y quiere que ésta sea la página

Mas bella, la más sincera, la más sentida.

Cada mañana al despertar,

recuerda que aún has de llenar

la mejor de tus páginas,

la que dirá lo mejor que tú puedas dejar en el libro

que estás escribiendo con tu propia vida.

Piensa que siempre te falta por escribir la página más bella.

1.   Jornada Mundial de la Paz.SI QUIERES PROMOVER LA PAZ, PROTEGE LA CREACIÓN

Orar por la paz. El corazón de la paz es la paz de corazón. El Papa dedica el mensaje de este año a la Creación. Te adjunto dos textos que te ayudarán a meditar la primera lectura del libro de los Números 6,22-27: "Invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré". Buen momento de retomar los Ejercicios: El hombre es creado para alabar, bendecir…

12.La Iglesia tiene una responsabilidad respecto a la creación y se siente en el deber de ejercerla también en el ámbito público, para defender la tierra, el agua y el aire, dones de Dios Creador para todos, y sobre todo para proteger al hombre frente al peligro de la destrucción de sí mismo. En efecto, la degradación de la naturaleza está estrechamente relacionada con la cultura que modela la convivencia humana, por lo que «cuando se respeta la "ecología humana" en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia».[xxvii] No se puede pedir a los jóvenes que respeten el medio ambiente, si no se les ayuda en la familia y en la sociedad a respetarse a sí mismos: el libro de la naturaleza es único, tanto en lo que concierne al ambiente como a la ética personal, familiar y social.[xxviii] Los deberes respecto al ambiente se derivan de los deberes para con la persona, considerada en sí misma y en su relación con los demás. Por eso, aliento de buen grado la educación de una responsabilidad ecológica que, como he dicho en la Encíclica Caritas in veritate, salvaguarde una auténtica «ecología humana» y, por tanto, afirme con renovada convicción la inviolabilidad de la vida humana en cada una de sus fases, y en cualquier condición en que se encuentre, la dignidad de la persona y la insustituible misión de la familia, en la cual se educa en el amor al prójimo y el respeto por la naturaleza.[xxix] Es preciso salvaguardar el patrimonio humano de la sociedad. Este patrimonio de valores tiene su origen y está inscrito en la ley moral natural, que fundamenta el respeto de la persona humana y de la creación.

14.Si quieres promover la paz, protege la creación. La búsqueda de la paz por parte de todos los hombres de buena voluntad se verá facilitada sin duda por el reconocimiento común de la relación inseparable que existe entre Dios, los seres humanos y toda la creación. Los cristianos ofrecen su propia aportación, iluminados por la divina Revelación y siguiendo la Tradición de la Iglesia. Consideran el cosmos y sus maravillas a la luz de la obra creadora del Padre y de la redención de Cristo, que, con su muerte y resurrección, ha reconciliado con Dios «todos los seres: los del cielo y los de la tierra» (Col 1,20). Cristo, crucificado y resucitado, ha entregado a la humanidad su Espíritu santificador, que guía el camino de la historia, en espera del día en que, con la vuelta gloriosa del Señor, serán inaugurados «un cielo nuevo y una tierra nueva» (2 P 3,13), en los que habitarán por siempre la justicia y la paz. Por tanto, proteger el entorno natural para construir un mundo de paz es un deber de cada persona. He aquí un desafío urgente que se ha de afrontar de modo unánime con un renovado empeño; he aquí una oportunidad providencial para legar a las nuevas generaciones la perspectiva de un futuro mejor para todos. Que los responsables de las naciones sean conscientes de ello, así como los que, en todos los ámbitos, se interesan por el destino de la humanidad: la salvaguardia de la creación y la consecución de la paz son realidades íntimamente relacionadas entre sí. Por eso, invito a todos los creyentes a elevar una ferviente oración a Dios, Creador todopoderoso y Padre de misericordia, para que en el corazón de cada hombre y de cada mujer resuene, se acoja y se viva el apremiante llamamiento: Si quieres promover la paz, protege la creación.

2.   Solemnidad de Santa María Madre de Dios. Los textos de Gálatas 4,4-7 (Envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer) y Lucas 2,16-21 (Encontraron a María y a José y al Niño) nos ponen de lleno frente a María, Madre de Dios, la Teotokos.

 

Es la primer Fiesta Mariana que apareció en la Iglesia Occidental, su celebración se comenzó a dar en Roma hacia el siglo VI, probablemente junto con la dedicación –el 1º de enero– del templo "Santa María Antigua" en el Foro Romano, una de las primeras iglesias marianas de Roma. La antigüedad de la celebración mariana se constata en las pinturas con el nombre de "María, Madre de Dios" (Theotókos) que han sido encontradas en las Catacumbas o antiquísimos subterráneos que están cavados debajo de la ciudad de Roma, donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Misa en tiempos de las persecuciones.

Más adelante, el rito romano celebraba el 1º de enero la octava de Navidad, conmemorando la circuncisión del Niño Jesús. Tras desaparecer la antigua fiesta mariana, en 1931, el Papa Pío XI, con ocasión del XV centenario del concilio de Éfeso (431), instituyó la Fiesta Mariana para el 11 de octubre, en recuerdo de este Concilio, en el que se proclamó solemnemente a Santa María como verdadera Madre de Cristo, que es verdadero Hijo de Dios; pero en la última reforma del calendario –luego del Concilio Vaticano II– se trasladó la fiesta al 1 de enero, con la máxima categoría litúrgica, de solemnidad, y con título de Santa María, Madre de Dios.

De esta manera, esta Fiesta Mariana encuentra un marco litúrgico más adecuado en el tiempo de la Navidad del Señor; y al mismo tiempo, todos los católicos empezamos el año pidiendo la protección de la Santísima Virgen María.

En el año de 431, el hereje Nestorio se atrevió a decir que María no era Madre de Dios, afirmando: "¿Entonces Dios tiene una madre? Pues entonces no condenemos la mitología griega, que les atribuye una madre a los dioses". Ante ello, se reunieron los 200 obispos del mundo en Éfeso –la ciudad donde la Santísima Virgen pasó sus últimos años– e iluminados por el Espíritu Santo declararon: "La Virgen María sí es Madre de Dios porque su Hijo, Cristo, es Dios". Y acompañados por todo el gentío de la ciudad que los rodeaba portando antorchas encendidas, hicieron una gran procesión cantando: "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén".

Asimismo, San Cirilo de Alejandría resaltó: "Se dirá: ¿la Virgen es madre de la divinidad? A eso respondemos: el Verbo viviente, subsistente, fue engendrado por la misma substancia de Dios Padre, existe desde toda la eternidad... Pero en el tiempo él se hizo carne, por eso se puede decir que nació de mujer".

Sb 18, 14 Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía y la noche se encontraba en la mitad de su carrera, tu Palabra omnipotente, cual implacable guerrero, saltó del cielo, desde el trono real.

Y es que, como todo en esta historia, también sin saberlo, los pastores de ovejas se han convertido en pastores de hombres, pues nos han señalado a nosotros el camino que conduce a Pastos de vida eterna. Cuantos acudimos gozosos y cansados al establo de Belén, acudimos como ovejas guiados por aquellos hombres que llevaban tras de sí, por supuesto sin saberlo, a toda una Humanidad. Y sucedió, sin embargo, en silencio y de noche, porque ese Dios apasionado y nervioso es, sin embargo, sumamente recatado, y el pudor de aquella Virgen, el esplendor del varón casto, y la Luz que nace de lo alto, lo hacen "sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz" (Sal 18, 4).

Y así, en silencio, aquella jovencita de Nazaret se ha convertido en la Madre de Dios y en la dispensadora, para la Humanidad entera, del único alimento que puede saciar su hambre de eternidad. Como una fuente silenciosa, de sus brazos, como antes de su vientre, manará el agua de la Vida que un día habrá de derramarse sobre la tierra desde un costado abierto por una lanza. Y todo ello, en silencio, porque es tiempo de adorar...

¡Feliz año, adorando al Niño Dios, con Santa María, Madre Dios, madre mía!

 

Leer todo...

lunes, 28 de diciembre de 2009

RESPONSABILIDADES PLURIDIMENSIONALES DE LA EMPRESA

En el marco de mi Diplomado de Doctrina Social de la Iglesia, en la UCSS, el Seminario Internacional EMPRESA, TRABAJO Y RESPONSABILIDAD SOCIAL me interesó, tanto por el expositor –gran comunicador- como por el contenido expuesto -“La responsabilidad social empresarial” (RSE) de Mario Molteni-, así como el creciente interés que despierta en el mundo. A ello se une mi contacto personal académico y vital con todos estos asuntos que considero fundamentales en nuestra sociedad del conocimiento, en un mundo globalizado política y económicamente, pero que espera hacerlo en lo único definitivo: la solidaridad planetaria. .

El profesor Molteni define la RSE como “la aspiración de la empresa…de satisfacer en medida siempre creciente, más allá de las obligaciones de la ley, las legítimas expectativas sociales y ambientales, además de las económicas, de los distintos grupos de interés internos y externos, mediante el desarrollo de las propias actividades de la empresa” [1]

Debe subrayarse de entrada que la definición tiene muy en cuenta los objetivos de la empresa que suelen ceñirse sólo a lo puramente económico o crematístico, soslayando lo social, ambiental. Efectivamente, cuando se habla de “responsabilidad social”, suele hacerse de modo reductivo, limitándose a alguna actividad social, generalmente por Navidad o con motivo de alguna situación de emergencia, pura epidermis sin ir a la raíz, en profundidad, sin abrirse como es el caso del Dr. Molteni a una actitud, un estilo de vida empresarial, una actividad permanente, que genera un compromiso decidido.

Todo esto se evidencia en su gran amplitud de miras al estudiar el término “responsabilidad social”. En primer lugar, la empresa nace para crecer y para durar. Si invirtiese los términos y se dedicase a lo social en detrimento de la primigenia función económica significaría una especie de suicidio. Supuesto este aserto, es necesario destacar como lo hace el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia (n.276) el papel fundamental de los recursos humanos o “capital humano” en la empresa: Se habla también, de modo no totalmente apropiado, de « capital humano », para significar los recursos humanos, es decir las personas mismas, en cuanto son capaces de esfuerzo laboral, de conocimiento, de creatividad, de intuición de las exigencias de sus semejantes, de acuerdo recíproco en cuanto miembros de una organización. Se hace referencia al « capital social » cuando se quiere indicar la capacidad de colaboración de una colectividad, fruto de la inversión en vínculos de confianza recíproca

 

Del mismo modo, deja bien sentado el principio que, más allá de la finalidad económica, debe primar lo humano, lo social: Los componentes de la empresa deben ser conscientes de que la  comunidad en la que trabajan representa un bien para todos y no una estructura que permite satisfacer exclusivamente los intereses personales de alguno. Sólo esta conciencia permite llegar a construir una economía verdaderamente al servicio del hombre y elaborar un proyecto de cooperación real entre las partes sociales” (n. 399). Debe ser, por tanto, “una comunidad solidaria no encerrada en los intereses corporativos, tender a una « ecología social » del trabajo, y contribuir al bien común, incluida la salvaguardia del ambiente natural” (n. 340).

Cuando nos referimos a lo social, debemos considerar tanto a los accionistas como a los colaboradores. En el ejercicio de la responsabilidad destinado a cumplir la demanda de la sociedad civil hay un término básico en el mundo del voluntariado y la DSI que es el de “gratuidad”, coincidente en la RSE con el de “filantropía corporativa”.  Nos acaba de recordar Benedicto XVI en CiV n.6 que La «ciudad del hombre» no se promueve sólo con relaciones de derechos y deberes sino, antes y más aún, con relaciones de gratuidad, de misericordia y de comunión  tener…La caridad en la verdad pone al hombre ante la sorprendente experiencia del don. La gratuidad está en su vida de muchas maneras, aunque frecuentemente pasa desapercibida debido a una visión de la existencia que antepone a toda la productividad y la utilidad… El desarrollo económico, social y político necesita, si quiere ser auténticamente humano, dar espacio al principio de gratuidad como expresión de fraternidad. (n.34). En la época de la globalización, la actividad económica no puede prescindir de la gratuidad, que fomenta y extiende la solidaridad y la responsabilidad por la justicia y el bien común en sus diversas instancias y agentes… La solidaridad es en primer lugar que todos se sientan responsables de todos; por tanto no se la puede dejar solamente en manos del Estado (n.38). Una tercera acepción de social contiene diversos grupos -además: de colaboradores y sociedad civil- los proveedores y clientes de la empresa en cuanto sujetos, y los problemas ambientales relacionados con los procesos y los productos.

En la RSE hay que tener muy en cuenta las motivaciones profundas, más allá de las operaciones de márketing o coartadas publicitarias que como efecto bumerang acaba por destruir la pretendida responsabilidad en una hipócrita campaña de irresponsabilidad que nada tiene de social. En este sentido, se debe considerar el bien común, el respeto de los derechos, el sentido de la justicia, el gusto por la belleza, la filantropía y caridad. Para afianzar esta responsabilidad, hay que tener en cuenta unos factores internos como el de la motivación espiritual, el espíritu de equipo, la transparencia en las operaciones y comunicaciones, el ahorro, la productividad, los seguros…Como factores externos: la imagen, la licencia para obrar, confianza de los financiadores y clientes, la atracción de talentos, conciencia de existencia de consumidores críticos y organizados, negocios con valor ambiental, sistema de autogestión del horario de trabajo  

El motor de la RSE. Cabe resaltar, por último, la gran variedad de fuerzas interconectadas en el modelo que estudiamos. M. Molteni y E. Rosatto las sintetizan en ocho: macrofenómenos socioeconómicos, reglamentación, certificaciones y estándares, inversión socialmente responsable, centros de fomento de la RSE, servicios e iniciativas para las empresas, la sociedad civil, las empresas.

Entre los grandes fenómenos que hay que considerar en este contexto, se identifican siete: la globalización, la ecología, los derechos humanos de los trabajadores, la integración de los mercados financieros, los estudios de gestión de empresa (el capital humano, los valores compartidos, la cohesión entre el personal, la reputación, la confianza, las relaciones con clientes y proveedores, valor de los accionistas), el perfil del consumidor responsable, escándalos y quiebras empresariales de grandes empresas, descentralización y subsidiariedad vertical

Me contento con presentar el primero, el de la globalización, pues nos da la clave para abarcar mental y cordialmente la realidad total, tal como nos invita el Papa en su encíclica Caritas in veritate. Aunque no es un cheque en blanco al fenómeno de la globalización, el balance es sumamente positivo. Así, en el número 42 quiere que veamos tras ese proceso más visible “una humanidad cada vez más interrelacionada” con personas y pueblos para los que el proceso ha sido “de utilidad y desarrollo, gracias a que tanto los individuos como la colectividad asumen sus respectivas responsabilidades. …La verdad de la globalización como proceso y su criterio ético fundamental vienen dados por la unidad de la familia humana y su crecimiento en el bien. Por tanto, hay que esforzarse incesantemente para favorecer una orientación cultural personalista y comunitaria, abierta a la trascendencia, del proceso de integración planetaria. Antes, en el parágrafo 33, resalta que ha sido el motor principal para que regiones enteras superaran el subdesarrollo y es, de por sí, una gran oportunidad”.

 

CONCLUSIÓN:

Tras escuchar las ponencias del seminario, particularmente las de G. Manzone, sobre “la responsabilidad pluridimensional de la empresa” y la citada de M. Molteni, junto a las lecturas del reciente magisterio de la DSI, se ve un hilo conductor: la creciente creación de lazos solidarios de un mundo global y único que apuesta por la dignidad humana, en aras del bien común, los dos pilares básicos de la DSI. Benedicto XVI en CiV nos ilumina con un detalle bien concreto y representativo para nuestra tesis:

La interrelación mundial ha hecho surgir un nuevo poder político, el de los consumidores y sus asociaciones. Es un fenómeno en el que se debe profundizar, pues contiene elementos positivos que hay que fomentar, como también excesos que se han de evitar. Es bueno que las personas se den cuenta de que comprar es siempre un acto moral, y no sólo económico. El consumidor tiene una responsabilidad social específica, que se añade a la responsabilidad social de la empresa (n.66)

 



[1] Molteni, Mario- Rossato, Elena (2007) Responsabilidad social y resultados de empresa. Hacia una síntesis sociocompetitiva / -- Lima : Universidad Católica Sedes Sapientiae, Fondo Editorial, p.22

 

Leer todo...

domingo, 27 de diciembre de 2009

MADRID, CAPITAL DE LAS FAMILIAS

http://www.analisisdigital.com/

La fiesta de la Sagrada Familia. En el día en el que la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada Familia, Madrid vive con intensidad una suerte de capitalidad europea de la familia cristiana que nos trae los ecos de aquella memorable jornada de 1982, en la que Juan Pablo II, también en la Plaza de Lima, nos mostró el camino para entender que el futuro de Europa pasa por la familia cristiana. Ya entonces, el venerable Papa polaco fue muy claro al defender el derecho de los padres a la educación religiosa de sus hijos y al afirmar que la educación religiosa es el cumplimiento y el fundamento de toda educación que tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana. En esa misma línea, los obispos españoles, sabedores de que el derecho a la libertad religiosa quedaría desvirtuado en gran medida si los padres no tuviesen la garantía de que sus hijos reciben en la escuela la enseñanza y la educación religiosa, han centrado este año su mensaje de la Jornada de la Familia en el apasionante y urgente reto que supone la educación. No en vano, Benedicto XVI ha hablado de "emergencia educativa", confirmada por los fracasos en los que con demasiada frecuencia desembocan los esfuerzos por formar personas sólidas que colaboren al bien común y sean capaces de dar sentido a sus propias vidas. La familia debe afrontar este inmenso reto con esperanza. Dar razones de la esperanza constituye un elemento básico en la labor educativa que los padres tienen que realizar. Y en concreto, la familia cristiana, debe presentar la fuente de toda esperanza: el Amor de Dios que acompaña a la persona durante toda su vida.

PALABRA DEL PAPA BENEDICTO XVI

Saludo cordialmente a los pastores y fieles congregados en Madrid para celebrar con gozo la Sagrada Familia de Nazaret. ¿Cómo no recordar el verdadero significado de esta fiesta? Dios, habiendo venido al mundo en el seno de una familia, manifiesta que esta institución es camino seguro para encontrarlo y conocerlo, así como un llamamiento permanente a trabajar por la unidad de todos en torno al amor.
De ahí que uno de los mayores servicios que los cristianos podemos prestar a nuestros semejantes es ofrecerles nuestro testimonio sereno y firme de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, salvaguardándola y promoviéndola, pues ella es de suma importancia para el presente y el futuro de la humanidad. En efecto, la familia es la mejor escuela donde se aprende a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grandes a los pueblos. También en ella se comparten las penas y las alegrías, sintiéndose todos arropados por el cariño que reina en casa por el mero hecho de ser miembros de la misma familia. Pido a Dios que en vuestros hogares se respire siempre ese amor de total entrega y fidelidad que Jesús trajo al mundo con su nacimiento, alimentándolo y fortaleciéndolo con la oración cotidiana, la práctica constante de las virtudes, la recíproca comprensión y el respeto mutuo. Os animo, pues, a que, confiando en la materna intercesión de María Santísima, Reina de las Familias, y en la poderosa protección de San José, su esposo, os dediquéis sin descanso a esta hermosa misión que el Señor ha puesto en vuestras manos. Contad además con mi cercanía y afecto, y os ruego que llevéis un saludo muy especial del Papa a vuestros seres queridos más necesitados o que se encuentran en dificultad.
Os bendigo a todos de corazón.

15 frases de la homilía del cardenal Rouco en la Misa de las Familias de la Plaza de Lima


1.- Acción de Gracias eucarística con alegría jubilosa por el inmenso don de la familia cristiana: familia que se mira en la Sagrada Familia de Nazareth como el modelo insuperable y decisivo para poder vivir en plenitud la riqueza de la gracia del matrimonio cristiano en el día a día del crecer y del quehacer de la propia familia. La familia cristiana sabe, además, que en Jesús, María y José, encuentra el apoyo sobrenatural necesario que le ha sido preparado amorosamente por Dios para que no desfallezca en la realización de su hermosa vocación.
2.- Vuestra multitudinaria presencia, queridas familias, y vuestra participación atenta, piadosa y activa en esta celebración eucarística habla un claro y elocuente lenguaje: ¡queréis a vuestras familias! ¡queréis a la familia!; ¡mantenéis fresca y vigorosa la fe en la familia cristiana!; estáis seguras, compartiendo la doctrina de la Iglesia una, santa, católica y apostólica, de que el modelo de la familia cristiana es el que responde fielmente a la voluntad de Dios y, por ello, es el que garantiza el bien fundamental e insustituible de la familia para sus propios miembros –los padres y los hijos en eminente lugar–, para toda la sociedad y, no en último lugar, para la Iglesia.
3.- Sois muy conscientes, incluso en virtud de vuestras propias experiencias de la vida en el matrimonio y en vuestra familia, de que ese otro lenguaje de los diversos modelos de familia, que parece adueñarse, avasallador y sin réplica alguna, de la mentalidad y de la cultura de nuestro tiempo, no responde a la verdad natural de la familia, tal como viene dada al hombre “desde el principio” de la creación y de que, por ello, es incapaz de resolver la problemática tantas veces cruel y dolorosa de los fracasos materiales, morales y espirituales que afligen hoy al hombre y a la sociedad europea de nuestro tiempo con una gravedad pocas veces conocida por la historia.
El luminoso ejemplo e intercesión de la Sagrada Familia
4.- Con la Sagrada Familia, formada por Jesús, María y José, se inicia el capítulo de la nueva y definitiva historia de la familia: el de la familia, que, fundada por el Creador en el verdadero matrimonio entre el varón y la mujer, va a quedar liberada de la esclavitud del pecado y transformada por la gracia del Redentor.
5.- Queridas familias cristianas de España y de toda Europa: miraos a vosotras mismas como esposas y esposos, padres e hijos, en el límpido espejo de ese prototipo de la nueva familia querida y dispuesta por Dios en su plan de salvación del hombre, que es la familia de Jesús, María y José.
Solo la familia verdadera nos saca de las crisis
6.- ¿En quién y en dónde podrán encontrar los niños, que van a nacer, los discapacitados, los enfermos, los rechazados… etc., el don de la vida y del amor incondicional sino en vosotros, padres y madres de las familias cristianas? ¿Hay quien responda mejor y más eficazmente a las situaciones dramáticas de los parados, de los ancianos, de los angustiados por la soledad física y espiritual, de los rotos por las decepciones y fracasos sentimentales, matrimoniales y familiares, que la familia verdadera, la fundada en la ley de Dios y en el amor de Jesucristo?
La inaceptable lacra del aborto y las otras amenazas sobre la familia
7.- “Además, según el plan de Dios, –afirmaba el Papa Juan Pablo II en esta misma Plaza de Lima de Madrid– el matrimonio es una comunidad de amor indisoluble ordenado a la vida como continuación y complemento de los mismos cónyuges. Existe una relación inquebrantable entre el amor conyugal y la transmisión de la vida, en virtud de la cual, como enseñó Pablo VI, “todo acto conyugal debe permanecer abierto a la transmisión de vida”. Por el contrario, –como escribí en la Exhortación Apostólica “Familiaris Consortio”–“al lenguaje natural que expresa la recíproca donación total de los esposos, el anticoncepcionismo impone un lenguaje objetivamente contradictorio, es decir, el de no darse al otro totalmente: se produce no sólo el rechazo positivo de la apertura a la vida, sino también una falsificación de la verdad interior del amor conyugal.
8.- “Pero hay –proseguía diciendo Juan Pablo II hace 27 años- otro aspecto aún más grave y fundamental, que se refiere al amor conyugal como fuente de la vida: hablo del respeto absoluto a la vida humana, que ninguna persona o institución, privada o pública, puede ignorar. Por ello, quien negara la defensa a la persona humana más inocente y débil, a la persona humana ya concebida aunque todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se minaría el mismo fundamento de la sociedad.”
9.- Benedicto XVI nos enseña hoy, en medio de una crisis socio-económica generalizada, un cuarto de siglo después de la homilía de la Plaza de Lima, en su Encíclica “Cáritas in Veritate”: “La apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica… Por eso, se convierte en una necesidad social, e incluso económica, seguir proponiendo a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y del matrimonio, su sintonía con las exigencias más profundas del corazón y de la dignidad de la persona. En esta perspectiva, los estados están llamados a establecer políticas que promuevan la centralidad y la integridad de la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, célula primordial y vital de la sociedad”.
10.- La actualidad del matrimonio y de la familia en los países europeos está marcada por la facilitación jurídica del divorcio hasta extremos impensables hasta hace poco tiempo y asimilables al repudio; por la aceptación creciente de la difuminación, cuando no de la eliminación, primero cultural y luego legal de la consideración del matrimonio como la unión irrevocable de un varón y una mujer en íntima comunidad de amor y de vida, abierta a la procreación de los hijos; por el crecimiento, al parecer imparable, de las rupturas matrimoniales y familiares con las conocidas y dramáticas consecuencias que acarrean para la suerte y el bien de los niños y de los jóvenes. A esta situación se ha añadido la crisis económica, con la inevitable secuela del paro y el desempleo como factor sobrevenido a la situación ya muy extendida de la crisis del matrimonio y de la familia.
11.- El derecho a la vida del niño, todavía en el vientre de su madre –del “nasciturus”–, se ve lamentablemente suplantado en la conciencia moral de un sector cada vez más importante de la sociedad, y en la legislación que la acompaña y la estimula, por un supuesto derecho al aborto en los primeros meses del embarazo.
12.- La vida de las personas con discapacidades varias, de los enfermos terminales y de los ancianos, sin un entorno familiar que las cobije, se ve cada vez más en peligro.
Tiempo para la esperanza: El futuro pasa por la familia auténtica
13.- Un panorama a primera vista oscuro y desolador. Sólo a primera vista. En el trasfondo alumbran los signos luminosos de la esperanza cristiana: Aquí estáis vosotras, las queridas familias cristianas de España y de toda Europa, para dar testimonio de esa esperanza y corroborarla. Con el “sí” gozoso a vuestro matrimonio y a vuestra familia, sentida y edificada cristianamente como representación viva del amor de Dios –amor de oblación y entrega, ofrecido y fecundo también en “vuestra carne”– y con vuestro “sí” al matrimonio y a la familia como “el santuario de la vida” y fundamento de la sociedad, estáis abriendo de nuevo el surco para el verdadero porvenir de la Europa del presente y del futuro.
14.- Europa, sin vosotras, queridas familias cristianas, se quedaría prácticamente sin hijos o, lo que es lo mismo, sin el futuro de la vida. Sin vosotras, Europa se quedaría sin el futuro del amor, conocido y ejercitado gratuitamente; se quedaría sin la riqueza de la experiencia del ser amado por lo que se es y no por lo que se tiene. El futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad. ¡El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas!
15.- Habéis recibido el gran don de poder vivir vuestro matrimonio y vuestra familia cristianamente, siguiendo el modelo de la Familia de Nazareth, y, con el don, una grande y hermosa tarea: la de ser testigos fieles y valientes, con obras y palabras, del Evangelio de la vida y de la familia en una grave coyuntura histórica de los pueblos de Europa, vinculados entre sí por la común herencia de sus raíces cristianas. Unidas en la Comunión de la Iglesia, alentadas y fortalecidas por la Sagrada Familia de Nazareth, por Jesús, María y José, la podréis llevar a un buen y feliz término. ¡Sí, con el gozo jubiloso de los que han descubierto y conocen que en Belén de Judá, hace dos mil años, nos nació de María, la Virgen y Doncella de Nazareth, el Mesías, el Señor, el Salvador, lo podréis!

Familias como antorchas José-Fernando Rey Ballesteros. Escritor

Por más que nos empeñemos, el mal humor no nos sienta bien. En Navidad, menos aún.
Aprovechar la fiesta de la Sagrada Familia para realizar un ejercicio de victimismo y acusar a nuestros gobernantes de un diabólico “familicidio” desentona con la fiesta. Si alguien entra en mi parroquia durante la Misa, y escucha cómo echo pestes de los políticos, cómo vomito fuego por la boca contra bibianos y zerolos, contra ateos y maleantes, y contra todo rubalcaba viviente, va a preguntarse si de verdad estamos de fiesta, o si es que nos han puesto una multa y nos han amargado las navidades. No queda bien. Además, no es verdad.
No niego que las cosas estén difíciles; lo están. Existe, desde luego, un intento de imposición de pensamiento único, y quien se niegue a verlo es el peor de los ciegos. Tanto los planes educativos de este gobierno, con su EpC y su formación sexual desde temprana edad, como la tiranía de lo políticamente correcto pueden llenar España de indigentes intelectuales y convertirla -lo he dicho en alguna otra ocasión- en un kibutz repleto de bobos con emblemas, fácilmente manipulables e indefensos ante cualquier consigna. De acuerdo: intelectualmente, en España hace mucho frío.
Tenemos, entonces, dos opciones: o nos dedicamos a vociferar como corderos en degüello y, al menos, soltamos la “mala leche”, o buscamos soluciones y nos ponemos a trabajar con buen humor, a pesar de todo. A estas alturas del partido, quien piense que la solución a este panorama va a venir del Parlamento, y que con firmas o protestas va a conseguir algo, es el peor de los ingenuos, amén del más infame entre los perezosos. La solución la tenemos nosotros, está en nuestras manos, y cuanto más tiempo perdamos vociferando, más tiempo regalamos al Enemigo.
Hace mucho tiempo, Kiko Argüello lo dejó escrito en el Icono de la Sagrada Familia: “hacen falta comunidades cristianas como la Sagrada Familia de Nazareth, que vivan en humildad, sencillez y alabanza”. Ésa, y no otra, es la solución.
Y es que ése, y no otro, es el verdadero problema, y cuanto más tarde lo reconozcamos, más tiempo perderemos gritando. Desde que, en 1968, Pablo VI promulgase la encíclica Humanae Vitae, han sido muy pocos los cristianos que obedecieran a esa voz profética del Buen Pastor. Durante más de cuarenta años, se ha convertido en lugar común entre los matrimonios católicos la idea de que con dos o tres hijos y un perro la familia está formada, los puestos de trabajo de papá y mamá están asegurados, y las vacaciones más o menos resueltas, con la holgura suficiente para gozar de adsl, de teléfono móvil, de televisor con pantalla plana, y de alguna escapada de fin de semana. Los más “adelantados” hicieron directamente oídos sordos ante la encíclica; y otros, más “devotos”, decidieron interpretarla a su favor, empleando, a partir del segundo o tercer hijo, los “métodos naturales”, y pensando que con ello cumplían, a la vez, con su status económico y con la encíclica. Pocos, muy pocos, se atrevieron a obedecer el espíritu de esa carta, según el cual todo acto conyugal debe estar abierto a la vida. A ello debemos sumar la terrible proliferación de divorcios entre quienes se casaron en la Iglesia. Al igual que ha sucedido con el seguimiento de la Humanae Vitae, lo más “adelantados” decidieron divorciarse sin más, pensando que Dios les daba la razón y que es una ignominia el que la Iglesia les niegue la Comunión Eucarística. Y otros, más “devotos”, optaron por buscar, a toda costa, la nulidad canónica, pensando que, de este modo, cumplían con su “libertad” a la vez que con su fe. El resultado, cuarenta años más tarde, está a la vista: nos quedamos sin familias cristianas, y preferimos culpar de ello a los políticos.
La Eucaristía de la Sagrada Familia es, esencialmente, una acción de gracias a Dios por el don de la familia cristiana. Y es también, en el mismo grado, un acto de conversión, que conlleva hacer penitencia por nuestras culpas y resolvernos, de una vez y con la ayuda de Dios, a fundar familias verdaderamente cristianas, fértiles y cimentadas en la Cruz de Cristo, fuente de toda fecundidad. Allí, en la Plaza de Lima, le pedimos a la Sagrada Familia las fuerzas necesarias para obedecer la voz de Dios: “multiplicaos y llenad la tierra”. Y, como trabajamos a largo plazo, nos alegramos con la esperanza de un mundo poblado por familias cristianas, según el modelo de la Familia de Nazareth. Ése debe ser, y no otro, el mundo que leguemos a nuestros hijos.
Pero, primero, ya saben, hay que tenerlos.

 

 

Leer todo...

NAVIDAD PARA TODOS LOS DÍAS

Les presento el oratorio de mi Movimiento, desde donde tengo a todos los amigos muy presentes. El cirio pascual que nos recuerda que Jesús es luz y calor para el mundo. El precioso Niño –“rostro divino del hombre y rostro humano de Dios” (Aparecida) y su invitación a ser como Él, sencillo, humilde, puro, generoso, alegre, feliz. María, Madre del Hogar. Y el Sagrario, Navidad permanente, Cielo en la Tierra. A Él le pido para todos ustedes que entran a mi blog toda suerte de bendiciones en estos días de Navidad y Dios quiera que el 2010 sea una Navidad permanente.

Todos los primeros viernes de cada mes, un buen grupo de jóvenes pasa la noche en vela ofreciéndose por los jóvenes.

Les dedico dos de los villancicos que más me gusta cantar:

 

A, A, A, DEJA, DEJA DE LLORAR

A, a, a, a, a, deja de llorar

te venimos a cantar

A, a, a, Te venimos a cantar

E, e, e, te venimos a ofrecer (bis)

nuestro amor y nuestra fe (bis)

I, i, i muchas almas para ti (bis)

para hacerte sonreír (bis)

O, o, o, ahora viene lo mejor (bis)

te damos el corazón (bis)

U, u, u, te queremos buen Jesús (bis)

pero más nos quieres Tú (bis)

 

MADRE, QUÉ PENITA TENGO de no haber sido pastor (2)

 de aquellos que allá en Belén vieron al Niñito Dios

Y en nuestra majá de ‘Extremaurá’

 ‘jacemos’ jolgorio con la zambomba,

con el almirez y pandereta, lailaralarala, laralaralala...

Yo vi con los mis ojiños, yo vi de su resplandor (2)

de la estrella que anunciaba el nacimiento de Dios

 

Leer todo...

NAVIDAD DE ALTURA

Domingo 27 de diciembre, fiesta de la familia. En Madrid se han reunido por cientos de miles, más de un millón, para celebrar el don de la vida y de la familia. Un grupo de militantes de Lima lo hemos vivido en familia de modo muy sencillo pero entrañable. Salimos a las 8 de la mañana en la combi pilotada por Vicente y desde el primer momento repasamos villancicos de España y del Perú; el porrompompón lo ponía Vicente al volante y este aeroplano roedor (lo primero por la velocidad, lo segundo por el ruido a ras de tierra).

Nada más llegar a Pachacamac. Manolo nos puso a punto con sus “puntos” sobre la liturgia del día, un resumen de lo que propuso para la “oración del militante”, pero partiendo de la escucha, sensaciones conscientes; nos ayudó a saborear los diversos y bellos sonidos de la naturaleza. La Sagrada Familia es una Escuela de primer nivel en la que los mejores catedráticos, Jesús, José y María, nos dan lecciones para toda la vida: sencillez, humildad, alegría, generosidad. Y luego, unos avisos para andar y caminar por casa (para un militante la montaña es su casa): respirar bien, silencio, saber contemplar, con nuestra mira en la cumbre donde colocaríamos un Nacimiento y le cantaríamos a Jesús villancicos “de altura”.

Y así lo hicimos, paso a paso, respirando a pleno pulmón, contemplando los cerros, las lomas verdeantes, con flores bellísimas como la de la foto…¡Qué grande debe ser el Creador cuando tan bella es su creación! Y llegamos, no muy alto, pero más allá de donde llega la carretera y donde las nubes parecían detener ya nuestro paso. Allí dejamos un cartel de Nuestra Señora de la Evangelización y una tarjeta navideña firmada por los diez montañeros militantes, felicitando a Jesús y coreando lo que hace 2009 años cantasen los ángeles: ¡Gloria a Dios en los cielos y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad! Colocamos nuestro nacimiento, cantamos dos villancicos y nuestro himno: “¡Es ilusión, es sonreír, toda mi vida de juventud!” y lanzamos a los vientos nuestros gritos por los jóvenes del Perú, de América, por Cristo, por la Virgen,  más, más y más. Nos tomamos unas ricas pastas con un poquito de agua y regresamos conversando y cantando.

Luego vino la Santa Misa en la Casa de Retiro de los Padres Agustinos Recoletos, comunión, acción de gracias, otro villancico y ángelus.

Y la mesa, tan surtida y compartida; alguno casi no llevó pero terminó ¡hasta la bandera!  Eso de compartir es como la multiplicación de los panes pues siempre se llenan todos  ¡Gracias, Padres, por vuestras mesas, sillas y tenedores! Nos supo a cielo y a hotel de cinco estrellas, pues íbamos a comer al descampado…

Y luego, peregrinos al Santuario de Nuestra Señora de la Consagración, con un rosario familiar donde metimos a todo el mundo, especialmente al juvenil. Todavía tuvimos tiempo para un partidito de fútbol de 20 minutos, con goles para la historia.

Y a las 5 de la tarde, de vuelta al hogar. Gracias, Señor, por este día tan sencillo, pero tan familiar. Todos quedamos en volvernos a ver y con un amigo más. Pues, quedamos para la vela del 31. Sí, la Nochevieja y el Año Nuevo lo pasaremos ante el Santísimo. ¡Qué mejor compañía! Estás invitado. Te esperamos, aunque estés en Canadá como Darío, o en Ilo como Jhony, o en Huaraz como Leo, o en Ica como Eder…Todos estarán con nosotros en el Hogar. Feliz año 2010, feliz Navidad a lo largo del año.

 

Leer todo...

sábado, 26 de diciembre de 2009

NUEVOS LIBROS DEL P. ÁNGEL PEÑA

El padre Ángel Peña vuelve a sorprendernos con un nuevo lote de libros. Entre los muchos valores de sus obras es que se nutre de la mejor bibliografía, va a las fuentes directas y todo nos lo expone de la manera más bella, sencilla y espiritual. Sus 91 libros se pueden bajar de internet:http://www.libroscatolicos.org/index2.htm Su correo libroscatolicos.org@gmail.com

Nació el 16 de diciembre de 1943 en Grávalos (Rioja), un pequeño pueblo al norte de España. Su infancia transcurrió en Murillo del rio Leza, otro pequeño pueblo de La Rioja. Allí vivió desde los dos hasta los 11 años. A esa edad, fue recibido en el colegio apostólico de los padres agustinos recoletos de Logroño, capital de La Rioja. Allí estudió durante cuatro años, pasando al famoso convento, cuna de la lengua castellana, de San Millán de la Cogolla, en la misma región riojana. Allí estudió un año, pasando al Seminario de Salamanca, donde estudió filosofía y Teología durante siete años.

En Salamanca se ordenó sacerdote el 14 de julio de 1968. Ese mismo año, el 1 de diciembre, llegó al Perú como misionero. Estuvo cuatro años en la parroquia Santa María Magdalena de Lima. Después fue destinado al pueblo de Pimpincos, del departamento de Cajamarca, en la Sierra norte del Perú, y allí volvió unos meses a Lima antes de regresar de visita vacacional a España. Antes de regresar al Perú, fue destinado como capellán militar a Ceuta, norte de Africa, durante 15 meses. De allí, una breve estadía de 3 meses en Londres, y vuelta a Lima, a la parroquia santa Rita de Casia en Miraflores. De esta parroquia fue trasladado a la parroquia de san Antonio Abad de Arequipa y después de unos meses, fue nombrado párroco de la parroquia Nuestra Señora de Chapi de la misma ciudad donde estuvo de párroco durante 14 años. El 8 de marzo de 1995 es destinado de nuevo a Lima a la parroquia de Nuestra Señora de La Caridad, donde se encuentra en la actualidad. Su teléfono 4615894

¿La ciencia contra la fe?

Importante tema en el que se profundiza para encontrar argumentos de por qué no puede haber contraposición entre la ciencia y la fe, y se aclaran muchos puntos sobre los filósofos de la Ilustración , sobre Galileo y otros temas controvertidos. Se plantea también cómo la Iglesia Católica ha sido la Institución que más ha contribuido al desarrollo de la ciencia en el mundo

El coraje de ser católico

Es un libro para enfervorizar a los católicos a luchar con coraje para defender su fe en estos tiempos en que parece que ser católico está anticuado. La fe nunca puede estar pasada de moda y tenemos que ser valientes para defenderla y dar razones a todos sobre los temas controvertidos que nos plantean los anticristianos como el tema de Galileo, la Inquisición y otros más.

 

¿Católico y masón?

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ideas y religiones, buscando siempre la verdad y el progreso de la humanidad. Frecuentemente, hablan de que tratan de luchar contra el fanatismo, la superstición y el dogmatismo. Su ideal es que todos los hombres formen una sola nación, tengan una sola educación laica, una sola religión y un solo Gobierno mundial basado en la delegación popular, pues sus ideales no a­ceptan monarquías



La Palabra de Dios es luz en el camino (Sal 119, 105). Es viva y eficaz y más tajante que espada de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu (Heb 4, 12). Y permanece para siempre (1 Pe 1, 25). Ella es alimento del alma y alegría del espíritu. La Palabra de Dios es como una carta de amor de nuestro Padre Dios para guiarnos por el camino de la vida en medio de tantas tentaciones y dificultades. Ahora bien, para no equivocarnos, es preciso interpretar bien la Palabra divina, pues hay algunos puntos difíciles de entender que los ignorantes y necios interpretan torcidamente para su propia perdición (1 Pe 3, 16). Hay que interpretarla de acuerdo al sentir de la Iglesia que es columna y fundamento de la verdad (1 Tim 3, 15). La Palabra de Dios puede iluminarte para confiar, para alabar, para luchar o para superar las tentaciones y seguir el camino del bien.

La misa, una fiesta con Jesús
Tratamos de la misa y del gran misterio que se celebra, procurando entenderla para poder vivirla, haciendo de cada misa una fiesta con Jesús y un encuentro cercano con nuestro amigo y Señor Jesucristo, que siempre nos espera en la Eucaristía.

¿Europa sin Cristo?
Una Europa en la que Cristo no cuenta para nada es una Europa sin valores. Por eso, vemos en la actualidad cómo el relativismo, el agnosticismo y la inmoralidad reinan sobre este continente. Europa necesita de Cristo y Cristo quiere bendecir a Europa en la medida que acepte y viva sus raíces cristianas.

La sábana santa de Turín es auténtica
Es un estudio sobre la sábana santa para demostrar su autenticidad y demostrar que las pruebas del carbono 14, que se hicieron a la Sábana Santa, no tienen validez ante cientos de pruebas que demuestran lo contrario. Reconociendo con muchos científicos que hay pruebas más que suficientes para declarar su autenticidad.

Milagros en niños
Dios es poderoso y hace milagro cuando se los piden con fe y está dentro de su santa voluntad. Este libro es un ejemplo de muchos milagros obtenidos por la fe de los padres, que piden la salud de sus hijos

 

Leer todo...

viernes, 25 de diciembre de 2009

ENCICLOPEDIA CATÓLICA

Gracias al amigo José Gálvez, impulsor del formidable proyecto, les comparto los datos generales y mi enlace

http://ec.aciprensa.com/wiki/Enciclopedia_Catolica:Acerca_de

http://ec.aciprensa.com/wiki/Jos%C3%A9_Antonio_Benito

 La Catholic Encyclopedia es una obra monumental que involucró a destacados intelectuales católicos que, a principios de siglo, vieron con preocupación el hecho de que numerosas enciclopedias se propagaran y pusieran de moda, casi todas ellas ignorando eventos o personajes católicos o, peor aún, representándolos distorsionadamente.

La gran Enciclopedia comenzó como proyecto en 1903, cuando cinco editores católicos crearon un comité editorial que logró comprometer el esfuerzo económico y atraer a los intelectuales católicos necesarios para sacar adelante el monumental proyecto. El 8 de diciembre de 1904, en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y tras numerosas reuniones de trabajo, los editores firmaron un acuerdo para comenzar la redacción en enero de 1905 y seleccionar el comité de redacción.

Desde el principio, se trató de un proyecto bien concebido. La Enciclopedia Católica se diferenciaba de cualquier otra enciclopedia en la medida en que omitía artículos o entradas que no tuvieran relación con la vida de la Iglesia. Pero al mismo tiempo, se distinguía de anteriores -menos felices- esfuerzos católicos porque no se limitaba a disciplinas eclesiásticas o a la vida de clérigos y santos; sino que recogía los aportes intelectuales, artísticos, científicos y estéticos que hombres y mujeres de la Iglesia habían hecho a la humanidad a través del tiempo.

Por este motivo, desde la publicación del primer volumen hasta la conclusión del tomo con el índice general, la EC fue recibida positivamente por la crítica, incluso aquella tradicionalmente contraria a la Iglesia. Los comentarios de la época no sólo elogiaron el trabajo, sino que reconocieron la capacidad de esta obra monumental de tener una influencia positiva en el mundo intelectual. El famoso intelectual franco-inglés Hilaire Belloc, amigo personal del Gilbert Keith Chesterton, se refirió a ella como "una de las más poderosas influencias trabajando a favor de la verdad". El intelectual francés Georges Goyau la recomendó como "una de las mejores expresiones del genio del catolicismo" y se refirió a su ejército de autores como "una moderna cruzada intelectual".

Incluso la prensa protestante reaccionó de forma positiva, elogiando la ciencia y equilibrio de sus artículos. Un semanario protestante norteamericano incluso la recomendó como "el más grande trabajo realizado para el desarrollo de pensamiento cristiano desde los días de Trento".

La obra, con 15 volúmenes y más de 12,000 artículos, sigue siendo la enciclopedia más extensa y completa del catolicismo. Y pese a los años transcurridos, la mayoría de sus artículos siguen teniendo gran actualidad y proporcionando información vital para la cultura y la formación del católico común.

La Enciclopedia Católica es la versión electrónica en español de ACI DIGITAL

Aunque existen algunas enciclopedias católicas en español, ninguna versión ha sido posteada en Internet para que esté al alcance del usuario católico que requiere de información de fácil comprensión y confiable sobre diversos temas. Por este motivo, gracias a un acuerdo con Kevin Knight de New Advent, ACI Digital ha iniciado el ambicioso proyecto de traducción de la enciclopedia recibiendo el aporte de:

El texto íntegro en inglés de todos los artículos. Los derechos para el español y el portugués de la versión electrónica. Un elenco de las voces más visitadas y de aquellas anacrónicas, para priorizar la traducción de acuerdo a la importancia de los textos. Las imágenes ya digitalizadas de la Enciclopedia. Al mismo tiempo, en el mediano plazo, ACI Digital se ha propuesto actualizar y adaptar algunos de los artículos; así como añadir nuevas voces que incluyan:

1.   Personalidades católicas conocidas después de 1917.

2.   Grandes eventos acontecidos desde la fecha.

3.   Eventos o personalidades del mundo católico de lengua española o portuguesa.

4.   Santos, beatos y personalidades católicas del catolicismo iberoamericano.

Leer todo...

jueves, 24 de diciembre de 2009

NAZARET EXULTA EN ESTA NAVIDAD CON EL HALLAZGO ARQUEOLÓGICO. NAVIDAD EN JERUSALÉN

Entrevista al obispo local, monseñor Giacinto Boutros Marcuzzo

NAZARET, jueves 24 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- El descubrimiento de una casa de tiempos de Jesús en Nazaret, junto a la gruta de la Anunciación, ha alegrado la Navidad de los cristianos de esta localidad.

Al mismo tiempo les ha planteado una pregunta que todavía no tiene respuesta: ¿por qué los primeros cristianos conservaron esta casa, mientras que las que se encontraban a su alrededor no se guardaron?

Este es el interrogante que hace en esta entrevista concedida a ZENIT monseñor monseñor Giacinto Boutros Marcuzzo, obispo auxiliar del Patriarcado Latino de Jerusalén, encargado particularmente de Nazaret.

--Monseñor Marcuzzo, ¿qué importancia atribuye usted al descubrimiento, por primera vez, en Nazaret, de una casa que se remonta a la época de Jesús?

--Monseñor Marcuzzo: No es el primer descubrimiento de tiempos de Jesús, es quizá el descubrimiento más reciente de una casa de tiempos de Jesús. Claro está, había otras cosas que por desgracia han sido destruidas a lo largo de la historia y, de todos modos, contamos con la famosa gruta de la Anunciación, que también era una casa, con todas las grutas que se encontraban a su lado. De manera, que se pueden visitar varias. También quedan vestigios en la casa de las Hermanas de Nazaret, alrededor de la llamada Tumba del Justo, tradicionalmente conocida como la tumba de san José, pero ésta es quizá algo más tardía.

Ahora bien, las ruinas de esta casa que se acaba de descubrir, según los arqueólogos, corresponderían a las de una casa de tiempos de Cristo. Por tanto, ese es el primer interés, totalmente prioritario.

En segundo lugar, esta casa se encuentra en el centro de cuatro lugares muy conocidos. Por tanto, esta casa fue ciertamente un lugar de paso para Jesús, para la Sagrada Familia --para María de Nazaret, para san José--, pues se encuentra a pocos metros, cien como máximo, de la gruta de la Anunciación, así como de la Gruta de san José o Iglesia de san José, y de la famosa sinagoga de tiempos de Jesús, así como a unos cien metros o poco más de la Tumba del Justo. Por tanto, era un lugar céntrico.

En tercer lugar, el interés del descubrimiento de esta casa, recibido con entusiasmo tanto por los arqueólogos israelíes, como por nosotros, y por la asociación María de Nazaret y Chemin Neuf, la comunidad encargada de la acogida en ese centro, se debe al hecho de que ha sido conservada, mientras que las casas de al lado fueron destruidas. ¿Por qué se ha conservado ésta? Este hecho nos plantea preguntas interesantes. No tenemos respuesta. ¿Por qué se conservaron los muros de esta casa? ¿Por qué ésta y no otras que estaban a su lado?

Por desgracia, desde un punto de vista, y por suerte, desde otro, posteriormente se edificaron otros muros sobre el muro primitivo, o al lado de éste, por ejemplo, durante el período de Mameluk. ¿Por qué quisieron construir ese muro? Poco a poco, quizá, tendremos respuestas.

Por el momento, nos contentamos con alegrarnos por este descubrimiento arqueológico que muestra verdaderamente la existencia, si realmente hacía falta, de Nazaret en tiempos de Jesús.

--¿Por qué? ¿Hay especialistas que dudan todavía de la existencia de Nazaret en tiempos de Jesús?

--Monseñor Marcuzzo: Algunos especialistas dicen que Nazaret quizá no existía en tiempos de Jesús y que sólo muy posteriormente la ciudad habría alcanzado una cierta grandeza, una cierta importancia. Ahora tenemos la prueba de que esto no es así. Tenemos restos de tiempos de Cristo, lo que quiere decir que Nazaret era un centro habitado, que Nazaret existía. Pero para nosotros es sobre todo una confirmación de santos lugares. La tradición continúa.

Es una pequeña prueba que completa lo que ya sabemos y que es conservado por los franciscanos desde hace siglos, así como por la tradición cristiana local.

--Monseñor Marcuzzo, ¿cuáles son sus sentimientos tras este descubrimiento?

--Monseñor Marcuzzo: Para mí, como para todos los cristianos y amigos de Tierra Santa, es la confirmación de que Nazaret existía. Pero esta afirmación implica algo más. En Nazaret se dieron acontecimientos de la historia de la salvación que conocemos bien: la Anunciación, la Encarnación, la vida de la Sagrada Familia, la vida de Jesús durante treinta años...

En segundo lugar, de esto se deriva una consideración eclesial: la comunidad cristiana siempre ha tratado de conservar sus lugares. ¿Por qué fue conservada esta casa? Porque para la primera comunidad cristiana, durante los tres primeros siglos, esta casa tenía un significado. Había, por tanto, una comunidad cristiana que quiso mantener, conservar, animar y transmitir el mensaje de un lugar santo. Y nosotros, Iglesia de Tierra Santa, hoy volvemos a encontrar este mensaje, le recogemos, le vivimos y le continuamos.

Por último, este descubrimiento es ciertamente un aliento para el nuevo Centro María de Nazaret que está construyendo y en el que ha puesto todo su corazón y esfuerzos la asociación francesa María de Nazaret. Se encuentra al lado de la Basílica de la Anunciación, al lado del convento de los franciscanos. Este descubrimiento es ciertamente un gran aliento para el centro, no sólo para que los peregrinos puedan visitar la arqueología, sino para mostrar que este lugar santo, este centro, está edificado en un lugar histórico, que le da un interés suplementario.

--¿Cómo ha sido recibida la noticia en Nazaret?

--Monseñor Marcuzzo: Exultamos de alegría por este descubrimiento, pues aunque sea pequeño es una confirmación de nuestra antigüedad, de nuestro arraigo en este lugar. Cuando la arqueología muestra la presencia bíblica y cristológica, mariana o eclesial, nuestra comunidad, claro está, se siente alentada. Esto es importante para nuestra comunidad a causa de los desafíos que tiene que afrontar en esta vida, día tras día, en Tierra Santa.

--¿Cómo viven la Navidad en Nazaret?

--Monseñor Marcuzzo: Creo que Navidad cada año es siempre la misma fiesta de Navidad y, al mismo tiempo, una fiesta nueva con un mensaje nuevo. Este año seguimos en la atmósfera de la visita del Papa, con todo su significado oficial, claro está, pero sobre todo pastoral, espiritual, bíblico.

Vivimos también la fiesta de Navidad a la luz de una beatificación que tuvo lugar el 22 de noviembre: una religiosa palestina de Jerusalén (sor María Alfonsina), fallecida en Ain-Karim, la ciudad de la Visitación, que fundó una congregación de religiosas palestinas, jordanas, de Oriente Medio, conocidas con el nombre de Hermanas del Santo Rosario de Jerusalén. Esta beatificación ha sido para nosotros un gran momento de oxígeno, de luz, de aliento para la comunidad.

Y, además, vivimos en relación con la paz un momento de gran esperanza, de fe, pues la paz es nuestro gran problema en Tierra Santa. Deseamos que esta fiesta sea una ocasión para encontrar más paz, más caminos de paz, y que el próximo año podamos realmente hacer la fiesta de la paz.

Necesitamos que los hombres de buena voluntad, los responsables políticos encargados de las relaciones entre los pueblos se conviertan verdaderamente a la paz y que tengan "la valentía de la paz", como ha dicho nuestro patriarca en su mensaje de Navidad de este año. ¡Tenemos miedo de la paz! La paz ciertamente es siempre una aventura, un riesgo, pero hay que arriesgarnos, pues de ello sólo puede venir el bien.

Les deseo a todos ustedes y a toda la familia de ZENIT, a todos los lectores y amigos de ZENIT, mis mejores deseos desde Nazaret. Desde la ventana de mi ventana veo la Basílica de la Anunciación iluminada con motivo de la Navidad y les envío una bendición especial, en María y en Jesús, a todos ustedes y todos a los creyentes de buena voluntad.

Por Isabelle Cousturié 

 

Hay esperanza para la paz a pesar de las dificultades”

Mensaje de Navidad del Patriarca de Jerusalén

JERUSALÉN, martes 22 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el mensaje de Navidad de este año del Patriarca Latino de Jerusalén, Su Beatitud Fouad Twal, que presentó él mismo hoy en rueda de prensa.

Doy la bienvenida a todos los periodistas reunidos hoy, y os doy las gracias por el hermoso pero difícil trabajo que efectuáis. Cumpliendo vuestro trabajo, es la verdad lo que vosotros buscáis y servís. Numerosos periodistas han pagado y pagan todavía con su persona su compromiso por la verdad. La información no es neutral. Ella tiene una real dimensión ética. Informando a los lectores de lo que pasa en el mundo, los formáis para que se hagan una idea objetiva de los sucesos y para formarse un juicio moral. ¡Gracias y bienvenidos!

Navidad nos acerca. En esta oportunidad, deseo Paz y Gracia a todos los habitantes de esta Tierra Santa: palestinos e israelíes, cristianos, musulmanes, judíos y drusos. Envío igualmente mis saludos a nuestros fieles de Jordania y Chipre, quienes forman parte, ellos también, de la Diócesis de Jerusalén. El Nacimiento de Cristo nos invita a meditar sobre los valores de la paz, la esperanza, el amor, la condivisión, la hospitalidad, la compasión y la dignidad humana.

1. Nuestros sueños de una Tierra Santa reconciliada parecen una utopía.

No obstante los loables esfuerzos desplegados por los políticos y los hombres de buena voluntad para encontrar una solución al conflicto en curso, nosotros todos, palestinos e israelíes, hemos fracasado en hacer llegar la paz. La realidad niega nuestros sueños. He aquí algunos ejemplos:

A. Los palestinos no tienen aún un Estado propio donde puedan vivir en paz y armonía con sus vecinos israelíes; siguen padeciendo la Ocupación, dificultades económicas, destrucción de casas en Jerusalén Oriental y divisiones políticas internas; millares de personas que viven en Jerusalén, en Gaza o en los Territorios palestinos están a la espera de poder reagrupar la familia; un año después la guerra, Gaza sufre todavía del bloqueo económico, de trabas a la libertad de movimiento, de la contaminación de su agua potable y de la polución del mar por las aguas servidas, situación que pone en peligro la salud de 1,5 millones de ciudadanos de los cuales el 50% tiene menos que 14 años de edad.

B. Él estatuto final de Jerusalén está todavía en discusión. Los numerosos cambios actuales, tendientes a hacer de Jerusalén una ciudad exclusiva, pone en riesgo de alterar la vocación de la Ciudad Santa de ser una ciudad santa para las tres religiones y los dos pueblos. Jerusalén está llamada a ser una ciudad en la cual los habitantes cohabiten pacíficamente. Desgraciadamente la Mezquita de Al-Aqsa, ha sido recientemente el teatro de enfrentamientos entre judíos fundamentalistas - que han tratado de invadir Al Haram Al Sharif - y jóvenes palestinos que quisieron defender su lugar santo. El impacto de estos sucesos desagradables no hay que subestimarlo.

C. Los israelíes viven en un gran miedo, lo que les impide que tomen decisiones audaces para poner fin al conflicto. El Muro de Separación es una manifestación concreta de este miedo. Por otra parte, esperamos ardientemente que el intercambio de prisioneros israelíes y palestinos se lleve a cabo, el mismo dará razones para creer en el éxito posible de otras buenas iniciativas. El retraso tomado en este asunto nos desilusiona mucho.

2. No obstante nuestra esperanza permanece siempre viva. La esperanza es la "capacidad de ver a Dios en medio de las dificultades. Ella nos anima a cambiar la realidad en la cual nos encontramos. Esperar significa no ceder al mal, sino, por el contrario, de hacerle frente" (Documento Kairos Palestina, 2009). No todo es desesperación en Tierra Santa. He aquí algunos signos positivos:

A. El congelamiento parcial de la construcción de colonias y la supresión de más que cincuenta puntos de controles en Cisjordania. Esta decisión de la Armada israelí ha notablemente mejorado la libertad de movimiento de los palestinos, así como la situación económica. Esto no es suficiente, pero es un paso adelante. Esperamos que se seguirán otros bien pronto. Por otra parte, los palestinos manifiestan cada vez más su resistencia de manera no violenta, lo que representa un hermoso progreso.

B. La generosidad de la comunidad internacional. El apoyo económico de la comunidad internacional es un gran signo de solidaridad. Después de la guerra de Gaza, Gobiernos, Iglesias y personas particulares han realizado una cadena de solidaridad. Agradecemos a todos los donantes y les aseguramos nuestras oraciones en este tiempo de Navidad.

C. La visita del Santo Padre en mayo del 2009. El Papa Benedicto ha sido bien recibido en Jordania, en Israel y en Palestina. Un gran agradecimiento vaya para los Gobiernos de los tres países. El ha venido aquí como peregrino de la paz y de la reconciliación. "¡Nunca mas efusión de sangre! ¡Nunca más combates! ¡Nunca más terrorismo! ¡Nunca más guerra! Al contrario, quebremos el círculo vicioso de la violencia." Nosotros podemos agregar: - ¡Nunca más antisemitismo, islamofobia, miedo y odio! Los diferentes discursos, homilías, encuentros y gestos del Santo Padre han tenido por fin el de promover el diálogo interreligioso y ecuménico, la reconciliación y la justicia, y en dar ánimo a la comunidad cristiana a fin que permanezca en Tierra Santa y para que tome parte activa en la vida del país. Hoy todavía nosotros continuamos a cosechar los frutos de su visita:

a. La venida masiva de peregrinos. Según el Ministerio israelí de Turismo, en el curso del solo mes de octubre pasado, 330000 peregrinos han visitado Tierra Santa. En número de visitantes, el año 2009 igualará al año 2000 que, con 2,7 millones de peregrinos, posee el record en la historia de las peregrinaciones.

b. La construcción en Belén de una nueva Clínica Pediátrica Benedicto XVI, financiada principalmente por la Fundación Juan Pablo II y por diversas instituciones católicas y civiles italianas.

c. La Universidad de Mádaba, en Jordania, de la cual el Papa Benedicto XVI ha bendecido la Piedra Fundamental durante Su Visita. Con este proyecto queremos contribuir a ofrecer una educación de excelencia, como ya hemos intentado de hacerlo en la Universidad de Belén.

d. La construcción en Jerusalén de un complejo residencial para 72 matrimonios jóvenes. Jerusalén Oriental sufre una grave penuria de alojamientos; es siempre difícil obtener los permisos de construcción; los trabajos son costosos. Este proyecto piloto está destinado a inspirar los siguientes.

e. La decisión intrépida de Benedicto XVI de convocar un Sínodo para Medio Oriente. Sínodo que tendrá lugar en octubre de 2010. Esto nos dará la ocasión de concentrarnos de nuevo sobre los grandes desafíos con los cuales las Iglesias se confrontan en Medio Oriente.

f. La Beatificación de la Hermana María Alfonsina, fundadora de las Hermanas del Rosario. Este gran acontecimiento significa que lo fieles, llenos de alegría y orgullo, pueden encontrar en ella un modelo de virtudes heroicas y sentirse apoyados por su intercesión. Hago notar el hecho que esta religiosa ha nacido en Jerusalén, a algunos metros solamente del Patriarcado Latino. Ella ha servido también en diferentes parroquias de Tierra Santa y en Jordania. Ella es un modelo a imitar. Nosotros celebraremos su fiesta cada año, el 19 de noviembre.

Conclusión. El regalo que nosotros más deseamos, más que el dinero y la riqueza, es el de la paz. Este es el deseo de todos los habitantes de esta Tierra, israelíes y palestinos. La paz es un don de Dios para los hombres de buena voluntad. Tenemos que merecerlo. Sabemos que hay muchos hombres y mujeres de buena voluntad entre los israelíes y los palestinos. Rezamos a fin que un día la hermosa visión de Isaías llegue a ser una realidad: "Sucederá al fin de los tiempos, que la montaña de la Casa del Señor será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. (…) Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra." (Is. 2, 2-5).

¡Les deseo una Feliz Navidad y un santo año nuevo a todos vosotros!

+ Fouad Twal, Patriarca

 

 

Leer todo...

Video homenaje a Manolo

"¡Cómo no creer!. Señor de los Milagros

 

José Antonio Benito Copyright © 2009 Gadget Blog is Designed by Ipietoon y adaptado por ANGEL SANTA MARIA R. Sponsored by Online Business Journal